Un enorme Tavares lidera la victoria del Real Madrid ante el Bayern (76-81)

El pívot cabo-verdiano anota 26 puntos, su mayor anotación en la Euroliga. Los blancos necesitaron la prórroga para ganar.

Libertad Digital | 2021-01-15

El Real Madrid ha retomado la senda de la victoria en la Euroliga tras imponerse con mucho oficio al Bayern de Múnich (76-81) en un partido estelar de Walter Tavares, que logró su récord anotador a nivel profesional con 26 puntos, y de Rudy Fernández, que fue vital para mantener con vida a los suyos antes de forzar el tiempo de prórroga.

Los de Pablo Laso ganaron durante todo el partido incluso con rentas jugosas como para no pasar apuros al final. Los merengues rozaron la decena de puntos al borde del descanso, con un juego fluido y un Tavares excepcional, gigante en los dos aros e inspirado desde cualquier distancia. Sin embargo, no todo fue del color de rosa.

La empresa era complicada, pero el Madrid daba la talla pese a las numerosas bajas con las que viajó a Alemania. El Bayern, infranqueable en su pabellón, acabó encajando su primera derrota tras ocho victorias consecutivas, aunque los de Andrea Trinchieri no vendieron barata su piel. Rudy fue el primero en pisar el acelerador con siete puntos en menos de dos minutos (30-37) aunque el cortocircuito ofensivo del tercer cuarto le pasó factura a los merengues.

Fue entonces cuando -metidos de lleno en el asalto final —volvió a aparecer Rudy, sensacional desde el perímetro—, así como Jaycee Carroll, que volvió a convertirse en la metralleta de Wyoming. Dos triples seguidos del americano parecían suficientes para que la victoria viajase a Madrid, aunque todavía quedaba mucho por delante.

Weiler-Babb se jugó un triple imposible y lo metió; y en la jugada siguiente, Lapprovitola hizo pasos. Laso se llevó las manos a la cabeza, consciente de la alfombra roja que habían puesto a su rival, y el choque acabó en la prórroga después del enorme ejercicio para remontar la ventaja de los españoles. Baldwin y Lucic dieron alas a los muniqueses, que volvieron a ponerse por delante en el último minuto del envite.

Deck igualó el choque en los últimos segundos, que fueron agónicos, aunque la bala del tiempo extra terminó siendo la salvadora para el Real Madrid. El arranque de la prórroga fue arrollador y los locales no anotaron hasta el último minuto del alargue. Un apagón que aprovechó el conjunto blanco para meterse de lleno en la pelea por la primera posición de la fase regular tras 20 jornadas.