Al menos tres muertos en una explosión que ha arrasado un edificio del centro de Madrid

Un edificio de varias plantas en la calle Toledo de Madrid, arrasado tras una fuerte explosión. Todo apunta a una fuga de gas.

Libertad Digital | 2021-01-20

Una fortísima explosión en la calle Toledo de Madrid ha arrasado cuatro plantas de un edificio que, según las informaciones, pertenecería al arzobispado, junto a la iglesia de la Paloma. Es el edificio situado en el número 98 de la calle de Toledo, según confirman fuentes municipales, y se trataría de un edificio con despachos y salas de reuniones ubicado en la parte trasera de la parroquia y según Telemadrid, en las últimas plantas residen religiosos.

El alcalde José Luis Martínez Almeida ha señalado que todo apunta a que la explosión se ha debido a una fuga de gas.

Hay tres fallecidos y once heridos, uno de ellos grave que ya ha sido trasladado al hospital La Paz, según han confirmado fuentes municipales. Ha habido otros dos heridos leves que han precisado ser trasladados al hospital Clínico y al hospital Ramón y Cajal.

En cuanto a los heridos, la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha informado de que las personas que han necesitado atención hospitalaria son: un hombre de 53 años con traumatismo cranoencefálico. Está estable en el Ramón y Cajal y su pronóstico es leve. En La Paz ha sido ingresado un hombre de 36 años con politraumatismo. Su pronóstico es grave. Otro de los heridos es un hombre de 29 años con fractura de peroné. Ingresado en el hospital Clínico con pronóstico reservado. A la Fundación Jiménez Díaz ha sido trasladado un joven de 27 años, con herida en el tobillo, para una exploración completa.

La violencia de la explosión ha llevado a evacuar a los ancianos que viven en una residencia al lado de la zona de la explosión, que han resultado ilesos y han sido trasladados por Samur Social a la residencia de Pontones y avisando a sus familiares. También se ha derivado a una familia con un menor a un recurso municipal en la c/ Hermanos Álvarez Quintero, ha informado la vicealcaldesa Begoña Villacís. Junto a la parroquia también está el colegio La Salle La Paloma: en el patio cayeron cascotes pero tampoco hay que lamentar heridos.

Un café cercano ha acogido en un primer momento a los mayores que han salido de la residencia de ancianos contigua al edificio.

La Policía pidió a los vecinos de la zona que se retiraran de las inmediaciones porque se podrían producir más explosiones. Las últimas plantas del edificio donde se ha producido la deflagración están completamente destrozadas y también se han producido daños en numerosos vehículos.

La Policía Nacional también ha pedido que nadie se acerque a curiosear para no entorpecer los trabajos en la zona.

En las inmediaciones han sido desplegados 120 agentes especializados. Se sigue trabajando para asegurar el lugar.