El deporte en la cultura vikinga: brutalidad, conquistas y mitologĂ­a

David Vinuesa

Libertad Digital analiza el papel del deporte en la cultura vikinga con Jordi Pujolá, ciudadano español, escritor y residente en Islandia.

David Vinuesa | 2021-01-23

Libertad Digital se adentró en 2020 en los orígenes del deporte en el contexto de las civilizaciones antiguas más importantes de nuestra historia. Roma con Santiago Posteguillo, escritor y Premio Planeta 2018 por su novela Yo, Julia. Egipto, acompañados de Rosa Pujol, presidenta de la Asociación Española de Egiptología. Y por último Grecia con Fernando García Romero, catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid

Ya hemos caminado por la arena del Coliseo, del Circo Máximo y de las Pirámides y también hemos paseado por las calles de Atenas y Olimpia. Ahora, LD se sube a un drakkar vikingo para navegar hasta Islandia donde Jordi Pujolá, ciudadano español, escritor y residente en Islandia, nos hablará de los juegos vikingos, sus deportes, costumbres, brutalidad, conquistas, modos de vida, batallas, dioses y como no, leyendas verdaderas y también falsas. Bienvenidos a la Islandia vikinga.

Pregunta: Siempre intentamos ir desde una descripción más general a cosas más concretas después. A nivel global, ¿cuál es el papel del deporte en la cultura vikinga?

Respuesta: Estaba casi todo ligado con el entrenamiento militar para la guerra y te voy a ir poniendo varios ejemplos. Hacían deportes relacionados con la natación porque dentro de la cultura vikinga el agua es muy importante, incluyendo por ejemplo bañarse en aguas termales como se sigue haciendo en la actualidad. Es algo que seguimos teniendo aquí en Islandia. Otro ejemplo que tiene que ver mucho con las armas es el 'Glima', una especie de lucha libre en la que las dos personas que se enfrentaban intentaban bloquear a la otra, cogerla por la cintura y derribarla. Tenían también algo parecido al boxeo y había lanzamiento de cuchillos, sobre todo para el entrenamiento de la puntería. Otro aspecto a relacionar con estos deportes es la fiesta, porque los vikingos hacían muchas celebraciones y espectáculos y en esas situaciones los malabarismos formaban parte de ellas. Así entretenían a la gente. Por otro lado, su cultura estaba muy vinculada a las sagas y a las historias de los trobadores. Eso hacía que se reunieran todos en un mismo sitio para escuchar dichos relatos. De aquí vienen muchas historias sobre criaturas fantásticas, algo que en Islandia es parte de la cultura de la sociedad. Se habla de enanitos, elfos, duendes... hay mucho folclore sobre criaturas mágicas. Siguiendo con estos momentos de ocio, no hay que olvidar que en sus fiestas se bebía mucho alcohol y por lo tanto se hacían muchas salvajadas. Alguno se podía llegar a poner una manzana sobre la cabeza para que otro lanzase un cuchillo sobre ella y la cosa acababa muy mal (risas). ¿Más ejemplos? Los barcos. Los vikingos eran grandes navegantes y uno de los ejercicios que realizaban era saltar de remo en remo sin caerse. También nadaban mucho, lógicamente, y la natación era parte de su cultura deportiva y de sus entrenamientos. Había buceo, nadar grandes distancias y luchas sobre barcos intentando tirar al otro al agua. Para acabar también se pueden mencionar las peleas de caballos, que al igual que las peleas de gallos de la actualidad casi siempre eran a muerte, la escalada y por último un juego de pelota llamado Knattleikr, tipo hockey hierba o hockey hielo. En el caso de las peleas de caballos se les provocaba con la presencia de una yegua y para matizar aún más este tema, no eran peleas a caballo sino peleas a muerte entre los propios animales.

P: Al ser una cultura guerrera imagino que el poderío físico individual era algo que establecía también un puesto de jerarquía dentro de la sociedad. ¿Cómo se ganaban ese estatus dentro de la sociedad con el deporte y fuera del deporte?

R: Totalmente. Era algo necesario. Piensa que al no existir internet, radio o televisión, algo tenían que hacer cuando no estaban luchando y ahí entraban los deportes y el entrenamiento. Hay que decir más allá de este aspecto deportivo que los vikingos que se asentaron en Islandia, lugar en el que yo me encuentro, no eran los colonos principales ya que ese descubrimiento fue de los noruegos. En el caso de los vikingos, lo que hicieron fue embarcarse y buscar territorios como Islandia o Groenlandia. Se establecían en esos lugares y se dedicaban a navegar, guerrear, asaltar y ojo, comerciar. Es importante destacar esto porque los vikingos no solo eran guerreros, saqueadores o violadores, como se suele decir. Muchas veces sí se embarcaban en viajes para asaltar o batallar, pero en otras muchas lo que querían era comerciar. Fabricaban cosas con su propia mano de obra y con materiales trabajados por ellos, las llevaban en sus barcos y comerciaban con ellas.

P: En Grecia están los Juegos Olímpicos. En Roma, el Coliseo y el Circo máximo con los gladiadores y las cuadrigas. En Egipto nos comentaron que no había ese tipo de cultura de estadios o recintos. ¿Existía en la cultura vikinga algún tipo de escenario o recinto?

R: Sus escenarios y sus recintos eran la naturaleza. No había estadios como en otras culturas. Si estaban a -10 grados y tenían el campo de hierba congelado jugaban a hockey. Si tenían montañas cerca hacían escalada. Si estaban arreglando los barcos hacían natación o salto de remos. Ellos se adaptaban a la naturaleza y al clima. No tenían nada parecido a un Coliseo o a unos Juegos Olímpicos.

P: ¿Existía alguna competición para medir quién era el mejor guerrero o todo se definía en el campo de batalla?

R: Ellos entrenaban cada día y por lo tanto tenían maestros de armas, alumnos y los que ya eran guerreros consagrados. Estos últimos seguían entrenando, mantenían el estatus de ser los mejores y tenían los galones que la propia batalla les había proporcionado. Dentro de la élite, por poner un ejemplo curioso, estaban los 'Berserkers' que luchaban en trance. Eran los más famosos porque tomaban una especie de poción mágica que les hacía entrar en trance y no tenían miedo a nada. Por eso eran los más temidos y los que tenían un prestigio importante dentro del seno del enemigo. Cuando ellos llegaban acababan con todo, pero lógicamente al tomar esa especia de estupefaciente natural también acababan muertos porque no estaban en su plenitud mental y física.

P: He leído que a nivel deportivo en la época vikinga se habla del despellejamiento. Como siempre hay mucha leyenda urbana sobre este tipo de cosas prefiero preguntar. ¿Tiene base histórica?

R: No me consta. Es cierto que eran muy bestias y que muchos de sus juegos podían acabar muy mal, sobre todo si eran actividades deportivas practicadas bajo los efectos del alcohol, pero no me consta nada del despellejamiento como actividad lúdica o de ocio. Entre ellos utilizaban cuchillos como parte de sus juegos, sin embargo, me parece exagerado hablar de despellejamiento. Sobre todo porque también tenían juegos muy normales. Había uno llamado 'Toga hönk' que consistía simplemente en tirar de una cuerda, que es algo a lo que hemos jugado todos alguna vez con dos equipos y ganando el que arrastre al otro a su lado. Eso sí, cuando hablamos de armas, los vikingos también jugaban con lanzas, piedras o el mítico tiro al arco.

P: ¿Cuál era el papel de la mujer en el deporte vikingo o en estos elementos de entrenamiento y ocio?

R: En principio lo tenían prohibido. En los entrenamientos moría gente a diario y por esa razón se prohibía que las mujeres participasen. Aún así, el papel de la mujer en la cultura vikinga fue muy importante y eran muy independientes. Los vikingos se marchaban y podían estar fuera tres meses explorando, saqueando o comerciando y las mujeres se convertían entonces en las cabezas de familia. Al tener esa posición debían salir a cazar, cuidar a los suyos o cocinar y los hombres vikingos entendían que si ellas participaban en entrenamientos o juegos podían morir y no cumplir esa función cuando ellos estuvieran fuera. También se dice que las mujeres nórdicas son más liberales e independientes por eso. Los hombres se marchaban durante mucho tiempo y a veces ni siquiera volvían, por lo que las mujeres tenían que ser fuertes, independientes y liberales. De ahí que se diga que históricamente las mujeres nórdicas son más liberales e independientes que las latinas.

P: Vikingos y mitología. ¿Se puede relacionar algún dios con el deporte o el ejercicio físico?

R: El mejor ejemplo es Thor, que aquí se escribe Þór. Es el dios de la guerra y del viento y su arma es el martillo del rayo, del relámpago y de las tormentas. Aquí es muy importante y está muy relacionado con la cultura pagana. También está Odín, que no está muy relacionado con todo el tema que estamos tratando del deporte, pero es el dios de la muerte, de la sabiduría, de la sanación y de la brujería. Uno es más el dios de lo físico y el otro de lo metafísico. Ambos son muy importantes por lo que te he comentado antes, por esa parte de mitología e historias que se contaban en la cultura vikinga.

P: ¿Existían las apuestas deportivas?

R: Hay mucha cultura de juegos y eran muy jugadores. Por lo tanto sí. Les gustaban mucho los juegos de mesas y las apuestas a los dados, por ejemplo. Además es algo muy típico de su contexto histórico. No lo he leído específicamente sobre este tema, pero estoy convencido de que sí por todo lo que hemos mencionado antes.

P: Le pregunto por Islandia. ¿Puede contarnos algún detalle curioso de los vikingos en esta zona?

R: Te voy a comentar algo que me parece muy interesante y útil. En esta zona tuvimos a Erik el Rojo que fue un vikingo noruego muy famoso. Le echaron de Noruega y llegó a Islandia donde también asesinó a muchísimas personas. De aquí se le desterró también y acabó conolizando Groenlandia. Tuvo un hijo llamado Leif Erikson, denominado el conquistador y también el afortunado, y él fue de los primeros en convertirse al cristianismo, que llegó a Islandia alrededor del año 1000. Él fue el vikingo que, según varios historiadores, descubrió América 500 años antes de hacerlo Cristobal Colón. A todo el mundo que viene a Islandia le recomiendo una iglesia en el centro de Reikiavik, llamada Hallgrímskirkja, y justo delante de esta iglesia oscura, austera visualmente y con una estructura semejante a una pirámide maya, hay una estatua en honor a Leif. Ahí se puede ver a un vikingo enorme de unos tres metros de altura con un hacha, una espada y una cota de malla. Él marca un poco el cambio de cultura de pasar de un personaje brutal como Erik el Rojo a la siguiente generación con Leif, que era alguien más civilizado y que además se convirtió al cristianismo.

iglesiaislandiavikingos.jpg

P: Esta preguntas es fija en este serial. ¿Qué gran mentira nos ha contado el cine o la literatura sobre la cultura vikinga?

R: Sin lugar a dudas, la gran mentira es la presencia de cuernos en los cascos vikingos. El yelmo o casco estaba hecho de acero y tenían un protector nasal, pero no tenían cuernos. Desconozco si alguna vez hubo alguna tribu pudo llevarlos, pero ni mucho menos es algo general.