La estrategia de Cs para no estrellarse en las elecciones catalanas: agitar el fantasma del tripartito

Marta Arce

Cs mantiene su estrategia de mostrarse como dique de contención ante los extremos mientras se ofrece a pactar a izquierda y derecha.

Marta Arce | 2021-01-25

Ciudadanos afronta una campaña decisiva en estas elecciones autonómicas catalanas. El escenario que dibujan las encuestas es que el partido naranja perderá su papel de líder de la oposición en el parlamento catalán. La mitad de sus votantes se han fugado al PSC, cegados por el efecto Illa, y otros tantos han decidido saltar al barco del PP o incluso al de Vox, el partido que ahora mismo representa la línea de batalla más dura contra el independentismo que antes abanderaba Albert Rivera.

Desde Ciudadanos Cataluña insisten en que desconfían de los sondeos porque, aseguran, "siempre les dan por debajo" del resultado que acaban obteniendo en las urnas. A pesar de ello, este domingo Inés Arrimadas se ofreció a Salvador Illa para gobernar juntos en Cataluña y evitar así que el PSC opte por formar un gobierno tripartito en Cataluña junto a ERC y los comunes.

Cs y PSC como alternativa al tripartito

La estrategia que va a seguir Ciudadanos hasta el próximo 14 de febrero (si no cambia la fecha prevista de las elecciones), consiste en agitar el fantasma del tripartito e insistir constantemente en que "el gobierno más centrado y mejor que se puede hacer después de las próximas elecciones es un gobierno de Cs y de PSC" liderado por los naranjas.

Se trata de un calco de la estrategia que emplearon para la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, sin mucho rédito político en aquella ocasión. Ciudadanos sigue reforzando su papel de dique de contención contra los extremos y se presenta como esa fuerza útil con la que se puede pactar tanto a izquierda como a derecha. Por ese motivo, Arrimadas ha tendido nuevamente su mano para evitar que Pedro Sánchez y la filial catalana del PSOE se vean obligados a echarse en brazos de la extrema izquierda y las fuerzas independentistas. Lamentablemente los socialistas ya han demostrado en numerosas ocasiones cuáles son sus verdaderas preferencias.

La campaña de Arrimadas

A pesar del respaldo unánime de Ciudadanos a la candidatura de Carlos Carrizosa para presidir la Generalidad catalana, a la hora de la verdad será Inés Arrimadas la gran protagonista de la campaña electoral.

Señalan desde Cs que la idea de la propia Arrimadas es seguir estando muy presente durante los quince días previos a las elecciones. En las últimas semanas ha viajado a Cataluña una o dos veces por semana, una presencia que posiblemente se incrementará para respaldar a Carrizosa.

Actos pequeños con grupos determinantes

El coronavirus ha acabado con las campañas electorales tradicionales, marcadas por los grandes actos multitudinarios. Ciudadanos va a optar durante la campaña por mantener la estrategia que lleva ensayando en las últimas semanas: eventos muy reducidos, trasmitidos en su mayoría de forma telemática.

Los eventos se centrarán en los grupos de presión determinantes para el electorado de Ciudadanos, como las asociaciones de hosteleros y restauradores, plataformas por la defensa del bilingüismo e incluso con algunos fundadores del partido.