"Cuatro lonas" y "un congelador": así es el hospital evacuado de Ximo Puig

Sandra León

CSIF acusa al Gobierno valenciano de "tirar el dinero" al invertir en un hospital de campaña que "carece de las medidas mínimas".

Sandra León | 2021-01-25

El presidente de la Comunidad Valenciana ha tratado de restar importancia este lunes a la evacuación del hospital de campaña ubicado junto a la Fe de Valencia, tras las fuertes rachas de viento registradas este fin de semana.

En declaraciones a La Sexta, Ximo Puig ha asegurado que el traslado de los pacientes se hizo para garantizar la "situación de confort" de los mismos, pero ha insistido en que las instalaciones "cumplen con todas las condiciones", por lo que ha confirmado que "van a volver a utilizarse".

Su versión de los hechos dista mucho de la que ofrecen los profesionales que conocen de cerca la realidad de este hospital. "Carece de las medidas mínimas para atender a pacientes que necesitan ser ingresados y recuperarse de una enfermedad tan grave como la covid", denuncia Fernando García, portavoz de Sanidad del sindicato CSIF en Valencia.

Climatización de una tienda de campaña

En conversación con Libertad Digital, García asegura que el viento hace que las lonas retumben, lo que impide el adecuado descanso de los pacientes. Sin embargo, ése es tan sólo uno de los múltiples problemas que presentan unas instalaciones que él mismo califica de heladoras: "Aquello es un congelador, porque no tiene una instalación climatizada, que es lo que corresponde, como mínimo, a un hospital. El suelo es una especie de parqué y las lonas son lonas de tienda de campaña. Y claro, si tú te vas con una tienda de campaña a cualquier sitio en esta época del año, es evidente que por la noche pasas frío".

A pesar de que la polémica acaba de saltar a la prensa nacional, lo cierto es que estas instalaciones llevan en el punto de mira mucho tiempo. Sin ir más lejos, el pasado mes de noviembre, antes de que llegasen los primeros pacientes, este hospital de campaña ya sufrió las consecuencias de la tromba de agua que asoló a la región. "El espectáculo fue dantesco: estaba todo embarrado, con goteras, saltaron los térmicos, la instalación eléctrica estaba comprometida… Y lo que ha sucedido en las últimas horas demuestra que no hemos aprendido nada", lamenta Fernando García.

Por aquel entonces, un informe de Riesgos Laborales ya alertaba de las deficiencias de las instalaciones: la temperatura en la zona de camas, las filtraciones de agua y los problemas de ruido. La Consejería de Sanidad asegura que todos estos problemas fueron subsanados antes de derivar allí a los primeros pacientes. Sin embargo, CSIF cree que la evacuación de este fin de semana demuestra que eso no es cierto. Y eso a pesar de que la inversión inicial ya se habría duplicado.

16 millones de euros tirados a la basura

Según el Gobierno de Ximo Puig, levantar los hospitales de campaña de Valencia, Alicante y Castellón costaría a las arcas públicas algo más de ocho millones de euros. Ahora, tras las modificaciones solicitadas, la empresa adjudicataria reclama unos sobrecostes que elevarían el presupuesto inicial a los dieciséis millones de euros.

"Invertir dinero en un hospital de campaña que entendemos que no reúne las condiciones necesarias para atender pacientes es tirar el dinero, máxime cuando hace falta para contratar a más profesionales", denuncia Fernando García, ya que, según sus cálculos, Valencia necesitaría 11.000 sanitarios más para hacer frente a la pandemia.

A su juicio, las instalaciones podrían emplearse para hacer PCR o para la campaña de vacunación, pero en ningún caso para ingresar a pacientes cuya estancia puede alargarse. "O es un hospital o no lo es. Y si no lo es, llámalo otra cosa", insiste el portavoz provincial del CSIF.

En este sentido, el sindicato recuerda a Ximo Puig que la ciudad dispone de instalaciones mucho más adecuadas, como el antiguo Hospital de la Fe, en Campanar, donde se ha enviado precisamente a los evacuados. También defiende el uso de hoteles medicalizados, como ya se hizo en la primera ola, o incluso la Feria de Muestras de Valencia, que "tiene una estructura sólida, está climatizada y ahora mismo no se le está dando otro uso".

El Zendal: "Las comparaciones son odiosas"

¿Por qué, teniendo tantos recursos a su alcance, Puig se ha empeñado entonces en improvisar este hospital de campaña? El portavoz provincial del CSIF lo tiene claro. "Yo creo que lo que buscaba era la imagen: construyo un hospital en dos semanas y tengo la foto. El problema es que estamos presumiendo de cuatro lonas", denuncia.

Así, en un momento en el que la izquierda parece haberse empeñado en denostar el Hospital Zendal de Madrid, García advierte de que "las comparaciones son odiosas".

La polémica que rodea al Gobierno valenciano resurge en un momento especialmente complicado para la región, ya que este mismo lunes la Consejería de Sanidad ha reconocido que se han superado los casos, los contagios y los fallecidos de la primera ola.

Desde el CSIF corroboran la dramática situación a la que se enfrentan: "Las UCI están saturadas. Se están quitando despachos médicos y poniendo camas, se están acondicionando gimnasios… Se está haciendo de todo, porque la pandemia nos ha sobrepasado. Y nos ha sobrepasado por no haber tomado medidas antes". Precisamente por eso, García insta al Gobierno de Ximo Puig a "ponerse las pilas y tomar medidas a largo plazo".