Madrid captó 572 empresas en plena pandemia y Cataluña sufrió 341 fugas más

Diego Sánchez de la Cruz

Los traslados de mercantiles entre las CCAA dejan nuevamente mal parada a Cataluña y respaldan el "modelo madrileño".

Diego Sánchez de la Cruz | 2021-02-07

El modelo madrileño de impuestos bajos, regulaciones pro-empresa, servicios públicos eficientes y seguridad jurídica sigue captando empresas radicadas en otras comunidades autónomas. Su éxito guarda un marcado contraste con la evolución de Cataluña, donde la política de la Generalidad sigue empujando a cientos de empresas a otros territorios.

La base de datos de Axesor, una de las principales compañías españolas de información empresarial, es meridianamente clara. En 2020, Madrid volvió a experimentar un saldo positivo en el flujo de empresas que entran o salen de su territorio. A lo largo de un ejercicio marcado por la pandemia, la autonomía gobernada por Díaz Ayuso nutrió su base empresarial con 572 entradas netas de sociedades radicadas en otras comunidades.

En cambio, los datos que arroja la autonomía presidida en funciones por Pere Aragonés plantean un escenario muy distinto. Así, durante el año 2020, los traslados de empresas catalanas a otras autonomías excedieron las entradas de mercantiles llegadas de otras regiones, de modo que el saldo neto arrojó un total de 341 éxodos societarios.

axesor-madrid-cataluna-traslado-empresas-2020.png

El 1-O, punto de inflexión

Si ampliamos el periodo de análisis hasta 2008, de nuevo con la base de datos de Axesor como referencia, podemos ver que Madrid presenta un saldo neto positivo en todos los ejercicios, mientras que Cataluña se movió en terreno negativo en todos los años considerados, con la salvedad de 2015. El peor momento se produjo en 2017 y 2018, cuando la incertidumbre provocada por el 1-O hizo que casi 4.300 empresas hicieran las maletas y trasladaran su sede a otras autonomías.

Analizando las operaciones ocurridas en 2020, podemos ver que las empresas que entraron en Cataluña facturan anualmente cerca de 1.000 millones de euros, mientras que las que dejaron dicha región manejan un nivel de ventas superior a los 2.700 millones. En cambio, en Madrid vemos que las empresas que se trasladaron a la región facturan anualmente 4.138 millones, frente a los 3.154 millones que mueven las mercantiles que cambiaron de sede rumbo a otras autonomías.

Por tanto, en términos netos, el diferencial fue negativo en el caso de Cataluña por un monto de 1.715 millones, mientras que el dato para Madrid se movió en terreno positivo, arrojando un avance de 984 millones.

7-facturacion-empresas-entradas-salidas-cataluna-madrid-neto-diferencial-2020.png