Ruptura de la negociación: Iglesias saboteó el pacto recuperando al juez De Prada a última hora

Ketty Garat

Moncloa ya habla de un pacto "imposible" por los vetos cruzados. El PP asegura que fue el PSOE quien trató de imponer a De Prada y Rosell.

Ketty Garat | Míriam Muro | 2021-02-26

Las dudas y temores que este jueves afloraban en el Palacio de la Moncloa se consumaron a última hora de la noche. De madrugada concluía una reunión entre el secretario general del Presidencia, Félix Bolaños, y el secretario general del PP, Teodoro García-Egea, en un local de Madrid tras constatar que era "imposible" superar los "vetos cruzados" de Podemos y el Partido Popular.

Una ruptura de las negociaciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), según fuentes gubernamentales, ante la que está por ver sus consecuencias. Desde el PP no la consideran "definitiva" pero sí que ven demasiados escollos.

Tampoco Moncloa creen que esto sea un punto y final y que "aún es posible un acuerdo". Los contactos se retomarán cuando "Casado se caiga del caballo" y se dé cuenta de que ya "ha pactado con nosotros RTVE" con lo que está "obligado" a desbloquear el órgano de gobierno de los jueces.

Podemos dinamita el acuerdo

Sin embargo, lo que pasó y precipitó la ruptura no fue el PP sino Podemos. La estrategia del vicepresidente, Pablo Iglesias, fue 'dejar hacer' en la negociación entre Gobierno y PP para dinamitar el pacto a última hora recuperando al juez José Ricardo de Prada, uno de los jueces del caso Gürtel, como condición sine qua non para dar luz verde al preacuerdo pactado con el PP. Ni siquiera la mediación del jefe de gabinete del presidente con su homólogo de Podemos, Juanma del Olmo, sirvió para desencallar las conversaciones.

Una exigencia, la imposición de De Prada, de imposible aceptación por el PP al que además Podemos vetaba uno de los vocales propuestos, Alejandro Abascal, a quien los de Pablo Iglesias atribuyen "una relación personal" con el líder del PP, Pablo Casado y uno de quienes investiga a la formación Podemos.

"¿Qué es esto de que metan al juez que los está juzgando?", deslizan algunas fuentes de Podemos que lo situaban "fuera de la lista" sin posibilidad de negociación alguna al respecto.

"Diferencias importantes"

Fuentes de la dirección popular explicaban anoche que tras varios contactos telefónicos "ambas partes constatan que existen escollos, por lo que no ha sido posible alcanzar un pacto". Se hablaba de "diferencias importantes que impiden alcanzar cualquier tipo de acuerdo" y apuntaban a la imposición de De Prada como causa de la ruptura pero también a la de Victoria Rosell.

Este viernes, Pablo Casado se ha reunido con el comité de dirección del partido y en ese encuentro ha trasladado a los suyos la postura del PP sobre el CGPJ y lo que ha pasado con las negociaciones. "El PP sostiene que la renovación se debe producir para fortalecer las instituciones y no para debilitarlas. Además, la dirección ha puesto de manifiesto que el partido quiere sentar las bases con el PSOE para reforzar la independencia del Poder Judicial como una cuestión de principios, como lleva manteniendo desde hace dos años para que en la próxima renovación de CGPJ los jueces elijan a los jueces", aseguran fuentes del PP.

Sobre nombres concretos, "el PP no acepta la propuesta del PSOE de permitir puertas giratorias entre política y justicia. El PSOE ha propuesto a Victoria Rosell como vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El Partido Popular no acepta que la actual delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, que es un cargo político del Ejecutivo, ocupe un puesto como vocal por varias razones".

Tampoco la dirección del partido acepta que el juez De Prada sea vocal del CGPJ "porque sería un fraude de ley. Ni ha sido elegido por sus compañeros dentro del turno judicial ni ha recogido avales para ello. Un juez que no ha sido avalado y elegido por sus compañeros no puede acceder al CGPJ por la puerta de atrás por el turno de juristas. Cuando Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se aclaren en sus peleas internas, que nos llamen. Sánchez no puede pretender reforzar su coalición con Podemos a costa de sacrificar la justicia española", dicen desde la dirección popular.

En esa reunión, además, "se ha informado del acuerdo alcanzado con los socialistas para acabar con el sectarismo en RTVE, que permitirá sustituir en los próximos días al frente del Ente Público a la periodista Rosa María Mateo y abrir una nueva etapa en la televisión pública, cuya credibilidad ha quedado completamente erosionada bajo su mandado, que le ha llevado a tener los peores datos de audiencia de su historia", aseguran fuentes populares.