¿Un vacunado contagia? Los esperanzadores datos de Israel y lo que dicen los expertos

Mercedes Rodríguez Martín

La cascada de buenas noticias en torno a la eficacia de las vacunas continúa, pero ¿eso significa que podamos relajarnos?

Mercedes R. Martín | 2021-03-02

El sensacionalista alemán Bild publicaba esta semana un impactante titular: "Los vacunados ya no contagian". Lo acompañaba de declaraciones del fundador de Biontech y creador de la primera vacuna contra el coronavirus, la de Pfizer: Ugur Sahin destacaba los excelentes datos que está ofreciendo la vacuna en Israel, el país que más está vacunando. Un estudio con datos de 600.000 vacunados arrojaba una caída del 92% de los casos graves, del 87% en hospitalizados, del 94% en casos sintomáticos y del 92% en infecciones documentadas, una cifra que empleó Sahir para apuntar que la vacuna podría estar dificultando mucho los contagios. De sus declaraciones, el diario extrajo su impactante titular.

En Reino Unido, otro país que está vacunando rápidamente, un estudio de la Universidad de Cambridge sugirió algo similar. Según la investigación, una sola dosis de Pfizer podría reducir en un 75% las infecciones asintomáticas. Los investigadores se basaron en el análisis de los resultados de miles de pruebas PCR en sanitarios. Mike Weekes, uno de los autores, afirmó ante los datos que la vacuna "no solo evita que se desarrolle la enfermedad sino que también contribuye a prevenir las infecciones, lo que reduce el potencial del virus para ser transmitido".

¿Sirven estas cifras para afirmar que un vacunado no puede contagiar a otros? ¿Significa que a pesar de lo dicho en un principio, cabría abandonar antes de lo esperado distancia social y mascarillas? Los expertos consultados por LD piden tomarse datos como estos con prudencia y aunque apuntan que en efecto hay indicios de una menor transmisión tras la vacuna aún queda mucho por investigar y no cabe pensar, pese al titular del diario alemán, en dejar todavía las medidas de prevención.

El virus se transmite, pero menos

Marcos López, presidente de la Sociedad Española de Inmunología, subraya que uno de los estudios se basa en un "aumento muy ligero" del denominado umbral de ciclo (CT) de las pruebas PCR, un valor que se utiliza para calcular la carga viral. Para López, "es pronto para decir" que la vacuna de Pfizer disminuye la transmisibilidad del virus y hace falta "encontrar datos más contundentes" que estos.

Vacunas como la de Pfizer, señala López, inducen inmunidad para "proteger frente a la enfermedad" pero el vacunado, destaca, "puede portar el virus y transportarlo durante un tiempo", por eso en principio es posible transmitirlo aun estando vacunado.

El investigador José Jiménez, del Kings College de Londres, también considera "precipitado" afirmar que un vacunado no contagia porque no hay datos suficientes. "Un efecto en la transmisión sí es esperable" y están "apareciendo ciertos estudios que indican que podría haber una disminución en la carga viral" y por tanto "hacer que la gente transmita menos la enfermedad pero todavía no hay datos suficientes para saberlo".

Seguir con mascarilla

Mientras, el inmunólogo del hospital de Santiago José Gómez Rial destaca que afirmaciones como estas son "muy prematuras" y faltan estudios sobre el "grado en que la vacuna genera anticuerpos neutralizantes en la mucosa respiratoria", es decir, si son capaces de neutralizar el virus en la puerta de entrada al cuerpo además de en el "sistema inmune sistémico".

Sobre Israel, señala que "no hay que olvidar que se trata de un país que ha seguido manteniendo las restricciones". Es posible, destaca, que la vacuna esté reduciendo "el periodo inefectivo" dado que el virus "no se encuentra cómodo en el vacunado y no se replica de forma tan eficiente". "Pero una cosa es reducir el periodo" en el que el individuo puede infectar y otra cosa es "afirmar que el individuo vacunado ya no contagia", destaca Gómez, que subraya que en estos momentos en Israel se están elevando los casos, algo que eso se podría achacar "a una relajación excesiva de las medidas".

enfermera-vacuna020321.jpg
Vacunar rápidamente es la única vía para que se relajen las medidas | EFE

"Creo que debemos seguir manteniendo las medidas de distancia social por lo menos hasta que deje de haber transmisión comunitaria y haya un porcentaje importante de población vacunada. Creo que esta pandemia nos ha enseñado que es mejor ser precavidos y pecar de prudentes que relajar demasiado rápido y dar varios pasos atrás", destaca el inmunólogo, que recuerda que el objetivo de las vacunas actuales "es evitar la sangría de muertes y el colapso hospitalario", no relajar las medidas.

¿Habrá vacunas que impidan contagiar?

En cuanto a la posibilidad de que en un futuro llegue un nuevo tipo de vacunas esterilizantes, es decir, capaces de impedir también la infección, Marcos López señala que "es lógico pensar" que se terminarán desarrollando. "Con el tiempo" se irán "refinando" conceptos como los grupos de vacunación, la duración de la inmunidad, los plazos de vacunación y también se logrará "protección a nivel de las mucosas", quizás con vacunas intranasales y no intramusculares, como las de ahora. "Lo vamos a ir viendo con el tiempo, seguro. Pero de momento, las vacunas que tenemos ahora protegen muy bien y se ha demostrado", destaca.

Ahora lo esencial es seguir vacunado porque "cuanta más gente inmunizada esté, más difícil tendrá el virus para entrar" en sus células. "Teniendo el dos por ciento vacunado como tenemos en España el virus encuentra siempre alguien a quien infectar y así va sobreviviendo", explica.