¿Estratégica y viable? Plus Ultra, la compañía de un solo avión vinculada al chavismo que rescata el Gobierno

Luis Fernando Quintero

María Jesús Montero y Nadia Calviño justifican el rescate de Plus Ultra en que es una empresa "estratégica", "española" y "financieramente viable".

Luis F. Quintero | 2021-03-18

¿Es Plus Ultra una aerolínea estratégica para España? ¿Merece recibir 53 millones de euros de rescate? ¿Por qué el Ejecutivo compromete este rescate con Plus Ultra mientras miles de empresas pequeñas y medianas a las que las administraciones obligan a cerrar se declaran en quiebra?

Plus Ultra es una aerolínea española (aunque por poco, ya que casi la mitad de su capital está en manos de empresarios venezolanos vinculados al chavismo, el 47% de las participaciones). Actualmente sólo tiene un avión y sus vuelos representan únicamente el 0,03% de la movilidad aérea de AENA. Sus destinos conectan España únicamente con tres países: Venezuela (Caracas), Perú (Lima) y Ecuador (Guayaquil y Quito). Destinos muy estratégicos para España, a juzgar por la cerrada defensa que el Gobierno hace de las ayudas concedidas a la compañía.

Plus Ultra, que no ha logrado beneficios desde que nació en 2011, cerró 2019 con unos números rojos de más de 2 millones de euros y acumula en los últimos años pérdidas por más de 10 millones. Eso sí, ahora podrá respirar tranquila con los 53 millones de la SEPI y sufragados por los sufridos bolsillos españoles y también de esas empresas abocadas al cierre por la gestión del Gobierno y que, sin embargo, no han sido merecedoras de la generosidad gubernamental.

Y es que, tanto el tamaño, como los destinos o la composición accionarial hacen muy difícil su defensa como empresa estratégica. Tampoco por el número de empleados que dice tener, 255 según Infocif, o su volumen de ventas anuales (en el entorno de los 65 millones en 2018), insuficiente para generar beneficios ni un solo año de los 10 que tiene de vida. Ya en 2018 acumulaba 9 millones de euros de deuda.

Empresa "estratégica"

Sin embargo, y pese a todo, María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno decía desde la mesa del Consejo de Ministros que Plus Ultra es una "empresa española, relevante y estratégica" que cumplía los criterios del Fondo de solvencia para empresas estratégicas que gestiona la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI). Este jueves, en Onda Cero, Nadia Calviño también tenía que responder sobre este asunto y pronunciaba la misma palabra: empresa estratégica, pero, ¿por qué? La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía responde:

"Desde el principio, cuando pusimos en marcha este fondo de la SEPI para empresas estratégicas de 10.000 millones, que ahora se ha complementado con el fondo de COFIDES para empresas de menor tamaño, tuvimos claro que teníamos que establecer unos criterios objetivos y que teníamos que tener unos sistemas de análisis externos independientes para tener un buen criterio para ver la situación financiera de las empresas y ver si los planes de viabilidad son creíbles o no y si tenía o no sentido realizar estos préstamos a estas compañías y en este sentido la información que tenemos de esta compañía es que es una empresa española que tiene un carácter estratégico para los vuelos con respecto a algunos países en Latinoamérica, si no recuerdo mal creo que Perú, Colombia y creo que también Venezuela, y que reunía todos los requisitos desde el punto de vista de su situación financiera antes y después de la pandemia y esos informes son los que han basado esa decisión."

Por si había alguna duda, y después de una repregunta, Calviño insistía:

"En muchos casos es la única compañía que hacía estos vuelos, aparte del hecho de que tuviera trescientos y pico trabajadores directos y generase 1.500 o más puestos de trabajo indirectos en nuestro país"

Pero ¿merecía Plus Ultra el rescate? Aun aceptando la premisa del Ejecutivo, que dados los números de la aerolínea es discutible, lo que parece a todas luces claro es que se trata de una compañía poco rentable, porque ni durante los mejores años para el turismo en España, los anteriores al estallido de la pandemia, había logrado entrar en rentabilidad. Es más, tal y como desveló Vozpópuli, la propia aerolínea intentó acceder a créditos avalados por el ICO y fue rechazada por la banca, que consideró que acumulaba riesgos suficientemente importantes como para acceder a otorgar esa financiación.

Una realidad que choca con ese discurso de Calviño sobre que "reunía todos los requisitos desde el punto de vista de su situación financiera antes y después de la pandemia", unos informes en los que, según Calviño, se "ha basado esa decisión" de rescatar la compañía. Sí es cierto que su ratio deuda/capital es inferior al 7,5%, lo que le habilita para poder acceder a los créditos de la SEPI.

Por otro lado, lo de que se trata de la única aerolínea que viaja a Caracas, Lima, Perú, Guayaquil o Quito, es directamente falso. Entre las aerolíneas españolas, también Air Europa o Iberia cubren esos destinos.

"La aerolínea española que ofrece más maletas", curioso lema de la compañía en su página web, resulta llamativo tras el famoso episodio de la parada y fonda de Delcy Rodríguez en Barajas acompañada del ministro español José Luis Ábalos, no sólo no es la única que ofrece destinos en Hispanoamérica en países como Venezuela, Ecuador o Perú, sino que su viabilidad financiera ha sido puesta en entredicho por los bancos españoles que no han querido financiarla, ni siquiera con los avales del ICO.

lema-plus-ultra-maletas.jpg

Fuentes consultadas por Libre Mercado señalan que Plus Ultra fue de las primeras compañías en solicitar las ayudas del fondo de la SEPI. Además, otras fuentes informan de que fue la compañía encargada de repatriar a los españoles atrapados en Caracas durante la primera ola del coronavirus que motivó el confinamiento obligatorio en España y también en Venezuela. En marzo y después en mayo, Plus Ultra fletó vuelos de repatriación de españoles a razón de 900 euros/trayecto. Según algunos españoles que viajaron en ese avión, muchos se preguntaron por qué lo hacía esa compañía y no Iberia.

Hombres fuertes de Venezuela en Plus Ultra

Lamentablemente otro de los argumentos que emplea el Gobierno para defender la decisión de la SEPI sobre Plus Ultra es el de la españolidad de la compañía. Y si bien la mayor parte del accionariado es nacional, el otro 47% está en manos de empresarios conectados con el chavismo.

En 2017 entra en el accionariado de Plus Ultra la sociedad Snip Aviation con el 47,3% de la aerolínea española. Snip Aviation está representada por tres empresarios venezolanos: Rodolfo Reyes Rojas, Raif El Arigie Harbie y Roberto Roselli Mieles. Tal y como ha destapado también Vozpopuli, todos ellos mantienen vínculos personales y accionariales con Camilo Ibrahim, uno de los empresarios con mayor entrada en el Gobierno de Nicolás Maduro. Ibrahím es un magnate que ha hecho fortuna en Venezuela y que ha sido el artífice de la entrada en el país bolivariano de firmas como Zara o Mango. Si bien, el buque insignia de Inditex accedió entrar en el país, pero no con tiendas propias, como suele hacer, sino mediante la fórmula de la franquicia, que es como entra en países de los que no se fía. Y con razón. No es raro ver las tiendas de Zara en Caracas desabastecidas.

Ibrahim, según estas informaciones, tiene línea directa con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, y con la mujer de Nicolás Maduro, Cilia Rodríguez. Comparte con los accionistas de Plus Ultra dos compañías con sede en España, supuestamente, dedicadas a la comercialización de café.

El presidente de Plus Ultra, Fernando García Manso, no dudó en agradecer públicamente a Nicolás Maduro su intercesión para abrir la línea aérea entre Madrid y Caracas: