Alerta anticomunista en Madrid

EDITORIAL

Si cae Madrid, España quedará sentenciada para mucho, mucho tiempo.

2021-03-20

Pablo Iglesias pretende tomar Madrid. No hay nada más opuesto a la política económica que rige en la comunidad madrileña que la que defiende el capo chavista de Galapagar. No hay nada que amenace más la prosperidad y el bienestar de los madrileños.

En los comicios del 4 de mayo, la Comunidad de Madrid celebra las elecciones autonómicas más determinantes de su historia. Si los comunistas lograran arrebatar la presidencia a Isabel Díaz Ayuso, el futuro de la región se tornaría desolador. Fue en 2018 cuando –con 1,5 millones de habitantes menos– la dinámica Comunidad de Madrid dio el sorpasso a una Cataluña en caída libre por culpa de los aliados y correligionarios de Iglesias, los separatistas y la banda d Ada Colau. La economía madrileña ya representa cerca del 20% del PIB y sus habitantes son los más ricos del país, con un PIB per cápita de 35.913 euros, un 36% más que la media nacional. 

En lo peor de la pandemia del coronavirus –de cuyo efecto devastador es tremendamente responsable el Gobierno del que Iglesias ha sido vicepresidente–, Madrid siguió descollando en medio de la calamidad general. Así, en el último trimestre de 2020, el bastión liberal que pretende asaltar Iglesias llegó a crecer diez veces más que la media española: nada menos que un 4,4% frente al 0,4% general. 

Esos magníficos resultados se deben a la estrategia de impuestos bajos, libertad para hacer negocios y responsabilidad presupuestaria que lleva desarrollando Madrid desde hace casi dos décadas. Ahora, todo eso está en peligro. El chavista que pretende convertir Madrid en Caracas aún no tiene programa electoral, pero su apuesta liberticida es clara: más intervencionismo, más impuestos, más clientelismo subvencionado; acoso a la propiedad privada; menos libertad. 

El chavista Iglesias no se conformaría con subir los impuestos existentes. También se inventaría todo tipo de tributos para agravar el expolio. Así lo contemplaba el anterior programa de la condenada Isa Serra, feminista que se ha dejado humillar por el macho Iglesias de la más sumisa de las maneras: habrá un impuesto turístico, uno ecológico, uno a las viviendas vacías… No dejará títere con cabeza

La vivienda de los madrileños sufriría todo tipo de agresiones chavistas: limitación de precios de alquiler y venta, fomento de la ocupación, expropiación.. Todo valdría para acabar con las fuentes de riqueza y autonomía de los ciudadanos, a los que Iglesias pretende convertir en súbditos dependientes. Por descontado, las empresas padecerían lo indecible. Se les asfixiaría con trabas administrativas, regulaciones, impuestos... Tampoco podrían decidir sus horarios de apertura o sus épocas de rebajas. Los cierres se multiplicarían.

Es imposible, pues, sobreestimar la importancia de las elecciones del 4 de mayo. Ayuso lo resumió con su contundente “Comunismo o libertad". Y si cae Madrid, España quedará sentenciada para mucho, mucho tiempo.