Altos mandos alertan de nuevo de la agónica situación económica de las Fuerzas Armadas

Javier Arias Borque

Recuerdan que el dinero se necesita tanto para los programas de armamento como para la formación, adiestramiento y mantenimiento de los sistemas.

J. Arias Borque | 2021-03-24

La situación económica de las Fuerzas Armadas es crítica desde hace tiempo. Desde el inicio de la crisis de 2007 los recursos económicos se han ido reduciendo año a año de forma bastante drástica, de modo que todavía no se ha recuperado siquiera los medios económicos de los que se disponía hace más de una década. Este hecho está mermando de una forma muy seria las capacidades de los Ejércitos españoles.

Un dato muy claro de la baja inversión que dedica España son las cifras que la Alianza Atlántica hace públicas cada año. España fue en 2020 el cuarto país aliado que menos porcentaje de su Producto Interior Bruto (PIB) destinó a esta partida, exactamente, el 1,16 por ciento del PIB. Sólo superó a Eslovenia, Bélgica y Luxemburgo. Una cifra muy lejana al 2 por ciento de que los países de la OTAN se comprometieron a alcanzar para el año 2024.

En la situación de agonía económica por la que atraviesan las FAS coincidieron este miércoles el segundo jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (2º JEME), teniente general Miguel Martín Bernardi; el segundo jefe del Estado Mayor de la Armada (2º AJEMA), almirante Carlos Martínez-Merello Díaz de Miranda; y el jefe del Mando Aéreo de Combate (MACON) del Ejército del Aire, teniente general César Simón López, durante un encuentro digital organizado por Adalede (Asociación de Diplomados en Altos Estudios de la Defensa Nacional).

Los tres altos mandos han coincidido en dos cuestiones fundamentales. La primera, en que los problemas no vienen solo por la escasez de recursos económicos, sino también por la forma en la que los mismos llegan desde las arcas del Estado hasta los tres Ejércitos. La segunda, en que no sólo necesitan recursos para las grandes comprar de sistemas de armas, sino también para invertir en formación, adiestramiento y mantenimiento de esos sistemas.

Ejército de Tierra

El teniente general Miguel Martín Bernardi ha explicado que las principales carencias que tiene en estos momentos el Ejército de Tierra se encuentran en los sistemas de mando y control, en la defensa antiaérea, en la lucha contra los drones, la artillería de fuego lejana y la capacidad de transporte.

También ha reconocido un problema de edad. "Se nos está envejeciendo el Ejército. La edad media actual es de 34,2 años y queremos reducirlo a 30 años", ha dicho.

Armada

El almirante Carlos Martínez-Merello Díaz de Miranda ha afirmado que la Armada tiene en las últimas dos décadas un déficit de 16 buques –los que se han dado de baja frente a los nuevos que han incorporado– y ha explicado que mientras la tasa de reposición debería ser de 2,2 barcos/año la realidad es que está en 0,6 barcos/año. "La edad media de los barcos es de 26 años, es decir, cercana al último tercio de vida de los mismos", ha advertido.

Ejército del Aire

El teniente general César Simón López ha asegurado que, después de "más de un década de restricciones", el Ejército del Aire se encuentra con "la necesidad de renovar la mayor parte de las aeronaves y de las instalaciones", y con un problema de personal, ya que en los últimos años han pasado de tener 28.000 efectivos a 23.000, a lo que se sume el descenso también del personal civil que trabaja para ellos.

"España ya no necesita una Fuerza Aérea tradicional, necesita una Fuerza Aeroespacial. Es necesario pasar del 17 por ciento tradicional –porcentaje de efectivos que representa el Ejército del Aire respecto al total de efectivos de las FAS– al 25 por ciento de las Fuerzas Aéreas modernas", ha asegurado, tras lo que ha puesto de manifiesto el problema que supone que la edad media de las aeronaves esté ya cerca de los 30 años, lo que supone un "esfuerzo enorme" para que se mantengan operativas.

"Necesitamos renovar material de forma urgente y recuperar capacidades que se han perdido en los últimos años, como las plataformas de guerra electrónica", ha afirmado, tras lo que ha insistido en que las infraestructuras aéreas "deberían tener una atención prioritaria que hoy en día no tienen".

Cómo llegan los recursos

Por último, ha explicado cómo llegan los recursos económicos al Ejército del Aire: "De los recursos financieros que recibimos, sólo el 32% procede de la asignación de los Presupuestos Generales, que es el único recurso que recibimos a principios de año. El resto se recibe en forma de goteo durante el resto del año, por créditos de mantenimiento de la paz o por servicios a otros ministerios o administraciones, que encima ya hemos prepagado. Necesitamos que todo el dinero llegue a principios de año".