El empate

Pablo Planas

Gabilondo prometió que no iba a pactar con Podemos. ¿Verdad? O sea, como Sánchez con ERC y Bildu.

2021-04-05

Con lo bruja, mala y arpía que es Isabel Díaz Ayuso, lo primero que sorprende de la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que dirige el ecuánime socialista Tezanos Tortajada es que la presidenta de Madrid logre la nada desdeñable cifra de 59 escaños y un 39,2% de los votos. Es como poco curioso que la culpable de que las playas de Barcelona se llenen de gente sin mascarilla, de que la afición del Athletic de Bilbao se tire de lo alto de los semáforos y de que los franceses se emborrachen como ingleses no reciba un mayoritario voto de castigo por semejantes tropelías. Misterios de la demoscopia.

Otra sorpresa del sondeo del CIS es que atribuya a Vox nueve escaños con un 5,4% de los votos mientras que Podemos, al que votaría el 8,7% del electorado, sólo obtenga un diputado más que la formación de Abascal y Rocío Monasterio, la candidata del partido proscrito.

Más arcanos. Ciudadanos queda fuera de la Asamblea de Madrid por seis décimas (tendría un 4,4% de los votos), mientras que Vox entra por los pelos, por cuatro décimas, circunstancias ambas que se atribuyen al efecto arrastre de la pérfida Ayuso, que estaría esquilmando los caladeros de votos de la derecha y contribuyendo con ello al cambio climático, el avance de los desiertos y la plastificación de los mares. 

En cambio, en la izquierda eso no pasa y el PSOE, Podemos y Más Madrid se reparten votos y escaños como buenos hermanos, fruto de una inteligencia colectiva del electorado que es igual o superior al vuelo sincronizado de los estorninos. Así, a los diez de Podemos hay que sumar 20 de Más Madrid (14,8%) y 38 de Gabilondo (25,3%).

A pesar de la superioridad no sólo intelectual sino moral y hasta estética de la izquierda (ese moño mismo de Pablo Iglesias), el CIS arroja un asombroso empate a escaños entre las sumas de PP y Vox y las de PSOE, Más Madrid y Podemos: 68 para la derecha (PP, 59; Vox, 9) y 68 para la izquierda (PSOE, 38; Más Madrid, 20 y Podemos, 10) le salen a Tezanos Tortajada. Sin embargo, hay quien dice que el CIS se equivoca, que la atribución de escaños está mal, que la suma del PSOE y Más Madrid más la ultraizquierda de Podemos arroja 70 escaños, uno por encima de la mayoría absoluta, mientras que PP y Vox se quedarían en 66. Será que no habrán querido abusar, que querrán mantener la incertidumbre hasta el final o que se han pasado con el glutamato monosódico en la cocina. 

Sea como fuere, medios y periodistas afectos a Podemos están como unas castañuelas y ya cantan victoria. En Twitter ganan de calle. Bailan sobre la tumba de Rocío Monasterio mientras se frotan las manos y elucubran subidas de impuestos. Venden los diez escaños de Iglesias como si valieran cuatro veces más que los de Gabilondo mientras ignoran a Más Madrid y su candidata, Mónica García. Ya ven a su ídolo de presidente. De acampar frente a la Real Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, a morar en ella, se regodean. 

Claro que Gabilondo prometió que no iba a pactar con Podemos. ¿Verdad? O sea, como Sánchez con ERC y Bildu.