Sanidad propone retrasar la segunda dosis de la vacuna y la EMA advierte de que podría disminuir su eficacia

Yésica Sánchez

La Agencia Europa del Medicamento recuerda que las vacunas contra la covid deben administrarse como indica el prospecto.

Yésica Sánchez | 2021-04-20

La Comisión de Salud Pública debate este martes si aumentar el intervalo de separación entre la primera y la segunda dosis de las vacunas contra el coronavirus de Pfizer y Moderna, para los menores de 79 años, con el fin de inocular el suero cuanto antes al mayor número de personas vulnerables. Una modificación que habrían solicitado algunas comunidades autónomas y que ya han adoptado países como Reino Unido.

El borrador de la última actualización de la estrategia de vacunación contra la covid, el sexto hasta el momento, propone incrementar el tiempo entre dosis (recomendado por las farmacéuticas entre 21 y 28 días) a 6-8 semanas, en ese tramo de edad.

Entre los argumentos esgrimidos a favor de este cambio, se cita que "para la mayoría de las vacunas, la primera dosis es la que más contribuye a la protección a corto plazo". Además, el texto recoge que las farmacéuticas y los comités asesores de vacunación especifican los intervalos mínimos entre las dosis, pero no los máximos.

Cabe recordar que la Comisión de Salud Pública, que también tiene que pronunciarse sobre asuntos como la prohibición de fumar en las terrazas, reúne a técnicos del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, que deberán elevar sus acuerdos al Consejo Interterritorial, donde los consejeros autonómicos y el Gobierno tomarán la decisión final.

Entretanto, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) se adelanta y recuerda que no hay datos sobre la eficacia de las vacunas contra el coronavirus si las dosis se administran en intervalos de tiempo diferentes a los que se recoge en el prospecto. Y tampoco, añade, si se combinan distintos fármacos. El organismo regulador subraya que han de ponerse las dos dosis de la misma fórmula.

La EMA no lo aprueba

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) advirtió este lunes que las vacunas de la covid-19 autorizadas "deben usarse tal y como se describe en el prospecto del producto", lo que se traduce en dos dosis con "tres semanas" de diferencia entre la primera y la segunda en el caso de Pfizer/BioNTech y "28 días" para Moderna.

Ante la posibilidad de que España apruebe aumentar el intervalo entre la primera y la segunda inyección de Pfizer y Moderna, el organismo regulador europeo recuerda que "las vacunas de la covid-19 deben usarse tal y como se describe en la información del producto".

En lo que se refiere a la vacuna de Pfizer, "establece que las dos dosis deben administrarse con tres semanas de diferencia" para lograr la misma eficacia confirmada por los ensayos clínicos. De hecho, su prospecto subraya que "la mayoría de los receptores de la vacuna (el 93,1%) recibieron la segunda dosis de 19 a 23 días después de la primera", lo que convierte este último intervalo en el más conveniente.

A finales de enero, el comité de medicamentos de uso humano (CHMP) ya actualizó la información de la vacuna de Pfizer, en la que se insiste en que la administración de la segunda inyección debe ser exactamente "tres semanas" después de la primera, y no tras "al menos 21 días" (como indicaba el texto anterior).

Y es que "no hay datos clínicos sobre la eficacia de la vacuna cuando se administra más allá de los intervalos utilizados en el ensayo clínico", advierten desde la Agencia.

En lo que se refiere a la vacuna de Moderna, la información del producto recomienda que la segunda dosis se administre 28 días después de la primera.

El prospecto de las dos vacunas también subraya que "no hay datos disponibles sobre la intercambiabilidad" de estas inyecciones con otras vacunas de la covid-19 para completar el ciclo de vacunación. Es decir, sólo hay garantía de eficacia si se administran las dos dosis del mismo fármaco para completar la pauta de vacunación.

El dictamen de Janssen

La EMA emitirá este martes su dictamen sobre la vacuna de Janssen, tras investigar los seis casos de trombos "muy raros" detectados en pacientes vacunados con el fármaco monodosis en Estados Unidos. Un pronunciamiento favorable permitiría acelerar el proceso de vacunación en Europa, que tiene precontratadas 400 millones de dosis de la farmacéutica J&J y descongestionarlo en España, donde las comunidades autónomas denuncian falta de vacunas.

En lo que se refiere a nuestro país, tenemos almacenadas y sin poder darle salida las primeras 150.000 dosis de Janssen, que llegaron justo cuando la farmacéutica decidió paralizar cautelarmente su distribución, después de que la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaran suspender su administración.

Ninguna vacuna es mala

Ante la situación de incertidumbre generada ante los numerosos interrogantes que giran alrededor de las vacunas contra el coronavirus, muchos expertos se pronuncian a través de los medios de comunicación y las redes sociales. La mayoría a favor de vacunar con Janssen y continuar con inoculando la de AstraZeneca. Abogan por administrar la segunda dosis del fármaco de Oxford a los que ya han recibido la primera, tengan la edad que tengan.

En esa línea se ha expresado esta misma mañana el Doctor Carballo, adjunto del Servicio de Urgencias del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, en declaraciones a Tele 5. "La mejor vacuna es la vacuna que está puesta", ha aseverado. El sanitario insiste en que "no se puede trasladar a la gente la idea de que hay vacunas buenas y malas".

Más dosis de Pfizer

La vacuna de Pfizer se ha convertido en la vacuna favorita de Europa, tras los últimos acontecimientos. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el 14 de abril que redoblaba su apuesta por la farmacéutica estadounidense, ante los problemas con J&J y AstraZeneca, y que negociaba un tercer contrato con la compañía para la compra de 1.800 millones de nuevas dosis en 2022 y 2023. Además, acordaba un adelanto de 50 millones de dosis adicionales, en el segundo trimestre.

La empresa "ha demostrado ser un socio de confianza, que ha cumplido sus compromisos y que responde a nuestras necesidades", destacó Ursula von der Leyen. Y parece que así es. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha anunciado este lunes que España recibirá 1,7 millones de dosis de Pfizer semanalmente, en el periodo comprendido entre el 26 de abril y el final de mayo.

Si la farmacéutica cumple los plazos de entrega, se podría cumplir el objetivo de vacunar al 70 % de la población antes de que acabe el verano, como espera el Gobierno. Un mensaje de tranquilidad en medio del caos generado por las distintas suspensiones de vacunas contra la covid. Darias ha afirmado que con el aumento de la llegada de fármacos contra el coronavirus a España, el objetivo de vacunación "está al alcance de la mano".

Lo cierto es que España acaba de recibir 1,2 millones dosis de la farmacéutica estadounidense, que se empiezan a repartir a las comunidades esta misma tarde para que proseguir con la campaña de vacunación.