Torra obliga a retirar altar, crucifijos y sagrarios de una iglesia para presentar su libro

Pablo Planas

Denuncian el "acondicionamiento" del templo románico de Sant Joan en Berga para "no ofender" a los asistentes a la presentación de libro.

Pablo Planas (Barcelona) | 2021-04-21

Estupor e indignación entre algunos ciudadanos católicos de Berga, la localidad barcelonesa donde el expresidente de la Generalidad, Quim Torra, presentó el lunes su libro Les hores greus (Las horas graves). El acto, convocado por Òmnium, obligó a "acondicionar" el "local" para que ningún asistente se pudiera sentir ofendido por la presencia de símbolos católicos. Así que con la anuencia de las autoridades eclesiásticas de la localidad, se retiraron el altar, el sagrario y el crucifijo.

La intención era que el espacio pareciera una "sala de eventos" y se logró. La presentación sólo congregó a 40 "fieles" del inhabilitado, pero eso ya fue motivo más que suficiente para transformar un lugar de culto y oración en un "templo" consagrado a Torra. Un grupo de fieles de verdad ha hecho llegar a Libertad Digital su disgusto y hartazgo por el hecho de que "haya iglesias que con la complicidad de sacerdotes y autoridades se utilicen para cualquier cosa menos para lo que están concebidas".

Berga corresponde a la diócesis de Solsona, cuyo obispo, Xavier Novell, se ha mostrado como un decidido y ferviente partidario de la independencia de Cataluña en escritos y homilías. También ha instado sin tapujos a votar a los partidos separatistas y animó a votar en el referéndum ilegal del 1-O. Bajo su mandato, la iglesia de Sant Joan de Berga está abierta a la celebración de actos laicos, pero sólo aquellos de carácter independentista o en el que sus protagonistas son independentistas.