Tres mil inmigrantes asaltan la valla de Ceuta ante la indiferencia de Marruecos

Tanto la Guardia Civil como Cruz Roja se han visto desbordadas. Podría haber unos 700 menores no acompañados.

LD / Agencias | 2021-05-17

La Delegación del Gobierno en Ceuta ha cifrado este lunes en unos 3.000 inmigrantes los que han conseguido entrar en la ciudad autónoma desde esta madrugada, de los cuales unos 700 pueden ser menores de edad, a la espera de la realización de las pruebas pertinentes. Este dato evidencia que se ha tratado de una de las jornadas migratorias más críticas a las que se ha enfrentado Ceuta en los últimos años.

Los inmigrantes han desbordado incluso la capacidad de acogida de la nave industrial del Tarajal, donde tienen que guardar la cuarentena por la covid-19, que estaba preparada para albergar a unas 200 personas. Como es evidente, un grupo tan significativo de inmigrantes jamás podría haber pasado el trazado fronterizo sin la pasividad de las autoridades de Marruecos, que están molestas con España por la asistencia médica al líder del Frente Polisario.

Las primeras entradas se han producido sobre las dos de la madrugada por el espigón fronterizo norte de Benzú, por donde lograron pasar un centenar de personas, la mayoría bordeando el espigón, algo que se ha ido repitiendo a lo largo de toda la jornada. Un grupo de 40 personas ha entrado a la carrera por el espigón de la frontera del Tarajal.

La Guardia Civil y la Cruz Roja se han visto desbordadas para atender a los que han ido llegando e incluso un portavoz del instituto armado ha señalado que han salvado la vida de por lo menos cuatro inmigrantes que estaban a punto de morir ahogados, entre ellos una niña de unos 10 años. Las escenas de personas entrando a la carrera por las dos fronteras o bien a nado se han sucedido a lo largo del mediodía y primeras horas de la tarde, ante la imposibilidad de la Guardia Civil de poder hacerles frente.

Fuentes policiales han informado a Efe de que se ha producido un "efecto llamada" que ha provocado que centenares de personas se encuentren en estos momentos en la población marroquí de Castillejos —distante unos dos kilómetros de la frontera ceutí—, a la espera de poder entrar en la ciudad española.

Fuentes de la Delegación del Gobierno han informado a Efe de que unos 700 de estos inmigrantes pueden ser menores de edad, a la espera de que las pruebas osométricas lo confirmen. En el caso de ser menores pasarían a estar tutelados por el Gobierno ceutí, sin posibilidad de ser devueltos a Marruecos, como sí podría ocurrir en el caso de los adultos.