China habla de "difamación" tras la orden de Biden de aclarar si el SARS CoV 2 salió de un laboratorio

Yésica Sánchez

Pekín acusa de "manipulación política" a los que reavivan la teoría de que el coronavirus se escapó de un laboratorio, en un nuevo comunicado.

Yésica Sánchez | 2021-05-27

La embajada de China en Estados Unidos ha emitido este jueves un comunicado en el que acusa de "manipulación política" a quienes reavivan la teoría de que la covid-19 se originó en un laboratorio de Wuhan.

Es la reacción de Pekín a la decisión del mandatario estadounidense, Joe Biden, que ha ordenado a los servicios de Inteligencia de EEUU que investiguen y le entreguen el informe sobre el origen de la pandemia de la covid-19 en un plazo de 90 días, tras conocer las últimas revelaciones periodísticas al respecto.

La legación china asegura estar sufriendo una "campaña de difamación y culpabilización", debido a que "la teoría de la fuga del laboratorio está resurgiendo". Se refiere a la informaciones como la publicada el pasado lunes por The Wall Street Journal, en la que revelaba la existencia de un nuevo informe de la inteligencia estadounidense que revela que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan (China) enfermaron en noviembre de 2019, con la suficiente gravedad como para ser hospitalizados.

El reporte no desvela la enfermedad que habrían padecido los científicos, pero sí que tuvieron síntomas similares a los de la covid-19 justo antes de que estallara la pandemia, abriendo de nuevo el debate sobre el origen del virus y la fecha en la que se produjeron los primeros infectados. Según las autoridades del país asiático, el primer paciente infectado con coronavirus se habría registrado a principios de diciembre de 2019, el día 8, y habría comenzado con los síntomas unos días antes, el 1 de diciembre exactamente.

Biden le ha pedido a la comunidad de Inteligencia "que redoble sus esfuerzos para recopilar y analizar información que pueda acercarnos a una conclusión definitiva", según ha dicho este miércoles. Por lo que China se ha apresurado a denunciar la supuesta campaña de difamación que está padeciendo para desacreditar la investigación en marcha en Estados Unidos y —de paso— las que puedan venir detrás.

Nuevo debate sobre el origen

Los expertos no piden otra cosa que no sea llegar hasta el fondo del asunto, dada la infructuosa misión de la OMS a Wuhan y las insuficientes explicaciones al respecto de la hipótesis del escape del laboratorio, a la que los propios investigadores de la expedición que mandó la Organización Mundial de la Salud reconocieron haber dedicado poco tiempo. A pesar de ello, justo tal y como se esperaba, en el informe final concluyen que la teoría más probable es una transmisión de murciélagos a seres humanos a través de otro animal, y considera que la posibilidad de que el virus se escapase de un laboratorio es "extremadamente improbable". En definitiva, respaldaron todas las tesis del Gobierno chino.

El denominado grupo de los Five Eyes (compuesto por servicios de inteligencia de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia) ha elaborado un informe recientemente en el que asegura que Pekín destruyó pruebas sobre el coronavirus de forma deliberada. Algo que tilda como una "agresión a la transparencia internacional". Para empezar, porque autoridades chinas eran conocedoras de la transmisión entre humanos al menos desde diciembre y lo negaron hasta el 20 de enero.

En el texto, de 15 páginas, reproducido por The Daily Mail, explican que el Gobierno del país asiático silenció las posibles noticias sobre la covid en los primeros momentos, "haciendo desaparecer" a los médicos y científicos que alertaron sobre él, destruyendo pruebas en sus laboratorios y negándose a proporcionar muestras a científicos internacionales que estaban trabajando en una vacuna. Y esto, en su opinión, habría agravado la epidemia a nivel mundial.

Pekín ha intentado ocultar datos desde el principio, pero —a pesar de contar con el respaldo y el silencio de la OMS— no le ha sido posible controlar la información que se ha publicado al respecto. Muchos países, instituciones, científicos... han hecho sus propias investigaciones. Y las que saldrán, porque las dudas sobre el origen del Sars-Cov-2 siguen sobre la mesa.

Prueba de ello es que, el 14 de mayo, un equipo internacional de investigadores de primera línea insistió en que se necesita una investigación más profunda para determinar el origen de la pandemia de la covid-19. "Las teorías de la liberación accidental desde un laboratorio y de la propagación zoonótica, siguen siendo viables" señalaron en un artículo publicado en la revista Science.