PwC alerta del riesgo de inflación mundial con precios que suben un 25% en EEUU

Diego Sánchez de la Cruz

Su informe para España alerta sobre las subidas de impuestos del gobierno de Sánchez.

Diego Sánchez de la Cruz | 2021-06-07

El gobierno de Estados Unidos ha anunciado el presupuesto más expansivo desde los años 70, pero el crecimiento no termina de responder de la forma adecuada. Es cierto que el PIB experimentará una mejora superior al promedio histórico durante el ejercicio 2021, pero buena parte de esta expansión se debe a la explosión de gasto programada por el presidente Joe Biden.

Así, según la Oficina Presupuestaria del Congreso, el desfase entre ingresos y gastos puede dispararse hasta el 117% del PIB como resultado de las medidas de la Casa Blanca. Economistas afines al Partido Demócrata, como Larry Summers, han alertado del peligro de "recalentamiento" que encierra este modelo de crecimiento.

Las anteriores advertencias, recogidas en el último informe de previsiones de la consultora PwC, añaden más incertidumbre sobre el rumbo de la producción económica en el país norteamericano. Una de las variables que genera más temor es la inflación, que aumentó en abril hasta el 3,6%, el nivel más alto en más de doce años.

Desagregando los componentes del IPC, encontramos que los precios de los componentes energéticos suben un 20%, mientras que los precios de la energía se elevan un 25%. En la Eurozona se observan niveles más moderados, pero por ejemplo los precios de la energía han subido un 10,4% en el cuarto mes del año.

indice-inflacion-pwc.png

Advertencia a España

El documento de PwC también hace suyas las advertencias de la OCDE, que advierte que España mantendrá en 2021 y los años venideros el déficit más alto del mundo desarrollado. De hecho, dicho organismo anticipa que el paro no regresará a los niveles de 2019 hasta al menos 2023.

De igual manera, lanza una alerta sobre el riesgo que encierran las subidas de impuestos anunciadas por el gobierno. A comienzos de año se aprobaron diez aumentos tributarios, a los que hay que sumar dos medidas recaudatorias más que se tramitaron en mayo. De hecho, el gobierno baraja otras tres revisiones al alza de la presión fiscal, a las que se podrían sumar otros tres impuestos más propuestos por los eurodiputados de PSOE y Podemos en Bruselas.