Oriol Mandela te quiere cortar la lengua

José García Domínguez

Los chicos de Oriol Mandela querían reírse del Tribunal Superior Justicia de Cataluña. Pero la prensa local prefiere reírse de sus lectores.

2021-06-10

Todavía no habían transcurrido ni cinco minutos desde que el exonerable Junqueras aireara en público esa cartita cursi donde nada nuevo se dice, la misma en la que los videntes del PSOE juran adivinar un inopinado revival del espíritu hippie de los sesenta lleno de buen rollo ibérico, espíritu de paz universal, amor cósmico, concordia planetaria y pensamiento positivo. Bien, pues sin esperar a que transcurriera ni ese lapso, en Barcelona ya estaban los propios de Junqueras en su Generalitat republicana buscando la manera de joder al eventual charnego insolente que fantasease con la punible ocurrencia de ejercer su derecho a elegir una de las dos lenguas oficiales en la demarcación para cumplimentar el examen de Selectividad. Dado que los jueces se han puesto un poco pesados, aunque solo tras rumiar durante cuarenta años la posibilidad de hacer algo respecto de la prohibición del español en las pruebas de acceso universitario, los buenrollistas a las órdenes de Junqueras y su niño barbudo decidieron que un comisario lingüístico interrogará a cada uno de los examinandos, pobres sacos de nervios que ese día se juegan su porvenir académico, por si deseaban interrumpir el normal funcionamiento de las pruebas al objeto de que un conserje fuese a buscar un enunciado en castellano.

Una escena, la de la excursión del conserje, que, huelga decirlo, sería contemplada por decenas de personas, incluidos los miembros del tribunal. Lo único extraño es que, ya puestos, al que tuviera el valor de reclamar un impreso en el idioma de España no le reclamaran también que se quitara la ropa y permaneciera en cueros en el pupitre que se le asignase. Los chicos de Oriol Mandela querían reírse del Tribunal Superior Justicia de Cataluña, empresa en la que cuentan con bastantes trienos de experiencia. Pero la prensa local, en concreto El Periódico, prefiere reírse de sus lectores. Así, destaca con entusiasmo que solo un 5% de los alumnos pidió hacer la prueba en español. Olvida, sin embargo, que el 0% reclamó los impresos en catalán, porcentaje, ese del 0%, que se viene repitiendo año tras año desde que se impuso la prohibición. Asco de País Petit.