Morgan Stanley pide el fin del teletrabajo: "Si podéis ir a restaurantes, podéis venir a la oficina"

Diego Sánchez de la Cruz

Goldman Sachs define el trabajo telemático como "una aberración" y reincorpora ya a todos sus empleados de Wall Street.

Diego Sánchez de la Cruz | 2021-06-16

El consejero delegado de Morgan Stanley se ha expresado de manera rotunda ante la perspectiva de que los empleados de la entidad regresen a las oficinas y dejen de trabajar de forma telemática. "Si podéis ir a restaurantes, podéis venir a la oficina", habría declarado James Gorman según recoge el Financial Times.

Morgan Stanley no es la única entidad que acelera hacia el fin del teletrabajo. Esta misma semana, el gigante Goldman Sachs completó el proceso de retorno a sus oficinas de Wall Street. La entidad planteó hace meses la posibilidad de reincorporarse de forma voluntaria, pero solo una parte de la plantilla optó por regresar a la sede corporativa, de modo que el banco de inversión terminó por exigir el regreso de aquellos que no habían dado el paso. David Salomon ha definido el teletrabajo como "una aberración".

Citi, otra de las firmas más poderosas de la capital financiera del capitalismo, aún no ha dado el paso y sigue ofreciendo cierta flexibilidad a sus empleados. Su nueva directora, Jane Fraser, ha dejado caer que el proceso de reincorporación se retrasará hasta que la vacunación esté más avanzada y las familias puedan organizar mejor los cuidados de sus hijos.

Londres, a la espera

Al otro lado del charco, en Londres, estaba previsto que la City británica volviese a rugir el 21 de junio. Sin embargo, el gobierno de Boris Johnson ha anunciado que dejará en pie las restricciones sanitarias hasta la segunda mitad de julio, de modo que el regreso de los trabajadores financieros a la oficina se va a retrasar casi un mes.

Hace ahora un año, un tercio de los trabajadores estaba enteramente dedicado al teletrabajo, mientras que otro tercio mantenía su concurrencia presencial. El resto de los asalariados se movieron entre modalidades híbridas de asistencia al puesto de trabajo, situaciones de despido temporal, etc.

Desde entonces, se ha producido una cierta normalización, pero casi la mitad de los trabajadores sigue operando bajo regímenes especiales en vez de acudiendo a su empleo de forma presencial.