La Asociación por la Tolerancia se ríe de las juventudes de la CUP

Pablo Planas

La entidad constitucionalista presenta su candidatura al premio 'Botifler 2021' que entrega la organización de jóvenes separatistas.

Pablo Planas | 2021-06-18

Arran, la organización de los cachorros de la CUP, ha quedado retratada por su intención de entregar el premio al traidor del año. La Asociación por la Tolerancia, una de las más veteranas entidades contra el separatismo, ha enviado una carta a la cantera del separatismo en la que se ofrece como candidata a recibir el premio.

Así arranca el texto de la misiva:

"Profundamente impresionada, la junta de la Asociación por la Tolerancia ha conocido, a través de las redes sociales, que organizan ustedes la concesión de un premio denominado 'Botifler 2021', o cosa parecida, cuya gala se celebrará mañana mismo. Sin duda, este evento aporta una cabal idea de su gran amplitud de miras, pues potencia nobilísimas cualidades como el señalamiento del discrepante y la delación de las conductas que juzgan impropias, y abunda en la caracterización de la naturaleza excluyente e intolerante del nacionalismo identitario; cualidades que interesan al fanatismo liberticida del que son ustedes genuina emanación".

La Asociación por la Tolerancia recuerda además sus orígenes y propósitos para hacerse merecedora del galardón de los muchachos, generalmente de buenas familias, que se reclaman además anticapitalistas. "La Asociación por la Tolerancia, decana de las asociaciones que defienden la libre elección de lengua oficial en la escuela frente a la delirante aberración que supone la inmersión lingüística obligatoria, y hacen bandera de la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo, se postula humildemente como candidata idónea para recibir tan alto galardón. Nuestra trayectoria y los méritos contraídos son sobradamente conocidos, entre ellos la concesión de un premio anual a personalidades que se han significado especialmente en la lucha cívica contra los atropellos e iniquidades del nacionalismo obligatorio hegemónico en Cataluña: como los concedidos en estos años, por ejemplo, a Albert Boadella, Mario Vargas Llosa o Rosa Díez, auténticas bestias negras del furibundo y desatado particularismo localista en el que ustedes militan", apunta el texto de la carta.

Para terminar, la junta de la Asociación por la Tolerancia añade que "sin menospreciar las cualidades que pudieran adornar a otras asociaciones, personas, animales o cosas para recibir tan codiciado trofeo, creemos que sería de justicia que nos destacasen entre los demás que se oponen a sus delirios totalitarios. No obstante, en absoluto mueve a la Asociación por la Tolerancia el más mínimo afán por condicionar o dirigir su juicio, a buen seguro, ecuánime y ponderado. Con todo, el premio anunciado, como un terno elegante que aguarda en la sastrería, parece cortado a nuestra medida".