Menú

La soledad de Marián Flores, la ex de Kiko Matamoros, sale a la luz en la prensa

La ex de Matamoros acaba de cumplir años en compañía de sus hijos, enredados ahora en polémicas con su padre, Kiko.

Chic
4
Marian Flores y Laura Matamoros | Instagram

Marián Flores, la ex de Kiko Matamoros, hace su aparición en las revistas a la luz de los acontecimientos de Gran Hermano VIP. El semanario Lecturas explica que se trata de la hermana de la modelo Mar Flores, tiene 59 años y se separó de Kiko en 1998. Y aunque está etablecida en Sevilla, acaba de cumplir años en Madrid en compañía de sus hijos, aquellos que tuvo con el colaborador de Sálvame y que se sienten abandonados por él. Ahora mismo Marian está sufriendo mucho por la batalla televisiva entre sus hijos y su ex.

En realidad, Marián ya tuvo su cuota de popularidad en los setenta, como una de las azafatas del Un, dos, tres. Poco después se retiró de las cámaras, a diferencia de alguna de sus compañeras en el espacio de Chicho Ibáñez Serrador.

La joven se casó con Kiko Matamoros en 1984, después de un matrimonio anterior. Tuvieron cuatro hijos, Lucía, Diego, Laura e Irene, pero llegó la separación, unos años duros para Marián que ahora están saliendo a la luz debido a los enfrentamientos de Laura Matamoros -ahora en la casa de GHVIP- con su padre.

Laura y sus hermanos menos mediáticos le acusan de haberles abandonado en todos los sentidos, incluyendo el económico, pese a las grandes sumas que Kiko ganó en televisión junto a su nueva pareja, Makoke. Desde que la joven entró en el concurso, ha aprovechado todas las ocasiones que ha tenido para recordar a su padre su pasado con Marian, lo desatendidos que tiene a sus cuatro hijos con ella.

La más belicosa es ella, pero Diego no se queda atrás. Aunque reconoce que ha habido periodos donde sí se ha llevado bien con él, que le ha perdonado, ahora se siente de nuevo ofendido tras constatar que pretende hacer negocio en la televisión con sus asuntos familiares. Él, a diferencia de Laura, no tolera ese juego. Asegura que cuando nació su hermana pequeña, Irene, con sus padres separándose, Kiko ni siquiera estuvo con la madre, y "nunca ha ejercido el derecho a ver a su hija pequeña".

Ella, por su parte, culpa a Makoke del tono que han ido tomando los acontecimientos, no sólo a su padre. Y lo ha dicho claramente en las cámaras de Gran Hermano. Kiko reconoce que, efectivamente, nunca ha sido "cariñoso" con Laura, pero lo atribuye a su "condición", su "personalidad". Pese a ello, cree que "ha habido momentos en los que" le "ha necesitado y he estado ahí".

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios