Menú

García Revenga: "No voy a hablar de la Zarzuela, se ponen nerviosos"

Paloma Barrientos cuenta en la Crónica Rosa de Es la Mañana de Federico su entrevista exclusiva con Carlos García Revenga.

0
Crónica Rosa: Las confesiones de García Revenga Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Paloma Barrientos cuenta en la Crónica Rosa de Es la Mañana de Federico su entrevista exclusiva con Carlos García Revenga.
Carlos García Revenga | Archivo/Cordon Press

Carlos García Revenga reaparece en la prensa del corazón por la exclusiva que concede a Paloma Barrientos en la que habla de su situación tras su salida de la Zarzuela y se muestra dolido y triste por cómo están sucediendo las cosas, reportaje del que habla la periodista en la Crónica Rosa de Es la Mañana de Federico, junto con Daniel Carande y Carlos Pérez Gimeno.

Confiesa que está "tranquilo y esperando que por fin se acabe esta historia". "Después de mi testimonio del martes creo que mi participación en el caso Nóos se ha cerrado. Y buscando trabajo después de mi salida de Zarzuela, que sinceramente no esperaba que fuera así", se sincera con Barrientos.

Explica que con el tema de su despido aún "no ha llegado a ningún acuerdo con la Casa Real y que el proceso de su despido sigue en curso", tema del que no quiere hablar porque cuando lo hace la Zarzuela "se ponen nerviosos" y recuerda que "hay un contencioso administrativo que está en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid". En la entrevista también se niega a hablar de la fidelidad y la lealtad de la Casa Real y solo dice que "las personas que no le han apoyado y le critican son ahora las que quieren que vaya a los programas cobrando para atacarle". Por último, sorprende desvelando que su relación con las infantas sigue siendo la misma, aunque quizás algo menos con Cristina porque vive en Ginebra.

Tal y como recuerda Paloma sobre la mesa de esRadio, Revenga fue el secretario de las infantas, Elene y Cristina, y antes el profesor extraescolar de doña Elena, "porque ella tenía problemas para la compresión de textos". Después de 23 años a merced de la Institución, consiguió ser gran amigo, confidente y arreglalotodo. El día que se destapó todo lo del caso Nóos fue imputado, pero más adelante le desimputaron y ahora declara como testigo. En mitad de todo este revuelo, la Casa Real le despide sin mayor miramiento. A pesar de todo continúa discreto como siempre, aunque "no le agradecen los servicios prestados todos estos años", opina la periodista y apunta que "a otras personas que han despedido se han encargado de reubicarlas, pero que a él no le ha ayudado nadie". Hoy por hoy, solo queda esperar para ver cómo se soluciona todo y para saber en qué quedará el contencioso administrativo contra la Zarzuela.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios