Menú

Luján Argüelles: "Nos hemos obsesionado con ser mujeres independientes y libres"

La presentadora regresa a Cuatro con la nueva temporada del exitoso dating show.

0
La presentadora regresa a Cuatro con la nueva temporada del exitoso dating show.
Luján Argüelles | Gtres

Este miércoles vuelve el dating show más exitoso de la televisión a Cuatro. ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, regresa con cinco nuevas madres decididas a buscar a la pareja perfecta para sus peculiares hijos. Cinco corazones solitarios dan comienzo a una nueva aventura cargada de ilusiones, emociones y sorpresas .Y en papel de Celestina, Luján Argüelles que se sentó con Chic para hablar sobre las novedades de la temporada.

Pregunta: Han pasado casi dos años desde la última edición de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, ¿tenías ganas de volver?

Luján: Éste programa es un regalo. El trabajo de la productora es brillante e incuestionable. Poder trabajar con un equipo con esa profesionalidad, divertirte y además contar con el apoyo del espectador, es un regalo que uno siempre disfruta.

P: ¿Va a sorprendernos la nueva temporada?

L: Sí. Realmente me he emocionado cuando he visto el resultado. Me emociono en positivo porque vuelven a ser cinco hijos y cinco madres con mucho que ofrecer y con tanta verdad y originalidad…. No paras de ver el programa y saltas en el sofá con su forma de ser y explicarse.

P: Es la primera vez que presentas el programa siendo madre, ¿entiendes ahora más sus reacciones?

L: Antes podía entender que una madre protege a su hijo y vive muy pendiente de lo que le ocurre. Pero cuando eres madre, vives en primera persona lo que supone tener una personita que depende ti, que ha salido de ti. Ahora soy mucho más capaz de cualificar, cuantificar y entender las reacciones de las madres ante distintas situaciones.

P: Has confesado que no te gusta ver el programa antes de su emisión.

L: Al principio lo veía antes, pero luego durante la emisión, las redes sociales y los amigos lo comentaban y claro, terminaba no viéndolo porque estaba atenta a todo lo que decían. Y dije, yo quiero disfrutar en mi sofá, porque cuando lo ves antes lo miras con ojos de profesional, buscando el defecto, el error y el momento en el que no te gusta algo.

P:¿Tienes debilidad por alguna de las parejas?

L: Todos me sorprenden, todos me gustan. Creo que esto también es una filosofía de vida: intentar buscar lo mejor de la gente que te rodea y ponerlo en valor y quedarse con eso. Busco de todos ellos aquello que a mí más me atrae o que más puede empatizar conmigo. Y esa es la línea de desarrollo que mantengo con todos ellos. Cada uno tiene algo que lo hace especial, único y que enlaza conmigo.

P:¿Ves viable una edición con chicas?

L: La relación entre una madre y un hijo es absolutamente diferente al de una madre y su hija. Es muy complicado que esa simbiosis se reproduzca en una mamá con su niña. La relación entre ellas es constantemente con reproches y con una guerra de egos (risas). La mujer es más beligerante y el hombre es por historia, antropológicamente hablando, más noble, se deja guiar. Entonces esa actitud hace que haya una relación absolutamente mágica para un formato como este.

P: ¿Volverá ‘Un príncipe para…’ ?

L: Me encantaría que se recuperaran millones de formatos, pero claro, Mediaset tiene tal cantidad de formatos brillantes y exitosos que hay que encontrar un hueco en la programación. En este momento necesitamos disfrutar de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’.

P: Hace tiempo se supo que habéis grabado un piloto ‘Password’.

L: Sí,lo tenemos grabado. Es mi programa favorito y así lo será siempre. Es mi formato, con el que más he disfrutado. Mi perro se llama Password, no digo más. Sería feliz pudiendo enfrentar una nueva etapa con Password, pero es Mediaset quien en su momento contará por donde va la programación. No puedo confirmar nada porque no es mi tarea.

P: ¿Cómo llevas el compatibilizar la maternidad con el trabajo?

L: A ver, no vamos a engañarnos. Por suerte o por desgracia, mi pareja está viviendo una etapa profesional muy buena y que requiere mucha dedicación y mucho esfuerzo por su parte. Esto supone que yo estoy mucho más pendiente de la niña. Tengo muy claro qué priorizar y qué no, y ahora mi prioridad es Miranda. Hay cosas que ya no vas a dejar de hacer y que tienen que ver con ella, lo demás es menos importante. Ahora no hay amigos, ni amigas, ni galas, ni eventos que me impidan meterla en la cama o darle de cenar. Tiene que ser algo de trabajo muy importante.

P: Esperaste mucho para ser madre.

L: Siempre digo que Dios proveerá. Me quedé embarazada sin buscarlo y sin quererlo. Con 37 años decía: ‘Ya lo haré’. Cuando lo supe fue un shock emocional para mi. Es tan brutal el cambio que ha supuesto en mi vida para bien...

P:¿Te ha aportado equilibrio la maternidad?

L: Sí, y confianza, aplomo, arrojo.. Al final, de repente te sientes dueña de tu propia realidad. Creo que nuestra generación vivió marcada por unas madres que no pudieron estudiar y realizarse. Nos obsesionamos con trabajar y ser una mujer independiente y libre. Eso supone que la maternidad se retrasa. Nos perdimos esa parte más emocional y espiritual que te aporta el formar tu familia. Hay que reivindicar la mujer madre, lo de la mujer trabajadora ya lo tenemos claro. Hemos desdibujado a la mujer madre, que es una maravilla. Llega un punto en el que no tenemos que luchar por los derechos de las mujeres, ya los tenemos, estoy harta. Más o menos la historia está encauzada, ahora tengo que luchar por mi derecho a ser madre y poder compatibilizarlo con mi pareja. Por eso sería importante tener una legislación que ayude y ampare.

P: ¿No te cierras a darle un hermano a Miranda?

L: Si tiene que llegar, llegará. Probablemente si yo tuviera que haberlo decidido con 37 años, no lo hubiera tenido. Quién me hubiese dicho a mi que con mi edad hubiera podido tenerlo. Me hubiese perdido lo más bonito que he tenido en mi vida.

P: Hace unos años llevaste a un libro la vivencias con tu grupo de amigas, ¿te has planteado escribir sobre tu etapa como madre?

L: Me encantaría pero dicen que esto ya no está de moda. Yo lo planteé pero creen que no tiene interés.

P: ¿Eres partidaria de seguir las tendencias?

L: A mí las tendencias me dan igual. Lo interesante es que las tendencias las tengas tú. Yo marco mi tendencia porque eso sería lo reseñable.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD