Menú

Así fueron los dos días de Paula Echevarría y Miguel Torres en Madrid

Paula Echevarría y Miguel Torres se citaron en casa de un amigo común y, al día siguiente, en el Villa Magna. 

Chic
0
Paula y Miguel | Portada Corazón TVE

Con la mediática separación de Paula Echevarría y David Bustamante casi confirmada, y la relación de la actriz con el futbolista Miguel Torres en todos los mentideros, era cuestión de tiempo que la prensa se fijase en las citas de la protagonista de Velvet una vez superada su relación con Bustamante.

Y así ha ocurrido esta semana, con la pareja entrando y saliendo del mismo hotel en Madrid de manera casi simultánea... y no uno precisamente discreto. Tal y como ha publicado Corazón TVE, fueron los pasados domingo y lunes 11 y 12 de febrero, en el segundo de los casos en el Hotel Villa Magna, un establecimiento de lujo donde muchos famosos que buscan la discreción se citan para comer y charlar sin paparazzis cerca... o, en este caso, eso creían ellos.

Miguel viajó hasta la capital ese día tras concluir el entrenamiento con su equipo. Lo hizo en AVE y sin pasar por casa tras su sesión. A medio día Torres ya estaba en el hotel, y tras dejar su maleta, se dirigió a casa de un amigo y excompañero en la etapa en la que jugó en el Getafe. Y allí permanecieron juntos en casa de ese amigo común hasta las diez de la noche.

Todavía le quedaba a la pareja un día para pasar juntos. El lunes, a la mañana siguiente, Paula se pasó por el Hotel Villa Magna tras dejar a su hija en el colegio. Allí seguía alojado el futbolista en una habitación junior suit de 540 euros.

Lo cierto es que en esta ocasión la actriz no guardó demasiadas precauciones: aparcó su coche a la vista de todos, en la puerta del hotel. Tras comer juntos, salieron cada uno por su lado: ella a eso de las 19:30 horas; él, unos minutos después. Una cita secreta que acabó siendo menos discreta de lo que, quizá, ambos esperaban.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation