Menú

Clint Eastwood, un atleta sexual antes y después de Almería

Casado dos veces, Clint Eastwood ha sido padre de 8 hijos de varias mujeres.

0
Eastwood y Maggie Johnson | Cordon Press

Ya no quedan verdaderos mitos en Hollywood como hubo entre los años 40 y 60, exceptuando, si no existe alguno más, a Clint Eastwood. Recientemente se ha estrenado 15:17 Tren a París, un "thriller" que evoca el heroísmo de unos norteamericanos que evitaron un atentado terrorista en la capital francesa al reducir en un vagón de tren a un hombre armado que iba a cometer una acción sangrienta. El trío protagonista está formado por los mismos jóvenes que realizaron aquella gesta. Es la última película dirigida por Clint Eastwood, de las treinta y tantas que lleva ya realizadas. Como actor ha participado en cerca de sesenta. Sigue en forma, aunque ya puedan pesarle los años: en mayo próximo cumplirá ochenta y ocho desde que viniera al mundo en San Francisco. Vive en Carmel, California; allí fue alcalde dos años entre 1986 y 1988, partidario de los republicanos, donde en un viaje a Hollywood se acercaron a saludarlo nuestros entonces reyes don Juan Carlos y doña Sofía. Clint hace vida sana, juega al golf y pilota cuando necesita trasladarse a su estudio de rodaje en su propio helicóptero. En vez de llevar algún guardaespaldas porta un arma por si algún maníaco pudiera darle un susto. Dueño de Malpaso Productions desde 1967, empresa con la que ha ganado millones de dólares financiando las películas que interpreta o dirige, o las dos cosas al mismo tiempo. Hombre polifacético que también compone música y canciones relacionadas con el jazz, el country, y hasta grabó un disco cantando él mismo, del que sus enemigos dicen que sólo vendió seis ejemplares.

De una manera casual entró en el cine en los primeros años 50. Alguien se fijó en él cuando merodeaba por los estudios de la Universal y lo escogió al contemplar su elevada estatura, 1,90 Hasta entonces ni siquiera se tienen en cuenta sus escasos estudios. Vagó en ocupaciones dispersas: fue socorrista, repartidor de periódicos, tendero, bombero forestal, "caddie" en un club de golf, e instructor de natación durante su servicio militar. Logró que lo contrataran para una serie de televisión, Rawhide. Harto de interpretar un personaje de héroe que le obligaba a hacer lo mismo en cada capítulo, aceptó un contrato casual para rodar una película en España. Lo recomendó el actor Richard Harrison al director Sergio Leone. Para Clint Eastwood, perfectamente un desconocido en estos lares, le pareció una ocasión magnífica de conocer un atractivo país, el nuestro, que le suponía de paso unas felices vacaciones con su entonces primera esposa, Maggie Johnson, a la que por cierto conoció en una cita a ciegas, casándose a los seis meses, en 1953.

hqdefault.jpg


En Almería, y Colmenar, Madrid, rodaría su primer largometraje, Por un puñado de dólares. Siete semanas de trabajo por el que percibió quince mil dólares –cifra más bien baja- y un "Mercedes Benz" al final de la película. Allí iniciaría un personaje distinto para él, el del antihéroe, "el hombre sin nombre" como se ha dicho, frío, sin inmutarse en cada acción justiciera, ataviado con un poncho y sombrero y fumándose un puro, él que era enemigo del tabaco; pero le obligó a ello Sergio Leone. Con quien tendría sus más y sus menos en los tres filmes que le dirigió. Leone inauguraba el "spaghetti-western", con un bajo presupuesto de veinte millones de pesetas. Clint Eastwood recordaría aquella Almería todavía sin aeropuerto, adonde desde Madrid el desplazamiento suponía bastantes horas de viaje. No hablaba ni papa de español y en el rodaje tampoco había muchos con los que pudiera entenderse en inglés. Dado el éxito de Por un puñado de dólares, un año después, 1965, Clint Eastwood viajó de nuevo hasta el pueblo almeriense de Tabernas, rodeado de parajes que eran muy similares a los del Oeste norteamericano. Allí fue protagonista de La muerte tenía un precio, otra vez a las órdenes de Sergio Leone. El presupuesto ya se elevaba a setenta millones de pesetas, seis de los cuáles se embolsó el actor; poco dinero todavía. A destacar la banda sonora original de Ennio Morricone. En cuanto a la tercera y última cinta que Clint Eastwood rodó en Almería, siempre con Sergio Leone y su "spaghetti-western", se tituló El bueno, el feo y el malo, que ya costó ciento cincuenta millones de pesetas, de los que treinta fueron para nuestro protagonista. Que prácticamente repitió una interpretación similar a las dos anteriores películas. Las tres supusieron un éxito en las pantallas europeas y posteriormente las americanas. Y Clint Easwood quedó encumbrado como un astro importante de la pantalla. Respecto a su

posterior filmografía, condensamos por cuestiones de espacio títulos que ya son historia del mejor cine de los últimos cuarenta años: Sin perdón y Million Dollar Baby (Óscar por partida doble en ambos casos al mejor director y a la mejor película). Y también: Los puentes de Madison, (donde se asegura vivió una tórrida relación con su compañera de reparto, Meryl Streep), Mystic River y Gran Torino, Harry el sucio, sin contar otros títulos relacionados con el "western".

clint-eastwood-sondra-locke.jpg
Con la actriz Sondra Locke | Cordon Press

¿Y la vida íntima del afamado actor, cómo ha sido? Irregular, tempetuosa, llena de aventuras amorosas, de líos por sus dos divorcios, de problemas con unos hijos con varias mujeres a quienes, en general, apenas hizo caso, dedicado sólo al cine y a ligar sin desmayo. Citamos ya a su primera mujer Maggie Johnson, que lo fue hasta 1984. Tuvieron dos hijos, Kyle y Alison. El divorcio le supuso Clint desembolsar cuatrocientos millones de dólares. En esos años se buscó otra compañera con la que encamarse, la bailarina Roxanne Tunis, que le dio un hijo, Kimber, en 1964. Sólo se casó otra vez, con la presentadora de televisión de origen hispano Dina Ruiz, en 1996, de la que se separó en 2013. Tuvieron un niño, Morgan. Esta vez no tuvo con ella divergencias económicas. Sí con su amante, la actriz Sondra Locke, de la que fue pareja desde 1975 y 1989 y que al separarse, aunque no estaban casados, le exigió seiscientos millones, que hubo de pagar para evitar mayores males de los que ella le amenazaba. Mujer singular porque durante los catorce años de convivencia ella estaba legalmente casada con un tal Gordon Anderson, declarado homosexual que vivía con otro hombre, a los que Clint Eastwood, para seguir amancebado con Sondra hubo de sobornar comprándoles una casa. Buen argumento para un vodevil…

Mientras estaba con dicha Sondra Locke a Clint no le preocupó mantener otra relación con la azafata Jacelyn Reeves, madre de dos hijos con el actor, Scott y Katryn, lo que sucedió entre 1985 y 1988. También tuvo otro amor con la actriz Francesc Fisher, que le dio una hija, Francesca. Por lo relatado, tuvo siete hijos. Y un octavo más, Heather, desconociéndose quién fue la madre. Seis hijas, dos varones también. Y para adornar su "curriculum" amoroso, apuntemos que tuvo encuentros íntimos con Catherine Deneuve, Jean Seberg y algunas otras. Un atleta sexual, sin duda.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios