Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Carlos Sobera vende el Teatro Reina Victoria a Pescaderías Coruñesas

Apenas dos años después de su adquisición, Sobera se deshace del teatro. La razón podría ser la precaria situación de su empresa. 

Chic
0
Carlos Sobera | Cordon Press

Poco menos de dos años le ha durado el teatro a Carlos Sobera. Tal y como informa Corazón TVE, el presentador y actor ha vendido el Teatro Reina Victoria de Madrid tras menos de 24 meses de gestión, a la sociedad Pescaderías Coruñesas.

La operación de venta se escrituró el pasado mes de enero por 9,4 millones de euros, según las liquidaciones del Registro de la Propiedad. Fuentes del mundo del teatro afirman que el vasco se ha llevado por la venta 8,2 millones.

Se trata de una cifra muy superior a los 7 millones por los que Sobera compró el edificio en marzo de 2016. Lo hizo a través de la empresa que comparte con su esposa, la abogada y productora teatral Patricia Santamarina, llamada Arequipa Producciones.

Pescaderías Coruñesas es, por su parte, propiedad del restaurador Evaristo García Gómez y sus hijos. Una sociedad familiar que comenzó en 1911 y que hoy se encuentra diversificando sus negocios a través del sector inmobiliario. Además, poseen varios restaurantes de lujo como O'Pazo o Filandón.

La empresa ha comprado no solo el Teatro sino la totalidad de la manzana, con el edificio que circunda desde la calle del Príncipe hasta el Hotel Inglés.

La razón de la sorprendente venta podría ser la situación financiera de la empresa de Sobera, Arequipa. Según expone Corazón TVE, llegó a tener 18 trabajadores en 2014, que se redujeron a 7 dos años después. Su facturación descendió hasta poco más de un millón, cerrando ejercicio con unas pérdidas de más de 77.000 euros.

El Teatro Reina Victoria fue construido en 1916 y está situado en una de las zonas más caras de la capital, en plena Carrera de San Jerónimo y muy próximo a la Puerta del Sol. Se trata de un inmueble protegido por el Ayuntamiento de la capital.

Fuentes del mundo teatral critican duramente a Sobera. "Se ha arrugado por completo. No ha sabido mantener una finca vieja con un mantenimiento caro y con una producción escasa. No ha sabido entender que el teatro no es un negocio, es un veneno que llevas dentro".

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios