Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Pasmo por cómo Carmen Rigalt revela un posible engaño de su marido

La crónica rosa de Es la mañana de Federico ha tratado todos los temas de la actualidad social. 

Chic
0
Carmen Rigalt | Gtres

La crónica rosa de Es la mañana de Federico ha abundado en la sorprendente columna de Carmen Rigalt en El Mundo, que podría revelar un sorprendente giro a su relación con Antonio Casado, su marido y también periodista... aunque también ser una pieza de ficción enmascarada en su columna.

Carmen Rigalt revela en la misma, titulada "Camas Separadas", cómo descubrió una posible relación extramatrimonial de su marido. Un texto que podría jugar con la realidad y la ficción, cosa que tampoco resulta totalmente inédita en la carrera de la periodista, y que por tanto puede ser interpretado de distintas maneras... incluyendo la pura ficción.

"Estoy a punto de conocer a la mujer que se acuesta con mi marido. Ha sido un golpe duro, con noches de lágrimas, de zozobra entre sueño y sueño, de rastreos en Instagram", comienza la periodista, que antes de descubrir el tema se manifiesta como "pletórica de ignorancia y feliz" sin sospechar de ciertos viajes a Londres.

Pero la sospecha comenzó a surgir y "ella, con una intención que no alcanzo a comprender, me condujo lentamente a su refugio para hacerse sabedora del momento feliz que atravesaba. La operación llevó unos meses. Un día, de paseo por Twitter, reparé en una foto curiosa, una de esas composiciones que hace la gente para no dar la cara".

A continuación, Rigalt describe con todo detalle una fotografía captada en redes sociales. "Salía el brazo desnudo de una mujer con el codo apoyado en una mesa en la que, a modo de bodegón, aparecían dos libros, uno sobre otro, y encima, unas florecillas sueltas. En un segundo plano, pero sin perder protagonismo, un portalápices con varios bolígrafos de subrayar y una caja de madera pintada a mano, en cuya parte inferior podían leerse unas iniciales conocidas: las de mi marido. Lo sé porque esa caja estuvo tiempo atrás en mis manos. La compramos juntos en un antcuario londinense y yo misma mandé grabar las iniciales. En la última mudanza desapareció para reaparecer en el Twitter de una conocida mujer".

La columna ha sembrado las dudas de la crónica rosa de esRadio. Las periodistas Beatriz Cortázar y Paloma Barrientos apuestan porque se trata de ficción, pero no todos estuvieron de acuerdo en Es la mañana de Federico debido a muchos detalles puntuales revelados en el texto.

"Puede reflejar a millones de personas, ella juega con la literatura. Después de tantos años me sorprendería que esto fuera verdad", argumentó Cortázar. Barrientos, por su parte, navega en la misma dirección: "Yo me juego a que no hay nada detrás. No me lo creo".

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios