Menú

'Gran Hermano' continúa martirizando a Miriam Saavedra entre clamores de tongo

Acusaciones de tongo en redes sociales. GH se cubre de gloria martirizando a Miriam Saavedra en la casa y con los porcentajes. 

Chic
0
Jorge Javier en el Última Hora | Mediaset

Las acusaciones de tongo en Gran Hermano VIP han sido constantes. Hasta el punto de que los espectadores e internautas se han organizado día sí, día también, contra la organización del programa y la labor de Jorge Javier Vázquez.

De nada sirvió la inédita jugada de éste último, entrando en la casa para tratar de redirigir conductas de los concursantes. Las acusaciones de favoritismo, la sospecha de que la organización está tratando de redireccionar el concurso, son la nota constante en esta sexta edición VIP.

El miércoles, los porcentajes de los nominados oscilaron ante la incrédula mirada de los espectadores. El centro del asunto, el antes y el después, una gran discusión entre Ángel Garó y Miriam Saavedra, que para muchos volvió a demostrar cómo la organización permite el descrédito y el acoso a un participante, todo en pos de la victoria de su oponente.

El humorista Ángel Garó comenzó el concurso adoptando un perfil más bien bajo, pero ha pasado al contraataque... habitualmente contra la peruana, objetivo de sus insultos. El comienzo de todo fue un pequeño cruce entre ésta y Mónica Hoyos, enemigas declaradas. Algo que irritó a Garó, que comenzó con su habitual discurso, el de estar por encima de ese tipo de polémicas.

No faltaron referencias racistas al origen y escasa estatura de Miriam, que volvió a denunciar que Garó la había mandado –de nuevo– de vuelta a Perú. "¿Tú quién te crees que eres?", se oyó decir a Saavedra. "¡Tía baja! ¡Eres muy bajuna! ¿Perú se merece a alguien como tú? ¡Sinvergüenza! La chusma esta bajuna...", dijo Garó. La discusión alcanzó cotas realmente desagradables.

miriam-angel-gh.jpg
Miriam Saavedra y Ángel Garó | Telecinco

El asunto cobró fuerza y siguió incluso después del corte publicitario, con el humorista pidiendo al público su propia expulsión, haciendo gala de su habitual victimismo. Su razonamiento, el siguiente: "No quiero enfrentarme a personas conocidas por ganar dinero de espectáculos televisivos".

Mientras todo esto ocurría, y en poco más de una hora, los porcentajes de más votados de cara a la expulsión de este jueves literalmente se invirtieron. En la retransmisión del miércoles, lo que se hace es salvar de la expulsión a dos de los cuatro nominados, los dos con menos porcentaje de votos, dejando al resto (a los dos que más) de cara a la gala del jueves.

Los porcentajes al inicio eran de un 64,9% un 25,3%, un 5,9% y un 3,9. El primero de ellos, el más alto, pertenecía casi sin duda a Ángel Garó, pese a que la organización no desveló los nombres. A lo largo de la emisión, y mientras la discusión tenía lugar, el menos votado, ese 3,9 atribuido por todos a Miriam Saavedra, escaló de una manera sin precedentes.

Miriam se colocó en segundo lugar, amenazando con convertirse en la más votada, y por tanto catapultándose al jueves de expulsión. En apenas unos minutos, la peruana vio cómo su cifra aumentaba más de un 20% pese a la gigantesca bronca racista de Garó. Los seguidores acérrimos de GH, aquellos que realmente presencian el juego en los directos, saben que entre lo que ocurre en éstos y lo que se muestra en las galas, aquello que ve el gran público, hay un abismo. El de la manipulación.

Contrariamente a lo que podría esperarse, Jorge Javier no alivió precisamente la presión sobre Miriam Saavedra, situándola en la zona de peligro, verbalizando la evidente amenaza de la organización... e indicando a la audiencia algo que empieza a resultar un hecho: la dirección de GH VIP manipula los porcentajes a la vista de todos sin importar los insultos racistas proferidos a la víctima de todo, o más bien, premiándolos para que continúen.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios