Menú

El drama familiar de Aurah Ruiz: "El tratamiento de mi hijo cuesta 3.000 euros al día"

La extronista reclama a su ex Jesé Rodríguez que asuma la responsabilidad de luchar contra la enfermedad rara de su hijo. 

0
La extronista reclama a su ex Jesé Rodríguez que asuma la responsabilidad de luchar contra la enfermedad rara de su hijo. 
Aurah Ruiz | Portada revista

Aurah Ruiz concede su entrevista más desgarradora horas después de haber sido expulsada de la casa de Gran Hermano VIP, concurso al que entró para conseguir dinero con el que poder hacer frente a la enfermedad de su hijo. Por primera vez, la concursante relata su dura lucha para salvar la vida de su pequeño, que padece una enfermedad rara. El niño es hijo de Jesé Rodríguez, con el que Aurah mantiene un duro enfrentamiento en los juzgados.

"Mi hijo tiene una enfermedad rara incurable en el nivel más grave. Hay que estar 24 horas pendiente de él, controlando la hipoglucemia. Es nivel a grado neurológico. Hasta los tres años necesitará muchos cuidados. Entré en GH para dar a mi hijo otro tratamiento y buscar algo fuera de España (…) Por día son entre 3.000 euros y 4.000 euros. Me advirtieron que era genético y que podría necesitar muchísimo tiempo de ingreso".

Menos amables son las palabras con las que se refiere al padre de su hijo. "Él tenía locura con el niño y por mí. Cuando me dejó me enteré por mi padre. En Instagram comunicó que ya no estábamos juntos, me humilló públicamente y no lo entiendo (...) Le he pedido lo mínimo, solo para las necesidades vitales. Dada la enfermedad de mi hijo, también buscaba no arruinar a mi familia. Mi padre se ha gastado 20.000 euros. Los aparatos que necesita mi hijo no son baratos y no están subvencionados. (…) Aún tenemos pendiente un juicio por injurias y calumnias. Es mi verdad y la voy a llevar hasta el final".

Sobre su relación anterior a Jesé, en la que asegura que fue víctima de malos tratos, Aurah confiesa que "aguantó cosas que no tendría que haber aguantado". "Durante un año fue a más, muchísimo más. Empezó con un empujón, me pidió perdón, pero siguió hasta que me escapé. Hubo una orden de alejamiento de casi dos años. Estaba en muy malas condiciones, en 46 kilos y físicamente muy mal, casi sin pelo".

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot