Menú

La misteriosa aparición de Katerina Tikhonova, hija de Putin, en la televisión rusa

Putin siempre ha mantenido a sus hijas alejadas de la atención pública. Por eso llama la atención la aparición a lo grande de Katerina. 

Chic
0
Katerina, en la televisión | Archivo

La vida privada de Vladimir Putin está llena de secretos. Incluyendo a todas las personas que le rodean, y especialmente sus hijas, de las que apenas se tienen imágenes. La aparición por sorpresa de una de ellas, Katerina, en la televisión pública rusa (acreditada además como científica especialista) resulta por ello doblemente sorprendente.

Fue el pasado 6 de diciembre. Katerina Tikhonova, la menor de las dos hijas de Putin (la otra es María, que también se formó en la escuela alemana de Moscú) aparecía acreditada como directora de un instituto científico dedicado a investigar y desarrollar dispositivos para leer ondas cerebrales. Y con el apellido de su abuela, Tikhonova, no el de Putin.

Ambas hermanas se han formado en el país y no han salido nunca a estudiar al extranjero, como podría esperarse de las hijas de un alto mandatario. Se llevan solo un año: María nació en 1985 y Katerina en 1986, y ambas saben hasta tres idiomas europeos y otros tantos orientales. Katerina tiene al menos otra faceta de relumbrón al margen de la científica: es una consumada bailarina que quedó quinta en el mundial de baile de Suiza en 2013. María, por su parte, eligió otra rama, los estudios orientales, e incluso se la ha relacionado con un importante mando militar coreano.

hqdefault.jpg

La oscuridad en torno a María es máxima, pero de Katerina se sabe algo más: un estudio de la agencia de noticias Reuters señaló que trabajaba en el grupo multimedia RBC y mantenía un puesto en la Universidad Estatal de Moscú como gestora de Innopraktika, programa ligado al desarrollo tecnológico. Su sueldo anual, de más de 110.000 euros.

El tabloide británico The Sun señala otro dato: su divorcio del millonario Kirill Shamalov, que habría perdido una parte sustancial de su fortuna. El motivo, unas imágenes del marido (con el que contrajo matrimonio en 2013) con la modelo rusa Zhana Volkova. Tras la publicación de las fotografías, Shamalov empezó "misteriosamente" a perder participaciones y activos en múltiples empresas rusas.

La aparición de Katerina en la televisión pública del país no es, por tanto, ninguna tontería. El reportaje señalaba a Tikhonova como una verdadera autoridad en neurociencia, e incluso una líder nata en el campo de la investigación rusa: leer ondas cerebrales. ¿Acaso tiene el presidente planes especiales para su hija menor?

Existen hipótesis al respecto. ¿Intento presidencial ruso de suavizar la imagen de Putin en tiempos polémicos? ¿Inicio de un nuevo ciclo en comunicación del líder del país? ¿O simple adulación de la hija del presidente, a quien nunca ha reconocido como tal?

Lo cierto es que la familia de Putin no es conocida en Rusia a un nivel público. No protagonizan actos, no acuden a inauguraciones, apenas se sabe algo de ellos. Solo puntualmente, y de la mano del propio presidente, la opinión pública ha podido conocer que, por ejemplo, el mandatario fue recientemente abuelo.

Su esposa fue, durante muchos años, Liudmila Alexandrovna, desapareció de escena tras llegar al Kremlin y su nombre solo volvió a surgir cuando, hace un lustro, se informó de su separación después de treinta años de matrimonio. A partir de ahí, de nuevo secretismo sobre la vida privada de Putin y también sobre la de su familia: sí se sabe que los romances de Putin han sido constantes: con la gimnasta Alina Kabaeva, Wendy Deng (exmujer de Rupert Murdoch) y hasta alguna modelo de Playboy como Alisa Kharcheva.

Los medios especulan ahora sobre los posibles planes de Putin para su hija Katerina, en un momento comprometido para el mandatario en política nacional. ¿Quién mejor para suceder, o acompañar, a Putin en un nuevo ciclo política que otra Putin, esta vez más joven y, además, mujer?

Un posible paso adelante del presidente podría ser incorporar a su familia a la vida mediática rusa, y así aportar un simulacro de transparencia que aplaque las críticas. Reducir la tensión y mejorar la posición de Putin en las encuestas, donde aparece ciertamente debilitado, tal y como publica el NY Times.

Putin podría haber cambiado de idea respecto a su familia, y el dejar de ocultarlos una maniobra política para continuar. Ya no son un peligro para su imagen, sino su salvación.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios