Menú

Frank Cuesta: "Yo no odio a los animalistas, odio a los gilipollas"

Frank Cuesta presentó la nueva temporada de Wild Frank en El Hormiguero.

Chic
0
Frank en El Hormiguero | Atresmedia

Frank Cuesta acudió el jueves a El Hormiguero para presentar la nueva temporada de Wild Frank, que se estrena este domingo en DMAX. Allí Frank trató de nuevo la trágica situación de Yuyee, encarcelada todavía en Tailandia, así como otros temas como el maltrato animal y el peligro físico que él mismo corre ejerciendo su trabajo.

"Vaya, que entusiasmo me llevas", dijo Pablo Motos, aparentemente decepcionado por la entrada de Frank, que a diferencia de la mayoría de invitados, no bailó junto a Motos antes de sentarse en la mesa. Frank contestó entonces con su sinceridad habitual, reconociendo que "bueno, hoy sí quería venir". Se refería el presentador y extenista a la anterior ocasión que pasó por el programa, cosa que hizo por obligación con su cadena. "La primera vez que estuve no quería, pero me obligaron los de Discovery. No me verás en muchos platós, pero aquí sí que vengo. La televisión es muy cabrona y hay gente que siempre busca cosas. Por eso no voy a ningún sitio, solo aquí", explicó, reconociendo a continuación que "este señor [por Pablo Motos] es el único que me dijo si necesitas una hora de televisión yo te la doy".

Frank actualizó de nuevo estado de Yuyee, encarcelada injustamente por el régimen tailandés. "Físicamente está bien, y psicológicamente tiene que aguantar un pelín más. Cuando salga, nos casaremos ese mismo día para venir a España. Y luego no sé, supongo que nos divorciaremos", dijo, añadiendo nuevos matices de esperanza, ya que Tailandia encara ahora elecciones y "va a haber democracia". Frank, de todas formas, sigue levantándose a las 3:30 de la madrugada todos los días y hacer "210 kilómetros para llevarla comida".

Frank, además, abordó el tema de los toros, y reincidió en algo que ya ha expresado en otras ocasiones: está en contra de la fiesta, pero no los prohibiría. "Los toros se van a acabar cuando la gente deje de ir a verlos y creo que ese momento llegará", manifestó convencido. "Prohibir algo así es horrible. Además, los toreros no son asesinos, son personas", añadió.

Frank también habló de los animalistas, o más bien, de los radicales que hay en redes sociales y que le atacan de continuo. Y matizó aún más su postura. "No es que no me caigan bien. Yo creo que el animalismo es algo que ha nacido en las ciudades", explicó, asegurando que los ecologistas entienden y estudian la naturaleza. Incluso los animalistas "hacen muy buen trabajo en muchas partes pero a veces te encuentras extremistas que son los que hacen más ruido". Frank los distinguió de los demás, dejando caer que él "no odia a los animalistas, odia a los gilipollas", y que la mayoría de los demás son en realidad "gente sensata" con las que puede compartir o no posturas.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios