Menú

El poco agradecido pasado de Ana Duato antes de 'Cuéntame'

Ana Duato ya acumulaba una importante vida y obra antes de Cuéntame.

0
Ana Duato ya acumulaba una importante vida y obra antes de Cuéntame.
Con Miguel Bernardeau en unas vacaciones en Ibiza | Gtres

Con el nuevo año, el pasado jueves día 2, volvió a programarse la serie Cuéntame, inaugurando su vigésima temporada en antena, lo que la convierte en la más longeva. Sus protagonistas, el matrimonio Alcántara, están pendientes de la firma con la que emprendan el proceso hacia el divorcio. El actor que encarna al marido, Imanol Arias, ya ha pasado por el trance de separación en dos ocasiones de su vida, no así su compañera en la ficción televisiva, Ana Duato, felizmente casada desde hace treinta años. Si la trayectoria artística del galán nacido en Riaño y recriado en el País Vasco es dilatada y bien conocida, en cambio se sabe poco de los primeros pasos profesionales de ella, y apenas nada de su vida íntima.

Ana Consuelo Duato Boix nació en Valencia en junio de 1968. Su primer apellido ya sonaba en el mundo de la farándula, no por ella sino gracias a un primo suyo, el bailarín y coreógrafo Nacho Duato. La popularidad que justamente disfruta ella procede de la serie Cuéntame. Tantos años de emisión semanal tienen la culpa. Pero ella ha demostrado encajar desde los primeros capítulos en el personaje de Mercedes Fernández López, ama de casa, esposa y madre enamorada y responsable, símbolo de millones de mujeres de su generación desde los tiempos de la posguerra hasta el presente, aunque ya se haya ido adaptando hace tiempo a los cambios de la propia sociedad española. Ahora bien: si los telespectadores la tienen idealizada en cierto modo, y en ningún momento ese arquetipo femenino se ha dejado llevar por la frivolidad, en el itinerario cinematográfico de la actriz que lo representa existen una imágenes del pasado que hoy pudieran chocar con la mentalidad de parte de esos telespectadores de Cuéntame.

ana-duato-cuentame-reparto.jpg
El reparto de la última temporada de Cuéntame | Gtres

Y nos estamos refiriendo a su debut cinematográfico y a posteriores presencias ante las cámaras mostrándose completamente desnuda o, parcialmente. Claro está que en su día pudieron pasar inadvertidas para quienes las contemplaran en los cines, cuando era completamente desconocida. Transcurría el año 1987 cuando el director Basilio Martín Patino la dirigió en una especie de docudrama, o documental sobre Madrid donde se insertaban escenas de una pareja propias de una comedia. Eran las de un fotógrafo interesado en captar monumentos y rincones de la capital española que en breve historia se relaciona con una joven que interpretaba Ana Duato, debutante entonces en nuestras pantallas. Allí aparecía en "top- less", encamada con el extranjero en cuestión, mostrando su cuerpo desnudo.

Dudo que en las críticas se la mencionara pues su intervención resultó episódica. En adelante, aun considerada una de las muchas actrices en busca de un papelito, sin saborear aún trabajos de más entidad, la valenciana rodó a las órdenes del catalán Francesc Bellmunt Un negro con saxo, en donde hubo otra vez que desvestirse. Peor le fue en otra ocasión cinematográfica cuando unos pandilleros la violaban en plena calle, escena que interpretó con la mayor verosimilitud. En cambio en un capítulo de la serie Colegio Mayor le adjudicaron un personaje más lucido, que le permitió ensayar su vena más desinhibida, tratando de seducir a un estudiante en la habitación de éste, incorporado tímidamente por Jorge Sanz; secuencia en la que era preciso verla con la camisa desabrochada y a punto de quitarse el sostén. Luego, en otra serie, Villarriba y Villabajo, las cámaras presentaban a Ana Duato saliendo de la ducha y enseñando el trasero, sorprendida por la presencia de dos tipos, a los que no esperaba en su dormitorio, con una toalla entre las manos para cubrirse sus partes pudendas. Aunque lo anterior queda empalidecido por la escena más sensual de cuantas le han filmado a Ana Duato de carácter erótico, completamente en cueros, en la que aparecía frontalmente de tal guisa, como veinte años atrás más o menos había escandalizado a no pocos espectadores, entonces protagonizada por María José Cantudo en La trastienda. El filme donde Ana Duato accedió de esa manera, con su escultural anatomía, fue Adosados, que Mario Camus dirigió en 1995. En la secuencia, el personaje de la actriz se disponía a meterse en la cama junto al actor al que le correspondía ese cometido, el murciano Antonio Valero. Se da la circunstancia de que Valero permaneció en la serie Cuéntame durante algunos capítulos, como director teatral de una compañía en la que figuraba una primeriza actriz, hija precisamente del matrimonio Alcántara. Por cierto que este galán tuvo problemas personales y el productor de la serie, marido a la sazón de Ana Duato, prescindió de él.

Aquel rodaje de Adosados fue el último en el que Ana Duato aceptó despelotarse. Ya anteriormente había conocido a Imanol Arias en 1989 en Brigada Central, con quien hizo buenas migas. Se reencontraron en otra serie rodada en 1998, Querido maestro, que interesó poco a la audiencia. Pero que sirvió para reforzar aún más la buena amistad y admiración que mutuamente se han tenido siempre, sin rozar lo más mínimo el terreno sentimental. Se han visto obligados por los guiones de Cuéntame a mostrarse muy cariñosos, entre besos, abrazos, arrumacos de todo tipo, pero sin que ello pudiera sugerir lo más mínimo que en la vida real hayan imitado gestos parecidos. "Somos como hermanos –declara ella– y no olvido que en la época que yo empezaba él era ya una estrella". Lo curioso es que cuando al fin Televisión Española se decidió a emitir Cuéntame, después de que la productora tanteara otras cadenas que rechazaron el proyecto, la actriz que iba en principio a interpretar a Merche, no era Ana Duato. A ésta le habían adjudicado un papel de mucho menor recorrido, el de Paquita, su sobrina según los guiones. Fue el propio Imanol Arias y algún otro quienes persuadieron al esposo de la actriz, responsable del invento, para que ese personaje protagonista lo defendiera Ana. Y vistos los resultados, no creemos que ninguna otra colega lo pudiera haber hecho mejor: Ana Duato es Mercedes.

ana-duato17.jpg
Ana Duato como Mercedes | Archivo

Con su naturalidad, excelente dicción, muy atractiva, llena de empatía con el espectador, simpática a más no poder, resultando que la admiran tanto los hombres como las mujeres. Ha logrado en estas veinte temporadas de Cuéntame probablemente la mejor interpretación de su vida. Habría que verla también en alguna función teatral o en una película importante.

Fue en 1989 cuando Ana Duato contrajo matrimonio con el albaceteño Miguel Ángel Bernardeau. Quizás por la circunstancia de su nacimiento, a la que hemos de añadir que, Ladrón de Guevara, uno de los principales guionistas al principio de la serie también es manchego, de Tobarra, la pareja protagonista de Cuéntame, esto es los Alcántara, aparecen como naturales de Sagrillas, nombre ficticio pero que sitúan en la provincia de la capital manchega, cerca de la mencionada Tobarra. Las cámaras nunca se han desplazado en las secuencias de exteriores a pueblo alguno de esa provincia, sino que eligieron el de Arahuetes, en la de Segovia, al lado de Pedraza.

Miguel Ángel y Ana Duato han llevado una vida discreta, ajenos a todo tipo de fiestas sociales. Rara vez se les ha fotografiado juntos. Siempre ha estado él en un segundo plano. Tienen dos hijos, Miguel y María. El varón, de veintitrés años, es actor y está muy enamorado de su pareja, la cantante Aitana. Los Bernardeau han ganado mucho dinero con Cuéntame. Se han enriquecido. Y por "descuidos" a la hora de cumplir sus compromisos con Hacienda el matrimonio fue investigado judicialmente. Tras su procesamiento en la Audiencia Nacional, acusados de una presunta comisión de fraude fiscal y blanqueo de capitales, regularizaron su situación, desembolsando una importante cantidad más la multa correspondiente, caso que también alcanzó a Imanol Arias. De esto ha transcurrido ya algo más de medio año, Cuéntame ha seguido grabándose y emitiéndose, lo que supone para Ana Duato y su marido más suculentos ingresos en sus cuentas corrientes.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios