Menú

Harry y Meghan censuran a cuatro periódicos británicos

Daily Mail, Express, Mirror y The Sun han recibido una carta en la que los duques de Sussex confirman que no atenderán más sus llamadas.

0
Daily Mail, Express, Mirror y The Sun han recibido una carta en la que los duques de Sussex confirman que no atenderán más sus llamadas.
Harry y Meghan Markle | Gtres

"'Ya no hablamos contigo'": mientras miles de personas mueren y Gran Bretaña lucha por su vida económica, el príncipe Harry y Meghan Markle, que viven en Los Ángeles, anuncian que no tratarán con los periódicos más populares del país". Así se pronuncia este lunes Daily Mail sobre una contundente carta en la que el matrimonio rechaza cualquier tipo de relación con este tabloide además de Express, Mirror y The Sun.

Los que fueran duques de Sussex anuncian que no habrá colaboración con los tabloides ni atenderán las llamadas de sus periodistas para contrastar informaciones ya que según el matrimonio, publican noticias aun cuando "saben que están distorsionadas, son falsas o invasivas más allá de lo razonable".

En la misiva, reproducida al final de este párrafo, Meghan y Harry aseguran que no tratan de censurar a los medios, que pueden hablar de ellos para lo bueno y para lo malo, sino terminar con las noticias que se basan en la mentira y que les utilizan "como moneda para una economía de clickbait y distorsión".

A medida que el duque y la duquesa de Sussex van instalándose en el próximo capítulo de sus vidas y ya no reciben ningún apoyo financiado con fondos públicos, escribimos para establecer una nueva política de relaciones con los medios, específicamente en lo que respecta a su organización.

Al igual que ustedes, el duque y la duquesa de Sussex creen que una prensa libre es la piedra angular de cualquier democracia, especialmente en momentos de crisis. En el mejor de los casos, esta prensa gratuita arroja luz sobre lugares oscuros, contando historias que de otro modo no se contarían, defendiendo lo que es correcto, desafiando al poder y responsabilizando a quienes abusan del sistema.

Se dice que la primera obligación del periodismo es decir la verdad y el duque y la duquesa de Sussex están totalmente de acuerdo. Es muy preocupante que una parte influyente de los medios, durante muchos años, haya tratado de evitar asumir la responsabilidad de lo que dicen o imprimen, incluso cuando saben que está distorsionado, es falso o invasivo más allá de lo razonable. Cuando el poder se disfruta sin responsabilidad, la confianza que todos depositamos en esta industria tan necesaria se degrada.

Esta forma de hacer negocios tiene un coste humano real y afecta a todos los rincones de la sociedad. El duque y la duquesa de Sussex han visto a personas que conocen, así como a completos desconocidos, ver sus vidas destrozadas sin ninguna razón, aparte del hecho de que los chismes salaces aumentan los ingresos publicitarios.

Dicho esto, tengan en cuenta que el duque y la duquesa de Sussex no se involucrarán con la publicación de estos periódicos. No habrá corroboración, sino cero compromiso. Esta es también una política que se va a instalar para su equipo de comunicaciones, con el fin de proteger a ese equipo del lado de la industria que los lectores nunca ven.

Esta política no trata de evitar las críticas. No se trata de cerrar una conversación pública o censurar. Los medios tienen todo el derecho de informar sobre el duque y la duquesa de Sussex, bueno o malo. Pero no puede basarse en una mentira. También queremos ser muy claros: esto no es, de ninguna manera, una política general para todos los medios.

El duque y la duquesa de Sussex están ansiosos por trabajar con periodistas y organizaciones de medios de todo el mundo, comprometiéndose con los grassroot media (aquellos medios producidos desde abajo gracias a la aportación de usuarios), los medios regionales y locales, y los periodistas jóvenes y prometedores, para resaltar problemas y causas que necesitan reconocimiento desesperadamente. Esperan hacer todo lo posible para darle más oportunidades a voces más diversas y menos representadas, que se necesitan ahora más que nunca.

Lo que no harán los duques es ofrecerse como moneda para una economía de 'clickbait' y distorsión.

Nos alienta que este nuevo enfoque sea escuchado y respetado.

El matrimonio —que todavía se refiere a sí mismo como duques de Sussex a pesar de su divorcio de la Casa Real británica— abandonó Londres para instalarse en Los Ángeles en medio de la polémica y las críticas de la prensa por la financiación de su seguridad privada. Desde hace un par de años han dejado clara su postura con respecto a ciertos medios de comunicación, por lo que la carta solo es una confirmación clara de la ruptura.

Harry y Meghan se han vuelto muy selectivos con según qué prensa. Para su última reunión en Buckingham Palace antes de marcharse a Estados Unidos, la pareja invitó a un reducido grupo de periodistas que ellos mismos escogieron, entre ellos The Telegraph, a quien sí confirmaron la información y el nombre de su nueva fundación, Archewell. Además, este mismo lunes Meghan concedió una entrevista al programa Good Morning America que varios medios ya han calificado de "anuncio publicitario" sobre el documental Elephant, al que ella misma ha puesto voz.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios