Menú

Susana Molina confiesa que estuvo en busca y captura durante varios años

La ganadora de Gran Hermano 14 y concursante de La isla de las tentaciones ha contado una de las experiencias más "surrealistas" de su vida.

0
La ganadora de Gran Hermano 14 y concursante de La isla de las tentaciones ha contado una de las experiencias más "surrealistas" de su vida.
Susana Molina | Instagram

Susana Molina, ganadora de Gran Hermano 14 y concursante de La isla de las tentaciones, cuenta con un canal de vídeos en Mtmad, donde narra su día a día y desvela todos sus secretos a sus seguidores. En su última publicación ha relatado una de las experiencias más "surrealistas" de su vida: estuvo en busca y captura por la policía durante varios años. Una anécdota que inicialmente se tomó con humor pero que, con el tiempo, se convirtió en un problema para ella y su círculo más cercano.

Según explicó, tras su salida de Gran Hermano hacía reuniones con sus seguidores en una serie de eventos que organizaba una persona que tenía contratada. El problema llegó cuando la relación con sus seguidores se estrechó y empezaron a sospechar que este organizador les estaba estafando dinero, algo que se confirmó tiempo después. Cuando la persona en cuestión organizó una fiesta de Nochevieja a la que acudió Susana junto a sus amigas, la ex gran hermana comprobó que había sigo engañada con el precio de las entradas lo que derivó en una acalorada discusión con el presunto estafador.

Decidió abandonar el lugar y pasar la última noche del año en otro lugar y el supuesto estafador acudió a la policía para denunciarla: "Me llegó un parte de lesiones y decía que yo era la culpable de una agresión que se produjo esa noche. Todos mis amigos nos reíamos porque no nos cabía en la cabeza, había testigos y era todo mentira". Tiempo después y tras infinidad de problemas por localizarla, finalmente se llegó a contactar con ella y pudo acudir al juicio con este hombre. Un proceso judicial del que salió victoriosa.

Sin embargo, por algún tipo de error durante el proceso, esa busca y captura, que se inició antes del juicio, siguió activa tras el mismo: "Yo volvía de fiesta en unas vacaciones, llamaron a la puerta del hotel (...) abrí y me encontré con dos policías preguntando por mí (...) me contaron que estaba en busca y captura y me tranquilizaron diciéndome que, como no se me podía localizar, cuando supieron que estaba en el hotel acudieron", explicó. Una situación que se había repetido en varias ocasiones a lo largo de estos años en albergues y hoteles que ha visitado. "Afortunadamente ya ha sido subsanado por parte de las autoridades".

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios