Menú

La extrema discreción de Belén Cuesta y Tamar Novas

Belén Cuesta ha sido camarera con Los Javis. Tiene pareja desde hace ocho años.

0
Belén Cuesta ha sido camarera con Los Javis. Tiene pareja desde hace ocho años.
Belén Cuesta | Gtres

Satisfactoria es la carrera artística de Belén Cuesta, malagueña de treinta y seis años que en el último decenio ha ído solventando dificultades hasta convertirse en una de las actrices más reconocidas de nuestro cine y televisión. Cuesta une un especial talento, suficiente atractivo, gracia, decisión para ir subiendo escalones, ganar un Goya por una estupenda película, La trinchera infinita, destacar en la serie de televisión Paquita Salas y sentirse, en su vida personal, muy agraciada junto a su compañero, el gallego Tamar Novas, a quien conoció en 2012. Continúan juntos, han pasado los primeros meses de pandemia en la misma casa, pero confiesan no tener prisa alguna por casarse: "Vivimos bien así como estamos".

Belén Cuesta no es una chica guapa con ganas de ser portada de revistas y vivir del cuento. "Se lo ha currado" bien, porque siguió unos cursos de Arte Dramático en la Escuela Superior de Málaga. Dado que no encontraba una oportunidad como actriz, tuvo que trabajar, por ejemplo, en Port Aventura, como animadora para los pequeños visitantes de ese concurrido parque infantil. Luego se plantó en Madrid. Había que comer y pagarse donde dormir. Aceptó ser camarera de un local del barrio de Chueca. Allí, tras la barra, conoció a Javier Ambrossi y a Javier Calvo. Encuentro feliz, pues se hicieron amigos, compartieron sueños artísticos y el dúo juvenil le proporcionó a Belén el personaje de sor Milagros, (que le permitió abandonar el bar de copas) con el que debutó en una obrita titulada La llamada. Los Javis eran sus autores y llenaron varias semanas la sala principal del madrileño teatro Lara. Fue el principio no sólo de una buena amistad, como se decía al final de Casablanca, sino el inicio de otro proyecto ya más ambicioso en televisión: la serie Paquita Salas. Belén Cuesta se convirtió por obra y gracia de esos dos muchachos, muy requeridos en la actualidad como guionistas y creativos, en "Magüi", la ayudante de la protagonista ya citada.

Luego vendrían las películas, como la ya citada al principio. Desde La trinchera infinita le han llovido contratos y premios. Y un gran amor: Tamar Novas, un compostelano descubierto por el desaparecido José Luis Cuerda para su preciosa historia La lengua de las mariposas. Su biografía profesional incluye, entre otros títulos notables, Mar adentro, Los abrazos rotos y en la pequeña pantalla 7 vidas y El Ministerio del tiempo.

belen-cuesta-tamar-novas.jpg
Con Tamar Novas | Gtres

Belén y Tamar son dos actores de la última hornada situados en un lugar relevante. Discretos en su vida personal, que aunque perseguidos por los fotógrafos, nunca se enfadan con ellos. Eso sí: procuran no aparecer cogiditos de la mano. Se esperan nuevos estrenos de la pareja. Más capítulos de La casa de papel donde intervino ella en el papel de Julia, "la ahijada de "Moscú", antes de la pandemia y una serie para Netflix pendiente de estreno, El desorden que dejé. También firmó un contrato como "La chica del año" para la firma Tampax. Ella ha manifestado que aceptó ser modelo publicitaria de ese artículo para poder ser útil a las jovencitas que tienen dudas de cómo usarlo.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios