Menú

Whitney Houston murió devorada por las drogas de su exmarido

Tras catorce años de vida marital con el impresentable Bobby Brown, comenzó la verdadera cuesta abajo de Whitney Houston.

0
Tras catorce años de vida marital con el impresentable Bobby Brown, comenzó la verdadera cuesta abajo de Whitney Houston.
Whitney Houston | Cordon Press

Whitney Houston habría cumplido cincuenta y siete años este 9 de agosto, de no haber sucumbido a base de sus adicciones el 12 de febrero de 2012, cuando sólo contaba cuarenta y ocho. Era la más grande cantante de soul, R&B y gospel, si nos atenemos a que el reinado de Aretha Franklin ya estaba decayendo, víctima de un cáncer de páncreas que acabó con ella. Aún hoy, creemos que nadie ha superado las extraordinarias condiciones vocales de Whitney, pero ella misma se acercó a aquel infierno que la mató. Inducida desde luego por su ex-marido, que la alentó a que probara la cocaína. Y ella no tuvo fuerza de voluntad para rehabilitarse, en un proceso paulatino que la llevó a la muerte en trágicas circunstancias, algunas de ellas no aclaradas entonces, que pasamos a relatar.

Provenía Whitney Houston de una familia muy religiosa, que asistía a cuantos oficios se celebraban en su comunidad, cantando gospel. Era prima de otra popular intérprete de color, Dionne Warwick. Su popularidad se disparó a finales de la década de los 80, llegando a vender ciento setenta millones de discos. Cierto es que no en todos ellos incorporaba los sonidos del soul, pues la aconsejaron que, para ganar mucho dinero, debía tener un repertorio más comercial. Fue entonces cuando desarrolló buena parte de su repertorio en las coordenadas del pop; eso sí, mostrando su extraordinaria voz cuyo eco traspasó los Estados Unidos. Era una diva internacional.

Pero su biografía amorosa resultaría un tormentoso vía crucis cuando se cruzó en su vida Bobby Brown, un fracasado cantante rapero con un historial penoso que lo había llevado a la cárcel en varias ocasiones. Tenía varias mujeres, con hijos a quienes hacía caso omiso. Y Whitney no supo ver que la llevaría al mundo de la drogada. Contaban que era un superdotado en la cama, y tal vez esa condición encandiló a la estrella.

bobby-brown-whitney-houston.jpg
Bobby Brown, Whitney y su hija | Cordon Press

Cuando se estrenó El guardaespaldas, de la que ella era protagonista junto a Kevin Costner en 1992, Whitney Houston se encontraba en el cénit de su carrera. El argumento de la película tenía algo que ver con cuanto le sucedió a ella misma al comienzo de su descenso al peligroso mundo de las drogas. Sin ser un filme de gran calidad, proporcionó a Whitney buenos réditos, al punto que, sin tomarse muy en serio como actriz, rodó otras películas, desde luego sin el mismo éxito. Lo suyo era evidentemente cantar y es lo que continuó haciendo. Como anécdota, grabó un dueto con Enrique Iglesias: "Could I have this kiss forever".

Con la entrada en el nuevo siglo XXI el calvario de Whitney Houston no hizo nada más que ir avanzando. Tras catorce años de vida marital con el impresentable Bobby Brown, con quien había tenido una hija, Bobby Cristina, se divorciaron. Pero a pesar de su alejamiento del hombre causante de sus vicios, Whitney siguió precisando del consumo de marihuana, cocaína, heroína esnifada, "crack", que tomaba incesantemente combinando tan alucinante cóctel con bebidas alcohólicas. No es extraño que la cantante se desvaneciera a menudo, no cumpliera sus compromisos artísticos, y hasta en una entrega de los Óscar tuviera que ser relegada para actuar, al hallarse manifiestamente en estado casi comatoso.

Triste era para sus allegados verla en un cochazo conducido desde luego por su chófer camino de algunos arrabales, donde encontraba la cocaína que ansiaba consumir. Tenía un vendedor exclusivo en Los Ángeles, quien se acercaba a ella, cuando se encontraba en algún evento, pretextando que le firmara un autógrafo. Extendía hasta una de sus manos un bolígrafo, ella simulaba complacer al supuestamente desconocido, quien en realidad le suministraba droga alojada en aquel utensilio de escribir.

whitney-houston-2005.jpg
Muy desmejorada, en el año 2005 | Cordon Press

La prensa norteamericana ya daba cuenta de los escándalos de Whitney Houston. Cuando actuaba, evidentemente su voz no era la misma, se había ido desgastando. Y en su rostro atractivo de ayer quedaban señaladas las huellas de la droga. En vísperas de su muerte estaba alojada en el hotel Beverly Hills para asistir a la entrega de los premios Grammy. Su hija Cristina quiso ayudarla cuando la vio entonces por última vez. Imposible deseo. El 11 de febrero de 2012 fue encontrada muerta en la bañera de su cuarto de baño. Se golpeó y luego se ahogó. Antes del óbito, los médicos concluyeron su informe: había tomado una elevada dosis de cocaína. Para miles y miles de sus admiradores, sobre todo en los Estados Unidos y en las comunidades negras, la leyenda de Whitney Houston es intocable.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios