Menú

Jordi Sánchez cuenta en esRadio sus "alucinaciones de UCI" durante el coronavirus

El actor Jordi Sánchez habló de su libro Nadie es normal en esRadio y explicó su experiencia cercana a la muerte con la covid.

0
Hablemos con Ayanta: Con Jordi Sánchez Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El actor Jordi Sánchez habló de su libro Nadie es normal en esRadio y explicó su experiencia cercana a la muerte con la covid.
Jordi Sánchez. | Gtres

El actor Jordi Sánchez ha estado en Es la mañana de Federico para presentar su libro publicado por la editorial Planeta, Nadie es normal. Un volumen cuya salida estaba ya prevista antes de que Sánchez contrajera el coronavirus, enfermedad que le mantuvo en el hospital durante varias semanas en estado grave.

Afortunadamente, todo ha pasado y Sánchez asegura no pertenecer al grupo de pacientes que sufre secuelas. "Ya ha pasado un tiempito desde que salí, llevo unos meses en casa", dijo en esRadio.

"En cuanto salí me comí unos arroces", dijo con sentido del humor. "Espero no ser de ese grupo que va para atrás. Me recuperé rápido, empecé a caminar en una semana. No podía ni escribir, enseguida me recuperé y no tengo ninguna secuela de momento. Quería estar hasta septiembre en casa pero me estaba poniendo nervioso de no trabajar y he hecho una película. He podido estar en un rodaje un montón de horas" dijo satisfecho.

Las secuelas, en ocasiones, no son tanto físicas como psicológicas. Sánchez relató la peculiar experiencia que sufrió estando enfermo y también durante los primeros días en casa, no particularmente agradable. "Me costaba mucho dormir la primera semana porque tenia alucinaciones de UCI, que te crees que han pasado de verdad. Creí que mi hijo había muerto y estaba convencido cuando me desperté que fue así. Y muchas otras cosas. Me angustiaba mucho dormirme y volver a empezar ese bucle horrible. Pero me duró tes o cuatro días".

No obstante, incluso en esa trágica situación hay espacio para interpretaciones humorísticas. "También hubo alguna confusión graciosa: me creí un día que estaba en un Inocente, inocente y me enfadé con la doctora, le dije que por qué aprovechaban estas situaciones para grabarnos. Ella estaba acostumbrada y no me hizo ni caso. Un día que una doctora bromeaba até cabos absurdos y creí que me están grabando. Luego me dijeron que ese estado de confusión es normal".

El libro, una colección de relatos y pequeños cuentos a vuelapluma que abordan situaciones vitales cotidianas "siempre desde el humor", tiene la particularidad de acabar con una esquela, la suya propia, ironía en la que el propio Jordi pensó cuando iba a ser intubado. Sobre el libro, contó en esRadio que le "sigue gustando" tras releerlo.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot