Menú

Rocío Carrasco acapara foco en su concierto "feminista" para despreciar a su familia: "Que hubieran pagado la entrada"

Rocío Carrasco no se resistió a salir y dedicó desde el Wizink unas palabras de desprecio a los Mohedano.

Rocío Carrasco no se resistió a salir y dedicó desde el Wizink unas palabras de desprecio a los Mohedano.
Rocío Carrasco. | Gtres

'Mujeres cantan a Rocío Jurado', el concierto feminista enmascarado de homenaje a 'La más grande', ha sido toda una reivindicación de las consignas habituales y en el que Rocío Carrasco no ha podido resistirse a intervenir. Rodeada de algunas de las voces más grandes de nuestro país - como Lorena Gómez, Pastora Soler, Edurne, Sole Giménez o Tanxugueiras - Rociíto, una vez ha visto limitadas sus apariciones en Telecinco, ha aprovechado el acto para manifestarse.

Un concierto que comenzó con Yolanda Ramos, presentadora del evento y amiga de Rociíto, dedicando unas potentes palabras mirando directamente la imagen de Rocío Jurado que en ese momento se proyectaba en el escenario: "Tu hija está bien, se ha tatuado unas alas en la espalda y en el alma. Es libre, quédate tranquila que es libre. Nos ha contado tanto, nos ha enseñado palabras nuevas como la violencia vicaria". "La violencia vicaria es cuando viene un cobarde, y como sabe que ya no le perteneces, va a por tus hijos y les roba el alma. El asesino no te quiere ver muerta, quiere que llores más, todavía más y, entonces, verlo él", añadía, en clara referencia a Antonio David Flores, momento en el que el estadio se vino abajo para recibir, en medio de una gran ovación, a Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco no perdió la ocasión de hacer referencias veladas a su familia, los Mohedano, a quienes -al igual que a sus hijos David y Rocío Flores- no ha invitado al concierto. "Quien quiera venir, que venga, que la entrada está a la venta para todo el mundo", dijo con displicencia. "Que hubieran pagado la entrada para la fundación Ana Bella", añadió, con un dardo con el que ha dejado claro que en ningún momento se le pasó por la cabeza invitarlos.

mercedes-mila-rocio-carrasco-isabel-jimenez.jpg
Isabel Jiménez, Rocío Carrasco y Mercedes Milá. | Gtres

Conteniendo la emoción a duras penas, la hija de Rocío Jurado dedicó un palabras a su madre por los valores que le transmitió sobre el feminismo y que ahora, más que nunca, recuerda: "Quería contaros que yo, la lucha por la igualdad, la viví y la mamé desde pequeña, desde muy pequeña, porque ella me la enseñó". "Me enseñó a no tener que depender de nadie, me enseñó a que una no se tiene que subyugar y que una no se tiene que someter, ni ante nada ni ante nadie. Ella alzó la voz y no se enarboló en ninguna bandera", confesaba, visiblemente emocionada, antes de sincerarse y hablar de los "muchísimos errores" que cometió "desde el punto de vista de una adolescente".

"Hoy soy una mujer y se que ella me advirtió y sé que ella tenía razón", ha añadido, contando las poderosas palabras que siempre le decía Rocío Jurado: "Siempre me daba un beso en la frente, se inclinaba y me decía 'Ro, mi vida, nadie es más que nadie pero nunca dejes que nadie te ponga el pie en el cuello' y de eso se trata".

Para terminar su discurso, unas emocionantes palabras dirigidas a su madre con las que, sin poder contener las lágrimas, puso la piel de gallina a todos los presentes: "Ahora me vais a permitir que le diga a ella: te echo mucho de menos y que en este año me han pasado cosas que me hubiese gustado poder compartir contigo. Me hubiese gustado poder tenerte a mi lado ese día que me enfundé un traje fucsia, me hubiese encantado. Me hubiese encantado que estuvieras conmigo cuando muchos políticos de este país, sin importar idea ni color, hablaban de mí y de mujeres como yo. Me hubiese encantado que hubieses estado conmigo para debatir sobre la violencia vicaria. Me hubiese encantado que hubieses estado conmigo, me hubiese encantado. Te quiero, te amo'".

Temas

En Chic

    0
    comentarios