Menú

La exuberante Samantha Fox se casa con su segunda novia

La cantante se dio el ‘sí quiero’ con su novio Linda Olsen.

La cantante se dio el ‘sí quiero’ con su novio Linda Olsen.
Samantha Fox | Alamy

La explosiva cantante británica Samantha Fox, que fuera novia durante seis meses del torero Rafael Camino, acaba de casarse con Linda Birgitte Olsen en un pueblo del condado de Essex, en Inglaterra. Hace siete años falleció de cáncer quien fuera su primera esposa, Myra Stratton, que la representaba en su carrera musical.

Esta Linda Birgitte es de nacionalidad noruega; resulta que ya estuvo anteriormente casada… pero con un hombre. Y con él tuvo dos hijos, el mayor que reside con ella y el menor con su padre. Linda conoció a Samantha Fox en un concierto de ésta, pues siempre fue su admiradora. Y al poco tiempo de aquel primer encuentro, enamoradísimas, dieron el paso de irse a vivir juntas a partir del año 2016. Iban a casarse cuatro años después, pero la pandemia retrasó ese acontecimiento, que ahora, por fin, han consumado.

samantha-fox-linda-birgitte.jpg
Samantha Fox y Linda Birgitte

Samantha Fox, londinense de cincuenta y seis años, era ya a los dieciséis años una modelo fotográfica que posaba con escasa ropa para calendarios y revistas de poca monta. Pero ya mayor de edad fue asidua en las páginas del tabloide The Sun, donde a menudo aparecía en top-less. Su prominente busto despertaba libidinosos comentarios. Menuda de estatura, rubia, muy resuelta, comenzó a cantar, sin que tuviera especiales condiciones vocales.

samantha-fox10.jpg

Pero el sexy que exhibía fue providencial para que en el tinglado musical del pop inglés la admitieran, logrando vender apreciables cantidades de discos. Uno de sus más conocidos es Touch me, cuyo estribillo en español, reza: "Tócame, tócame, quiero sentir tu cuerpo...". Pura poesía, ¿no creen? Eso sucedía en 1986, cuando ya Samantha, con su nombre de bruja, había logrado darse a conocer en media Europa, en buena parte también porque fue portada en cueros, y en sus páginas interiores, de la revista Playboy y otras del género.

A España vino a actuar en varias ocasiones, tanto en directo como en televisión. No pasó inadvertida. Sus apabullantes senos llenaban la pequeña pantalla, cuando también se hicieron muy populares la italiana Sabrina y una tal Danuta, de raza eslava. El triunfo del tetamen, que diría un castizo. Ellas, usuarias del entonces sensacional wonderbrá. Una noche en que Samantha actuaba en Marbella, el matador de toros Rafael Camino (al que disgustaba mucho que lo llamaran Rafi) fue a ver su actuación. Y a la mesa que ocupaba con unos amigos se acercó mediado su show una sensual Samantha Fox, logrando que el diestro se pusiera colorado y a la vez con sus ojos haciéndole chiribitas.

Él le ofreció una rosa que ella se llevó inmediatamente a sus carnosos labios. De ahí a meterse los dos en la cama no pasaron demasiadas horas. Idilio que se prolongó a lo largo de medio año, aunque no de manera continua, pues si él tenía compromisos taurinos, ella asimismo en su faceta musical. Pero entre ellos quedó la llama de un tempestuoso amor. Sexo, puro sexo, pues la madre de Rafael, María Ángeles Sanz, no quería que su hijo pusiera en riesgo su carrera, a la vez que no le complacía aquella inglesita tan escasamente recatada. El caso es que, por Navidad, Samantha la felicitaba.

En 2003 Samantha Fox no tuvo reparo en proclamar públicamente que era bisexual. Justamente a partir de conocerse su enredo con su representante, Myra Stratton. Doce años de convivencia hasta que ella murió. Samantha continuó sus actuaciones musicales, trabajó en películas y siempre con poca ropa. No pasará a la historia del pop con su discografía, pero desde luego sus imágenes como sex-symbol, mito erótico de los años 80 y 90 quedan ahí para quien quiera seguir viéndolas en YouTube. ¡Ah! Muchas veces ha recordado que con Rafael Camino fue muy feliz. Le gustaba mucho.

La vida de Rafi Camino

Y, a propósito ¿qué ha sido de él? Pues Rafael Camino, con cincuenta y tres años a las espaldas, tres menos que Samantha Fox, hijo del gran Paco Camino, que le dio la alternativa en Nimes en 1987, ha sido un buen torero, elegante, técnico, que alternó muchas tardes con Miguel Litri Spínola. De novilleros tuvieron gran cartel y ganaron lo que nadie en ese escalafón. Como matador, Rafael tuvo la mala suerte de sufrir algunos percances serios, uno sobre todo que afectó a su garganta, a punto de irse al otro barrio. Poco a poco, fue menguando su afición, y también los contratos, y ya a partir del 2000 su presencia en los ruedos fue poco relevante. Lo recuerdo siempre atento, educado, al frente de un bar. Tuvo otros negocios, pero parece que tampoco la fortuna le acompañó, ya cuarentón.

rafacaminoynataliaalvarez.jpg
Camino y Natalia Álvarez

Respecto a su vida sentimental contrajo matrimonio en Oviedo, en 2001, con la modelo, periodista y presentadora Natalia Álvarez, con la que tuvo un hijo llamado como él. Se divorciaron en 2009, a partir de lo cual emprendieron una lucha en los juzgados que, al parecer, todavía está pendiente de alguna denuncia de ella. Desde entonces, ya soltero, Rafael Camino fue personaje habitual en fiestas y saraos diversos. Se emparejó con mujeres de bandera: la judoka Coral Bistuer, Ana Obregón, Laura Dibildos (dos años de roces) Lucía Díaz Barrachina, Nati Gaitán, Terelu Campos… Con Sandra Campbell, perteneciente al sindicato de pilotos Sepla, llegó a convivir tres años. Y tres meses antes de preparar la boda, él se echó atrás, cuando ya las invitaciones habían sido repartidas. De culebrón, vamos.

No sobrado de dinero, aunque por su familia seguro que nunca se quedará del todo en la ruina, Rafael tomó parte en 2015 en Supervivientes, y después en Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition. Para "hacer caja", por supuesto. Ahora lleva los asuntos taurinos de un primo suyo en calidad de apoderado, un joven jerezano también llamado como él, prometedor novillero por el momento.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador