Menú

Cómo Ramón Estévez, hijo de un emigrante gallego, se convirtió en Martin Sheen tras superar la polio

Martin Sheen es un seudónimo, pues en su pasaporte figura como Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan.

Martin Sheen es un seudónimo, pues en su pasaporte figura como Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan.
Martin Sheen y Emilio Estévez | Cordon Press

Por su interesante y densa filmografía el nombre de Martin Sheen debe sonarles lo suficiente, pues ha intervenido, muchas veces con papeles protagónicos, en títulos tan sonoros como Apocalypse Now, Malas Tierras, Wall Street, y sobre todo la serie televisiva El ala oeste de la Casa Blanca, emitida durante las temporadas 1999-2006. Un esforzado, tenaz, estudioso actor que se ganó su nombradía a base de ir haciéndose un hueco entre los intrincados y difíciles recovecos de Hollywood. Galán al principio, aunque a pesar de su agraciado rostro, es de mediana estatura. Lo que tal vez ignoren algunos de nuestros lectores, en general siempre avispados, es que Martin Sheen es un seudónimo, pues en su pasaporte figura como Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan. Y es que es hijo de un emigrante gallego, que dejó su aldea pontevedrés para afincarse en los Estados Unidos en pos de fortuna, como tantos otros españoles. Y en tierras norteamericanas se casó con la irlandesa Mary Anne Phelan, con la que tuvo nada menos que diez hijos: el séptimo, Ramón, hoy Martin Sheen.

Cumple el estimable actor ochenta y dos años este 3 de agosto. Nació ese día de 1940. De pequeño sufrió la poliomielitis. Con once años se quedó huérfano de madre. Su afición al mundo artístico lo llevó a Nueva York donde en los escenarios de Broadway comenzó su actividad teatral a últimos del decenio de los 60. Precisamente en la antaño siempre llamada capital de los rascacielos (como si no hubiera tantos en otras) nuestro protagonista se enamoró de una actriz llamada Janet, con quien contrajo matrimonio en 1961. Todavía siguen tan unidos como el primer día, lo que no deja de ser noticia cuando entre la comunidad de actores estadounidenses los divorcios se suceden tan a menudo.

Ramón Estévez, aun con su nacionalidad norteamericana, se sintió también español, pues su progenitor siempre le habló de nuestro país y muy en concreto de Galicia, entre añoranzas y saudade. Pero observando que con tal apelativo probablemente sólo iban a adjudicarle papeles de hispano, de menor relieve, aconsejado por su agente artístico, resolvió inventarse un sobrenombre. Y dio con el de Martin Sheen, combinando el del director de reparto de la cadena CBS, Robert Dale Martin, donde trabajaba, y el del obispo Fulton J. Sheen, quien por lo visto era un habitual personaje televisivo.

martin-sheen-apocalypse-now.jpg
Martin Sheen en Apocalypse Now | Cordon Press

Martin y Janet tuvieron cuatro hijos: Charlie, Emilio, Renée y Ramón, los cuatro actores también, de los cuáles los dos primeros son los más conocidos. Se da la circunstancia de que Emilio lleva muy orgulloso el apellido paterno y así lo utiliza en el cine. Su hermano Ramón, por cierto, vive en Madrid. El padre siempre ha sentido, como apuntábamos, sus sentimientos españoles. En un lejano Festival de San Sebastián el jurado le otorgó la Concha de Plata por la película Bad lands (Malas tierras). Lo que a Martin Sheen verdaderamente le obsesionaba era viajar a la aldea donde había nacido su padre, Parderrubias (Pontevedra). Aquel Francisco Estévez Martínez emprendió una travesía a Cuba en 1916, hablando solo la lengua de Rosalía de Castro, ni siquiera castellano y por supuesto "ni papa de inglés". Recaló en un pueblo del estado de Ohio, trabajó en una empresa de cajas registradoras, con la que después hubo de trasladarse a las islas Bermudas, donde vinieron al mundo la docena de hijos, nueve de ellos varones. El nacimiento de Ramón, el futuro actor, fue complicado. Aplicaron a la madre el fórceps, de resultas de ello quien hoy se conoce como Martin Sheen tiene un brazo, el derecho, siete centímetros más largo que el otro.

Cuando Martin dispuso ir a la aldea paterna preparó el viaje meticulosamente junto a su hijo Emilio, con quien hizo el camino de Santiago. Llegaron hasta la parroquia de Parderrubias, municipio pontevedrés de Salceda de Caselas, durmiendo en la misma cama donde había nacido el patriarca de los Estévez en 1898. Éste, había vuelto allí en 1967 y fue construyéndose una casa nueva, en repetidos viajes, aunque murió un año más tarde, ya en Dayton, Ohío, donde lo enterraron. De aquel viaje hay una anécdota curiosa, entre tantas otras que vivieron Martin Sheen, Emilio y un hijo de éste, Taylor, quien de regreso a Los Ángeles, tras varias paradas en pueblos castellanos, se detuvieron en Burgos. Ese nieto mencionado de Martin se enamoró de una chica, se casó con ella y allí por optó por radicarse.

El mencionado viaje a Galicia le inspiró a padre e hijo una película, que titularon El Camino. Martin y Emilio volvieron a recorrer la ruta de Santiago, pero ya con un guion escrito, pertrechados de cámaras. Y así pudieron estrenar dicho filme en 2010. Después, ambos intervinieron en otros rodajes. Su otro hijo Charlie, coincidió con él en Wall Street y en televisión en la serie Anger Management.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador