Menú

Lo que no puede perdonar Julio Iglesias y su vida marital actual con Miranda Rijnsburger

Julio Iglesias cumple 79 años este 23 de septiembre. Lo hace tras varios rumores sobre su estado de salud.

Julio Iglesias cumple 79 años este 23 de septiembre. Lo hace tras varios rumores sobre su estado de salud.
Julio Iglesias y su mujer Miranda. | Gtres

23 de Septiembre. Julio Iglesias celebra su septuagésimo noveno cumpleaños. Pero ¿dónde? Hace ya meses que no se tienen noticias suyas, salvo que en su cuenta de Instagram dijera, acerca de su salud, que se hallaba vivito y coleando, dispuesto a reaparecer algún día y a seguir grabando discos. Lo cierto es que lleva un par de años sin pisar un escenario, que es lo que le quita probablemente el sueño. La pandemia fue en principio la causa de esa ausencia. Pero se supo asimismo que el cantante tenía problemas de movilidad. Nunca podrá perdonar a quien le hizo una fotografía y la difundió en redes sociales, en bañador, sujetado por dos jóvenes en biquini, que lo sostenían, casi como si fuera un anciano. En un breve comunicado, Julio hizo saber que, a su edad, es normal que tenga los alifafes propios de ella. Siempre fue muy estoico. Sus dolores casi constantes de espalda no le dan tregua. Es la grave secuela que le quedó, junto a una leve cojera, tras aquel terrible accidente de coche sufrido a las dos de la mañana del 22 de septiembre de 1963, justo la víspera de cumplir veinte años. Pudo haberse quedado inválido, en silla de ruedas para siempre. El tesón del doctor Iglesias Puga, su padre, la propia resistencia física del accidentado, su capacidad para resistir una larga rehabilitación, posibilitaron que se fuera recuperando del todo. Pero el dolor, ¡ay! … Ni operaciones, ni paliativos, ni remedio alguno han podido aliviarlo totalmente.

Tras una intensa vida artística, bien conocida, y con otra más ignorada al cabo de la calle sobre sus dos matrimonios y su larga lista de amantes, se rumorea ahora que él y Miranda, su actual esposa, estén atravesando un raro periodo, al punto de que Julio pasa mucho tiempo alejado de ella. Como ninguno de los dos ha dado explicaciones, las especulaciones continúan, y así se refleja en algunos medios hispanoamericanos consultados. Lo que no se dice es que vayan a separarse.

La interrogante de dónde podría festejar ese septuagésimo noveno aniversario de nacimiento se debe a que son cuatro las mansiones que posee, a saber: primeramente la situada en Indian Creek, una isla privada de Miami donde únicamente residen menos de un centenar de propietarios. Y Julio Iglesias es dueño de un quince por ciento de ella. Conocí allí mismo el casoplón en los días aciagos del secuestro de su padre por un comando de ETA. Años más tarde el cantante mandó destruirlo para construirse el que es, digamos, su más habitual hogar, donde Miranda y sus cinco hijos habitan casi todo el año. Menos cuando viajan a España para disfrutar en verano en la finca "Cuatro Lunas", situada en Ojén (Málaga), en la urbanización "La Mairena". Existe, por cierto, una confusión en la que más de una vez hemos incurrido los periodistas, creyendo que es la propiedad que le vendió el torero Curro Romero a Julio. Y no es así. Esa extensa finca la adquirió el cantante por doce millones de euros a un jeque libanés en el año 2000. Ocurre que también entonces el cantante compró una enorme casa colindante que con una extensión de 55.000 meteros cuadrados contando con sus alrededores es lugar silencioso y a prueba de miradas ajenas, incluyendo las de los "paparazzi". Es la que compró a Curro por tres millones de euros, quien al casarse en segundas nupcias prefirió residir en Sevilla.

Y, aparte de esas dos propiedades, Julio tiene una tercera, en las islas Bahamas, a donde se traslada de vez en cuando en avión, travesía aérea en la que invierte menos de una hora. La cuarta es la de la República Dominicana, donde en la playa le tomaron esa fotografía ya comentada en brazos de dos acompañantes femeninas. Se advertía la delgadez de sus extremidades inferiores. Julio impidió siempre que se publicaran imágenes suyas en bañador, de cuerpo entero, en alguna piscina o en la playa.

julio-iglesias-playa-mulatas.jpg
La imagen emitida en TV de Julio Iglesias | Mediaset

Acerca de sus inversiones en la isla de Indian Creek, con cinco parcelas enormes, una de éstas se la vendió a Ivana Trump por treinta y un millones de dólares, aunque Julio la había puesto en venta por mucho más, y acabo cediendo. Fue el pasado año, cuando el Presidente Trump fue desalojado de la Casa Blanca.

Dejando a un lado su gran patrimonio, sus muchas inversiones inmobiliarias y negocios variados, en particular en Punta Cana, un paraíso de la República Dominicana, centrémonos ahora en su otra vida, la de un seductor que enamoró a buen número de mujeres, aunque no tantas como a veces se le adjudicaba. Cuando todavía estaba muy lejos de convertirse en el ídolo mundial de la canción fue cuando se casó con Isabel Preysler. Su historia ha sido tan repetida, que rehusamos referirnos a ella. Salvo para indicarles que ya en 1973, tres años después de su boda, la engañaba. Primero, que se sepa, con una artista de variedades, mexicana, llamada Sasha Montenegro. Luego, en julio de 1975, actuando en una sala de fiestas de San Feliú de Guixols (Gerona) fue cuando se enrolló unas cuantas noches con la bailarina portuguesa María Edite Santos, lo que andando el tiempo a él le ocasionaría no pocos quebraderos de cabeza, aunque disimule. Si bien la justicia, en su último pronunciamiento, mayo de 2021, dictó sentencia favorable al cantante en torno a la presunta paternidad de éste de un hijo nacido de aquella relación, el asunto colea y ese joven, Javier Sánchez, persiste en su derecho a ser reconocido. Está en juego, aunque éste diga que no persigue nada más que eso, una fabulosa fortuna que ya en 2009 se estimaba en 5.200 millones de dólares. Posteriormente, la revista Forbes, nada sospechosa y muy bien informada, situaba el capital de Julio Iglesias entre los más importantes de España, aunque él declare al Fisco más bien fuera de nuestro país. Desde 1978 tiene residencia fiscal en la República Dominicana. Tiene buenos asesores. Según un documento de un denominado Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, Julio tiene a buen recaudo gran parte de su fortuna en las Islas Vírgenes Británicas, donde los impuestos son más llevaderos por quiénes abren allí sus cuentas bancarias. Se han cifrado cuarenta las sociedades a su nombre. Una de sus cuentas más importantes, al parecer, es la de la compañía Trident Chambers Road Town.

Y haciendo rápido recuerdo, a continuación, de esas amantes del intérprete de "Soy un truhán, soy un señor", pasando lista, está la guapísima hija de un diplomático, Giannina Faccio, Sydney Rome, Virginia Sipl "la Flaca", Vaitiare… Con "La Flaca", venezolana, que es como la apodó Julio, que a todas sus amistades le suele endilgar ese apelativo, bien masculino o femenino, convivió cinco años. Fue uno de sus grandes amores y a sus hijos la presentaba siempre como "mi novia". Le dedicó su canción "Amantes". Luego al corazón del divo llegó la exótica Vaitiare. Tenía sólo diecisiete años y declaraba ser virgen antes de encamarse con él. Cuando ella fue relegada por otra, publicó sus recuerdos, con el título "Muñeca de trapo", donde aseguraba que en el lecho solían hacer tríos; evidentemente, Julio con ella y otra. Y aseguraba que con él probó ciertas sustancias. Alfredo Fraile refutó aquella revelación, afirmando que nunca había visto a su poderdante tomar droga alguna. El propio aludido, confesó que de vez en cuando sí recurría a furmarse un porro.

Con la aparición en la vida de Julio de la modelo holandesa, Miranda Rijnsburger, todo cambiaría en su obsesión por acostarse casi todas las noches con una, o más mujeres. Lo hacía en algunas de sus giras. Yo mismo lo comprobé en Galicia, en Palma de Mallorca; las vigilaba porque si veía a alguna departir con alguien (conmigo, una de ellas, a la que simplemente yo entrevistaba) él las mandaba acto seguido a casa. Al despedirse de esas modelos solía regalarles un "Cartier"… falso. El fallecido Jesús Mariñas escribió que también él fue "favorecido" con esa clase de reloj, enterándose de su valor cuando fue a un establecimiento a comprobarlo. Sin embargo, apuntó, el veterano y nonagenario hoy Jaime Peñafiel, compadre del cantante quien fue padrino en segundas nupcias con la encantadora Carmen, recibió un reloj de oro auténtico. Hay clases, debió pensar Julio: tarifó con Mariñas y acabó distanciándose del experto en bodas reales y laborioso periodista.

Y llegamos al final. Miranda y Julio se conocieron no sé si exactamente en el aeropuerto de Yakarta, o puede que en la localidad holandesa de Leimuiden, de donde ella procede. El caso es que a poco de iniciar su amistad se fueron a vivir juntos a Miami. Y ya padres de varios hijos se casaron religiosamente en Marbella, en la finca antes mencionada, "Cuatro Lunas", en ceremonia oficiada por mi amigo, el padre Luís Lezama, propietario de varios restaurantes, periodista asimismo, muy comprometido con acciones sociales. Boda que tuvo lugar en agosto, hace justamente doce años. Miranda, madre de cinco hijos (Miguel Alejandro, Rodrigo, las gemelas Victoria y Cristina, bellísimas, soñadoras de convertirse en "top models", de diecinueve años, y el benjamín Guillermo). Así es que Julio Iglesias es padre de ocho hijos, contando con los tres primeros habidos en su unión con Isabel Presley, que lo han convertido en abuelo de cinco nietos.

¿Qué le espera ahora a Julio Iglesias? ¿Vivirá unos meses alejado de Miranda? Con sus hijos, en general, no puede asegurarse por otro lado que haya sido un padrazo. Sobre su inmediato futuro artístico, él desea ardientemente reaparecer. Casi octogenario, su galanura ha ido desapareciendo, como es lógico. Cuida de su voz, que por su puesto no será la misma de cuando estrenó "Hey!". Pero sus supuestas deficiencias seguro que las supera con el entusiasmo que siempre le ha caracterizado, su carisma, su comunión con el público, millones de admiradores en todo el mundo. "Yo no vendo voz, yo vendo estilo", dijo un día Frank Sinatra, expresión que puede hacer suya nuestro querido amigo, quien ha repetido siempre, pues así se lo he escuchado, cara a cara: "Retirarme, sería morir en vida".

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador