Menú

Jamie Lee Curtis, baronesa por su matrimonio y reina del grito por el cine

Jamie Lee Curtis acaba de cumplir 64 años. La hija de Tony Curtis y Janet Leigh sigue siendo toda una estrella de la pantalla.

Jamie Lee Curtis acaba de cumplir 64 años. La hija de Tony Curtis y Janet Leigh sigue siendo toda una estrella de la pantalla.
Jamie Lee en 1979 | Cordon Press

A sus sesenta y cuatro años que ha cumplido Jamie Lee Curtis el pasado 22 de noviembre, mantiene un cuerpo esbelto y una frecuente sonrisa en un rostro que recuerda, inequívocamente, a su padre, el divertido galán Tony Curtis, aquel que disfrazado de mujer junto a Jack Lemmon en una orquesta de señoritas aparecía junto a Marilyn Monroe en Con faldas y a lo loco. La vida, en términos generales, le ha ido muy bien a Jamie Lee, si exceptuamos que fue víctima unos años del alcoholismo.

Jamie Lee heredó la vocación cinematográfica de sus progenitores, el ya mencionado Tony Curtis y Janet Leigh, a la que recordarán por su inquietante aparición en el filme de Alfred Hitchcock (que estaba enamorado de ella, como de todas las rubias de sus películas) Psicosis: aquella aterradora secuencia de la ducha, en tanto Anthony Perkins la amenazaba con un cuchillo. Tuve la suerte de compartir con Janet, hace años, un inolvidable almuerzo en una pausa del rodaje que la trajo a Madrid para una cinta junto a Rosanno Brazzi, precisamente aquel que ya fue su compañero en Mujercitas. Ese almuerzo, en un apacible lugar del madrileño castillo de Batres, me permitió conocer también a las dos hijas de Janet Leigh, las encantadoras niñas entonces Jamie Lee y Kelly. Pasados unos años Jamie Lee se había convertido en una simpatiquísima e inteligente actriz, larguirucha, a la que volví a encontrármela. Le tendí un ejemplar de la revista donde aparecía aquel reportaje del almuerzo citado y me lo agradeció con una de sus habituales sonrisas. Una mujer muy agradable.

jamie-lee-curtis-tony-curtis-janet-leigh.jpg
Con sus padres Tony Curtis y Janet Leigh | Archivo

Debutó en el cine en 1978 con Halloween, a la que siguió una secuela de historias de terror: con razón en Hollywood la motejaron como "La reina del grito". Eso volvía a rememorarnos el que dió su madre en la escena de la ducha que hemos mencionado. Pero también Jamie Lee ha destacado en el cine de comedia, sobre todo en Un pez llamado Wanda, que protagonizó en 1988.

Jamie Lee tiene una interesante filmografía, aunque repasándola no siempre acertó. Muy interesada por el universo infantil ha publicado varios libros dedicados a la gente menuda. Estuvo a punto de abandonar el cine hace unos años, pero al final ha continuado su agenda artística, aunque ya con menor proyección. Por razones que no hizo públicas tomó la decisión no hace mucho tiempo de divulgar a través de Instagram una curiosa fotografía que publicó el New York Times: agazapada tras una roca y desnuda. Ciertamente no es para escandalizarse de ningún modo. La he contemplado y sólo se ve su cuerpo parcialmente, atisbándose un hombro y apenas una pierna.

No se le conocían vinculaciones sentimentales hasta que a su vida llegó un actor y músico llamado Christopher Guest, con quien contrajo matrimonio en 1984 y desde entonces siguen juntos. Una unión sin fisuras en un hogar sito en Los Ángeles. También disponen de otra vivienda en el pueblo de Ketchum, estado norteamericano de Idaho. Por parte de su marido resulta que tiene el título de baronesa de Haden-Guest, aunque no nos consta que lo utilice públicamente. Con Christopher ha sido madre de Thomas y Annie.

Temas

En Chic

    0
    comentarios