Menú

El adiós de Federico Jiménez Losantos a Carmen Jara y cuando vio que "se empezaba a despedir"

Federico se despide en la crónica rosa de la fallecida Carmen Jara.

Crónica Rosa: Adiós a Carmen Jara

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Federico se despide en la crónica rosa de la fallecida Carmen Jara.
Adiós a Carmen Jara | Libertad Digital

La crónica rosa de esRadio contó con Federico Jiménez Losantos para, en compañía de Isabel González, Alaska y Carlos Pérez Gimeno, entonar su particular y última despedida a Carmen Jara, colaboradora de Es la mañana de Federico fallecida el martes a los 86 años.

Jiménez Losantos no podía faltar a la cita, rememorando sus años con Carmen Jara en los estudios de, primero COPE, y después, esRadio. "¿Cuando me empezó a gustar a mí Carmen Jara? Había dos o tres personas que yo queria tener en la crónica rosa. Una era Alaska, otra Carmen Jara. Y la primera vez que me hizo gracia Carmen fue hablando de "tarimaquis", de mariquitas. Porque Carmen tenía alrededor toda una corte de tarimaquis, como los decía ella. Y conocía a ese tipo andaluz muy simpático, muy de Huelva, Cádiz, Sevilla.. y que es distinto del más serio de Granada. Y los recordaba por su amargura melancólica pero divertida. A las penas puñalás."

Federico continuó con su recuerdo personal de Carmen Jara en esRadio. "Una católica de verdad. A este Papa hay que perdonarle porque en Argentina se peca mucho, decía. Y tenía una virtud magnética, que nos aglutinaba. Ella era un referente, ya estaba maquillada cuando se ponían las calles de Madrid, y yo jamás la vi despeinada y sin pintar. Y con la voz en perfecto estado de revista". En definitiva, "tenía una cosa que era la comodidad cuando uno estaba con ella".

Jiménez Losantos recordó cómo él y la crónica rosa del programa "nos acostumbramos a los comienzos de esRadio, que siempre terminaba cantando nochebuena en Nueva York que era Suspiros de España. Que es el tema de este programa".

El emotivo adiós del director de Es la mañana de Federico a Carmen Jara recordó el "privilegio" de haber estado con Carmen Jara con total sinceridad y afecto. "En los últimos años ya no estaba bien y sabíamos que la vida es la vida. Y en la Navidad pasan estas cosas. La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va y nosotros nos iremos Y no volveremos más". Pero "una de sus virtudes de Carmen Jara era hacer llevadera la tragedia y yo vi que se empezaba a despedir. Además contó sin venir a cuenta la historia terrible de su humillación por parte de Pedro Carrasco, el amor de su vida, que la traicionó, cosa de la que se arrepintió y estuvo pidiendo perdón el resto de su vida. Carmen tuvo el decoro insólito de no contar nada nunca de lo que sería memoria de España".

"En ese momento Carmen ya pensaba de alguna manera en despedirse. Siempre va a estar con nosotros, son veinte años de nuestra vida", zanjó Federico, no sin antes caracterizarla al margen de prejuicios, diciendo que "ella decía que ya había vivido la España que valía la pena, de mujeres guapas, elegantes, que vestían bien, una España en la que lo que se hacía no se contaba. Ella lo sabía todo de todo el mundo: como no bebía estaba en condiciones de recordarlo todo", dijo Federico.

Temas

En Chic