Menú

Las imágenes más esperadas: Tamara Falcó e Iñigo Onieva pasean su amor por la capital

Después de confirmar su reconciliación a principios de año y declararse públicamente a través de redes sociales desde el Polo Norte, la marquesa de Griñón y el empresario han decidido darle normalidad a su relación. Tras varias semanas viéndose en el interior de la casa de Isabel Preysler para disfrutar de su amor alejados de los medios de comunicación que siguen cada uno de sus pasos, por fin de han dejado ver juntos.

1 / 6

Después de confirmar su reconciliación a principios de año y declararse públicamente a través de redes sociales desde el Polo Norte, la marquesa de Griñón y el empresario han decidido darle normalidad a su relación. Tras varias semanas viéndose en el interior de la casa de Isabel Preysler para disfrutar de su amor alejados de los medios de comunicación que siguen cada uno de sus pasos, por fin de han dejado ver juntos.

2 / 6

Se tratan de las primeras imágenes de la marquesa de Griñón y su flamante novio desde que regresaron de su escapada romántica a Laponia hace justo una semana. El plan que han elegido para su reaparición en pareja no ha sido otro que conocer un restaurante asiático fusión situado en el norte de la capital donde, como Íñigo ha compartido a través de diferentes stories publicados en Instagram, han degustado exquisiteces como nigiris de migas con huevo de codorniz o gyozas de callos.

3 / 6

Su primera cita pública desde su reconciliación comenzaba a última hora de la tarde, cuando el empresario llegaba en su moto a la mansión de Isabel Preysler para recoger a su prometida. Ya en una furgoneta, ambos se dirigían juntos al local, donde les veíamos entrar por separado. En primer lugar, un Íñigo algo nervioso por la presencia de las cámaras, y a continuación una Tamara sonriente.  

4 / 6

La socialité ha apostado por un total look black para su cena romántica con el ingeniero; pantalones fluidos de terciopelo, un sencillo suéter de punto, zapatos de punta redonda y tacón cómodo y un abrigo de paño estilo batín, muy similar al que horas antes había lucido la Reina Letizia en color cámel en su vuelta al trabajo tras el funeral de Constantino de Grecia.

5 / 6

Después de varias horas en el interior del restaurante, la pareja abandonó el lugar con una gran sonrisa para poner rumbo al domicilio de la 'reina de corazones'. Eso sí, ni una palabra sobre su boda o sobre el nuevo anillo de compromiso que Íñigo habría encargado para Tamara y sobre el que ambos han evitado pronunciarse, quizás esperando a que la marquesa lo luzca en su dedo anular para desvelar cómo es la joya que simboliza su amor.  

6 / 6

A pesar de su silencio, las risas de la diseñadora dejan entrever que está atravesando el momento más dulce de su vida desde que decidió apostar por su felicidad y volver con Íñigo que, en un discreto segundo plano, abrió la puerta del coche a su novia para continuar la noche lejos de miradas indiscretas.

Temas

Recomendamos

0
comentarios