Menú

Khun Anan, la única esperanza para Rodolfo Sancho y Silvia Bronchalo en el caso de Daniel

Rodolfo Sancho y Silvia Bronchalo tratan de navegar la confusión y desconcierto del inminente juicio en Tailandia de Daniel Sancho.

Rodolfo Sancho y Silvia Bronchalo tratan de navegar la confusión y desconcierto del inminente juicio en Tailandia de Daniel Sancho.
Rodolfo Sancho | Cordon Press

Rodolfo Sancho y su expareja, Silvia Bronchalo, están viviendo las horas más terribles de sus vidas. Su hijo Daniel Sancho se encuentra desde este lunes en prisión provisional en la cárcel de Koh Samui (Tailandia) por el presunto asesinato y desmembramiento del colombiano Edwin Arrieta.

El joven, de 29 años, ha confesado el crimen y en su declaración ante las autoridades tailandesas habría revelado que decidió matar al cirujano -con el que ha reconocido que mantenía una relación esporádica desde hace varios meses- después de que éste le chantajease con publicar en redes sociales imágenes de ambos de carácter explícito que podrían hundir la reputación de su familia, si no accedía a mantener relaciones sexuales con él.

Nada más conocer la detención de Daniel el pasado fin de semana, Rodolfo viajó a Tailandia para estar con su hijo e intentar ayudarle en la medida de lo posible de cara al complicado horizonte judicial que le espera, puesto que por su atroz crimen podría ser condenado a pena de muerte o -lo que parece más probable- a cadena perpetua, que en una cárcel del país del sudeste asiático podría considerarse una especie de 'muerte en vida'.

Tras emitir un comunicado el domingo para pedir "máximo respeto" y cautela para su hijo en estos momentos de desconcierto y confusión, el protagonista de Al salir de clase guarda silencio. Y ha sido su entorno el que, a través de un escueto mensaje, ha explicado que Rodolfo no puede hablar "por el bien de la investigación", ha pedido "encarecidamente" que no se especule más sobre el caso y ha asegurado que las manifestaciones que ha hecho Daniel antes de su entrada en la cárcel habrían sido realizadas "bajo una situación de presión emocional difícil de controlar".

Tal y como revela la revista Semana, el actor está destrozado y no deja de preguntarse por qué su hijo habría cometido tal delito. Su primera decisión al llegar a Bangkok con Silvia Bronchalo fue contratar -en colaboración con la Embajada española en Tailandia, que le está prestando asistencia en este complicado trance- a un prestigioso abogado penalista tailandés experto en derecho internacional para defender al joven en lugar de la letrada de oficio que tenía hasta el momento.

En contacto en todo momento con el nuevo representante legal de Daniel, Khun Anan -el único que puede ver a su hijo en la prisión de Koh Samui- Rodolfo tendrá que esperar hasta el próximo jueves 17 de agosto para poder visitar al joven, que tiene que estar en régimen de aislamiento por protocolo anti-Covid durante 10 días.

Mientras se trazan las estrategias de cara al juicio de asesinato con premeditación, solo el abogado habría visitado hasta ahora a Daniel en la cárcel preventiva.

"Una cárcel amable"

Tras una visita de alrededor de 90 minutos, el abogado dijo a su salida de la prisión, situada en una tranquila zona al sur de Koh Samui, que Sancho "está bien (...). Es su primera vez en la cárcel", sin querer dar más detalles.

Khun Anan aseguró que podría repetir encuentro con Sancho en los próximos días, pues el español se halla en un periodo de aislamiento de diez días por covid-19, durante el cual solo puede ser visitado por los letrados.

Una vez termine ese periodo, que tiene que pasar en la zona sanitaria de la cárcel, podría recibir más visitas, también de su familia.

El abogado añadió que "hay muchos extranjeros (en la prisión), por lo que "puede encontrar a alguien con quien hablar", incluido un español, según ha podido saber EFE.

La cárcel de Samui es una prisión considerada como "amable, para penas máximas de 15 años" y Sancho se encuentra de momento en una zona interna "más tranquila", en la que las celdas son "mejores" y tienen menos presos, aseguran a Efe fuentes cercanas al caso.

El joven podría ser trasladado, una vez condenado, a una cárcel de máxima seguridad en Bangkok. El código penal tailandés contempla como máximo la pena capital para delitos de asesinato, si bien, de dictarse, ésta suele ser después conmutada por la cadena perpetua.

Una vez sea condenado y tras cumplir al menos cuatro años de su condena, siempre y cuando ésta no sea la pena capital, Sancho tendría derecho a solicitar su traslado a una prisión española, aunque podría ser rechazado por España o por Tailandia.

Según explicó a Efe la fiscalía provincial de Koh Samui, la policía tailandesa tiene un plazo de 84 días para terminar un primer informe de la investigación, el cual entregará al fiscal, a partir del cual podría empezar el juicio, por lo que se calcula que el proceso judicial podría celebrarse en unos cuatro meses.

Sancho ya se declaró culpable del asesinato y desmembramiento de Arrieta en la comisaría de Koh Phangan el sábado, en la turística isla cercana a Koh Samui en la que tuvo lugar el presunto crimen.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro