Menú

Bigote Arrocet lamenta la muerte de María Teresa Campos pero carga contra Terelu y Carmen Borrego

El artista ha confesado en Espejo Público que no hablaba con ella desde que se separaron en 2019.

El artista ha confesado en Espejo Público que no hablaba con ella desde que se separaron en 2019.
Arrocet, junto a María Teresa y Terelu Campos | Gtres

Edmundo Arrocet ha reaccionado a la muerte de María Teresa Campos en el programa Espejo Público de Antena 3, donde ha lamentado la pérdida de la veterana comunicadora a los 82 años y además, ha reconocido que se ha enterado a través de su representante. "Me llamó mi representante para comentarme que Teresita ya no está con nosotros", contó sobre la presentadora, con la que mantuvo una relación durante seis años que finalizó en 2019.

El artista confesó que lleva seis meses fuera de España y se encuentra en el campo, alejado de la ciudad y ni siquiera tiene televisión. Arrocet ha recordado que la última vez que hablaron fue cuando se despidió de ella y terminaron su noviazgo de malas maneras. "La gente dijo que fue por un WhatsApp y esa es una mentira que te duele el alma", aseguró en el programa de Susanna Griso.

A pesar de que se trata de un momento delicado para la familia, Bigote Arrocet ha aprovechado para cargar contra las hijas de su expareja, Terelu Campos y Carmen Borrego. Reconoce que tiene sentimientos encontrados hacia las hijas de María Teresa Campos pero tiene pensado escribirles para darles el pésame. "No se han portado bien conmigo ni se portaban bien con la mamá en su época", contó.

La intervención de Bigote, sin embargo, no ha sentado muy bien en el plató de Espejo Público. Allí se encontraba el arquitecto Joaquín Torres, amigo personal de María Teresa y su familia. "Es un cínico y, ni ha querido a María Teresa Campos, ni la quiere (...) No sabía ni que estaba mal", señaló muy molesto en el plató. Un extremo que confirmaba el propio Arrocet que contaba que la última conversación que tuvo con ella durante su ruptura hace ya cuatro años.

"Campos estaba sometida a Arrocet, no le hacía feliz. Al principio estaba enamorada y se enganchó pero eso cambió al poco tiempo. Estaba anclada en su casa, que hizo como propia. Estaban al servicio de él, ella estaba incómoda y se sentía maltratada. No se sentía querida ni atendida", relató el arquitecto. "Yo si veo a mi madre en esta situación lo mismo largo mucho más. Sus hijas han sido ejemplares y han respetado la relación hasta el final".

Temas

En Chic

    0
    comentarios