Menú

Cándido Conde-Pumpido cuenta en Telecinco la obsesión de su denunciante con Lara Dibildos

El abogado se sentó en el plató de De Viernes para hablar sobre la "falsa denuncia" de agresión sexual.

El abogado se sentó en el plató de De Viernes para hablar sobre la "falsa denuncia" de agresión sexual.
Cándido Conde-Pumpido | Telecinco.es

Hace algunas semanas, Cándido Conde-Pumpido, hijo del presidente del Tribunal Constitucional, se veía envuelto en un escándalo sexual que le convirtió en protagonista de las páginas de sucesos. Pese a que el hijo del magistrado siempre negó la acusación, no pudo evitar que saliesen a la luz aspectos de su vida hasta ahora desconocidos.

Apenas unas horas después de que el juez decidiese archivar el caso por falta de pruebas, el abogado se sentó por primera vez desde que saltase la noticia en un plató de televisión para dar su versión sobre lo sucedido, despejar cualquier duda al respecto y contar en primera persona cómo ha vivido estas semanas tan complicadas en las que que incluso sufrió una crisis de ansiedad que le llevó al hospital. Según explicó Conde-Pumpido en ‘De Viernes’, se siente satisfecho por la decisión del juez, pero no consigue olvidar "el infierno" que fue verse esposado: "Fue un infierno verme esposado y estar retenido

Sobre lo ocurrido aquella fatídica noche, el entrevistado se remontó al momento de su ruptura con Lara Dibildos a mediados de octubre. Unos días después de terminar la relación, conoce a la brasileña que le acusó de agresión sexual: "Lara y yo rompemos en torno a mediados de octubre y días después conozco a esta persona en la puerta de un local de Madrid, parece ser que ella tiene interés en mí y acabamos en mi casa como una noche normal, en ese momento no hubo ningún tipo de relación sexual (…) Yo en ese momento no estoy bien por la ruptura con Lara y ella una chaqueta olvidada en mi casa para volver a vernos, ahí surge una relación un poquito más intensa pero que no pasa de ser meramente circunstancial, nada parecido a una relación sentimental".

Esta mujer no habría "tomado nada bien" que Conde-Pumpido hablase con cariño de Lara Dibildos en los medios de comunicación por lo que, "víctima de un ataque de celos", comenzó "una estrategia de acoso" en su contra: "Yo empecé a ignorarla, no quería nada saber nada de todo eso, y ella llegó a presentarse en la puerta de mi casa, a escribir a mis amigos a través de Instagram y a tener comportamientos de este tipo (…) Un día concreto se presentó en mi casa con comida asegurándome que yo lo que necesitaba es que me cuidaran y que ella estaba ahí para eso".

Negó que fuese conocedor de que esta mujer se dedicaba a la prostitución: "Yo no supe que era escort hasta ese día", dijo, refiriéndose al momento de la "falsa agresión": "Ese día había dos amigos en mi casa, uno de ellos se fue sin que ni ella lo viese. Ella pretendía que nadie pudiera testificar en su contra diciendo que eso no había pasado, y la forma de hacerla era acusarlos a ellos también de participar en el supuesto acto".

Cándido asegura que ese día "ni tan siquiera mantuvieron relaciones sexuales": "Cuando ya me cansé de escucharla, llevaba en casa desde el día anterior, le pedí por favor que se fuese y entonces ella se hizo la ofendida. Le pedí a un amigo mío que estaba en la casa que la llevase a algún sitio y eso ella se lo tomó muy mal. Decía que tenía que ser yo la que le llevase (…) Ella empezó a pegar gritos y a aporrear la puerta, yo no le abrí y ella llamó a la policía, lo que les contó es una historia completamente diferente de lo que luego se dijo en la denuncia".

Temas

En Chic

    0
    comentarios