Menú
Carlos Pérez Gimeno

Magnífica fiesta de cumpleaños de Lázaro Rosa-Violán con la presencia de Tamara Falcó

La cita era a las 20h, y no paraban de llegar invitados desde cualquier punto de España.

La cita era a las 20h, y no paraban de llegar invitados desde cualquier punto de España.
Instagram

Se puede decir que Lázaro Rosa-Violán vive en un avión. Es requerido en cualquier país del mundo, un verdadero artista y sus diseños como interiorista son valorados fuera de nuestras fronteras desde hace décadas. Sin lugar a dudas está en un momento profesional inmejorable. Para celebrar su cumpleaños ha organizado una fiesta en uno de los locales más emblemáticos de la Ciudad Condal, Boca Grande o Boca Chica, dependiendo de la planta, que por supuesto, fue decorado por él en su momento.

Nada más y nada menos que 600 invitados vestidos de blanco y negro, como exigía el dress-code exigido en pleno Paseo de Gracia, en concreto en el Pasaje de La Concepción. Para la ocasión hizo muchos cambios en la decoración: en uno de los salones había un elefante y en otro un esqueleto de dinosaurio que llamaba la atención. "Lo he hecho todo con mucha ilusión, han sido días de mucho trabajo porque no paro de viajar, pero ha merecido la pena, he estado hasta el último momento y me he ido a casa a darme una ducha y a cambiarme porque ya se echaba la hora encima".

La cita era a las 20h, y no paraban de llegar invitados desde cualquier punto de España y también del extranjero. Me llamó mucho la atención el comentario de Joaquín Güell, que llegó con su novia, Blanca Suelves: "Esta fiesta te recuerda a la Barcelona que echábamos de menos". Una de las primeras en llegar fue Marta Sánchez con su novio, el empresario Federico León, acompañados por Emiliano Suárez y su mujer, Carola Baleztena. "Hemos aprovechado para ir al Liceo a ver Un Ballo in Maschera, la opera que se está representado estos días". Casualmente también estaba mi amigo Valentín Oviedo, que es el actual director del teatro.

lazaro-rosa-violan.jpeg
Con Lázaro Rosa-Violán | Archivo

Fran Gordillo, su mujer Laura Pons, muy amigos de Lázaro desde su juventud, hicieron acto de aparición. Y quien no quiso perderse el cumpleaños fue Jaime Collboni, el actual alcalde de Barcelona, que me llamó la atención por su simpatía cuando me lo presentó Lázaro. El psicólogo Jorge López Vallejo y, por parte de la familia Suárez, estaban Emiliano y su mujer Isabel, cuyo barco nuevo ha sido decorado por Lázaro.

Vicky Martín-Berrocal, de negro riguroso, muy guapa y mucho más delgada. Amigos y colegas de profesión como Tomás Alía o Pascua Ortega también acudieron a pasar una noche inolvidable. El diseñador Juanjo Oliva dijo que "después de la pandemia quemé mis naves y me he ido a vivir a París, donde estoy feliz y me va muy bien. He venido porque el gran cariño que tengo Lázaro". Hubo encuentros como el de Enrique Solís, el hijo pequeño de Carmen Tello, que después de varios años de relación con Alejandra Domínguez, decidió poner punto y final a su noviazgo hace poco más de un año.

No fue la única casualidad porque el sevillano también coincidió con Tamara Falcó, con la que hace algunos años también se le relacionó a raíz de aparecer con la hija de Preysler en la boda de su hermana. La reacción de la marquesa de Griñón fue totalmente espontanea, saludándole de manera correcta con un beso. Su comentario fue: "No te había reconocido" (entre risas). Al matrimonio se les vio en todo momento relajados, y pasándoselo fenomenal, bailando , hablando con todos los que se les acercaban.

tamara-carlos-rosa.jpeg
Con Tamara Falcó | Archivo

Estuve un buen rato hablando con ellos, y reitero lo felices que están, y haciendo caso omiso de los comentarios infundados de supuestas crisis, así me lo dijeron. Por su parte Iñigo muy contento con su nuevo trabajo en el restaurante que se inaugurará el próximo marzo, "Casa Salesas", cuya decoración corre a cargo del anfitrión.

Varías señoras optaron por lucir trajes diseñados por Mariano Moreno, pareja desde hace años de Violán, que no podían ser más espectaculares. Sin lugar a dudas una fiesta en la que no faltó de nada, la comida y la bebida estuvieron presentes en todo momento. De repente aparecieron unos dragones chinos, que alguien dijo que daban buena suerte si pasabas por debajo de ellos, y hubo señoras no se lo pensaron dos veces a pesar que algunas iban de largo. No lo dudaron hasta conseguirlo. Música en directo en cada piso, flamenco en la parte de inferior y discoteca. No faltó de nada. Un 10.

Temas

En Chic

    0
    comentarios