Menú

Russell Crowe, irreconocible tras quitarse la barba después de cinco años

Russell Crowe, el célebre Gladiator, prepara sus próximos proyectos... esta vez sin barba.

Russell Crowe, el célebre Gladiator, prepara sus próximos proyectos... esta vez sin barba.
Russell Crowe | Efe

Celebra su sesenta aniversario este 7 de abril Russell Crowe, un actor muy versátil en la pantalla que debe su popularidad, entre otras películas, a "Gladiator", que se estrenó en el año 2000. Su personaje, el general romano Maximus Decimus Meridius, se sumaba a otros anteriores héroes como Espartaco y Ben-Hur.

Russell Crowe protagonizó en secuencias peligrosas, de luchas cuerpo a cuerpo, demostrando poseer una extraordinaria fortaleza física. El filme recaudó en taquillas de todo el mundo millones de dólares, superando con creces lo invertido en su producción. Para su director, el aclamado Ridley Scott, significó un éxito reconocido por la crítica, al tiempo que en la noche de los Óscar se premiaba a su protagonista, Rusell Crowe con la estatuilla dorada "al mejor actor".

La vida de este importante actor está llena de episodios diversos, uno de ellos escandaloso cuando fue causante del divorcio de Meg Ryan casada entonces con Dennis Quaid, pareja muy querida en los círculos cinematográficos hollywoodenses.

Nacido en Nueva Zelanda en 1964, se trasladó a sus cuatro años con la familia a Sidney. Prácticamente su vida transcurrió en adelante en Australia, al punto de que en sus biografías, de acuerdo con sus propias declaraciones, se le ha considerado como ciudadano de este último país, donde se le tiene honrado como su actor más popular.

Siendo no sólo actor, sino asimismo director y productor, ha ejercido también de músico, especializado como brillante violinista. En sus comienzos artísticos fue vocalista y guitarrista de varias bandas de rock y hasta grabó varios discos, ciertamente sin demasiada repercusión. De ahí que se dedicara a la interpretación, al principio como actor callejero, experiencia que le duró seis meses. En 1983 intervino en las representaciones teatrales del musical Grease. Y en la segunda mitad de ese decenio hizo una gira con una compañía modesta poniendo en escena The Rocky Horror Picture Show. Por cierto: en una temporada se hacía llamar como rockero Russ Le Rok.

Todavía le faltaban unos años para que, ya radicado en Hollywood, pudiera disfrutar de la notoriedad a la que aspiraba. Ya conocido en los repartos cinematográficos, en 1990, rodando The crossing, se enamoró de la actriz Danielle Spencer, con la que acabaría casándose en 2003. Entre medias, es cuando su nombre encabezó repartos interesantes, como en 1997, unido al de Kevin Spacey y Kim Basinger en L.A. Confidential, una de sus mejores películas, junto a otras de acción como American Gángster y Cinderella Man, en la que daba vida a un legendario boxeador. De su filmografía, destacamos también estos títulos: Los miserables y Una mente maravillosa.

En el último año del siglo XX, esto es el 2000 (una mayoría de ignorantes siguen sosteniendo erróneamente que era el primero de la centuria) es cuando dio vida al personaje de Gladiator. A partir de ese momento es cuando se consagra como uno de los mejores actores del momento. Ese año también iba a ser trascendental en su biografía amorosa.

Lo contrataron para el filme Prueba de vida. La coprotagonista fue Meg Ryan. El flechazo entre ambos resultó fulminante. Apuntamos ya que esta deliciosa actriz llevaba casada unos años con Dennis Quaid. El escándalo estaba servido. Las páginas de las revistas rosas y las dedicadas al cine contaron con pelos y señales lo que vivió con pasión aquella pareja. Meg Ryand pagó caro aquel romance, pues se le cerraron algunas puertas. Inútil fue que justificara ser la amante de Russell Crowe cansada de que Dennis le pusiera los cuernos. Siete meses duró esa relación. No se supo quién la rompió, pero sí que su amistad quedó sellada, a pesar de que el futuro de ambos siguió por distintos derroteros y, en el caso de Meg, estaba claro que le esperaba el divorcio de Quaid, que en seguida la olvidó con otra.

russell-crowe-sin-barba.jpg

Entre tanto Rusell reanudó su amistad con la ya antes mentada Danielle Spencer y hace veintiún años exactamente, en abril de 2003 celebraron su enlace en un rancho propiedad del novio, al norte de Sidney. Mandó construir éste una capilla al efecto. Nueve años les duró su convivencia, siendo padres de dos hijos. Hasta que en 2012 se separaron, aunque no oficializaron su petición de divorcio, que obtuvieron finalmente en 2018. Para él le significó casi la ruina económica, al ser obligado judicialmente a indemnizar a su "ex" con la respetable cantidad de catorce millones de dólares, más la mansión en la que residían con sus hijos. Tanto supuso al actor ese desembolso que hubo de desprenderse de algunos importantes bienes. Y casi hubo que empezar otra vez de nuevo.

Hasta ese periodo complicado de su biografía sentimental, Russell Crowe había demostrado sobradamente su valía como actor. The insider le proporcionó excelentes críticas. Estuvo a punto de ser protagonista de El señor de los anillos. Y en 2010 dio pruebas de su resistencia física rodando una nueva versión de Robin Hood, donde al lanzarse desde las almenas de un castillo cayó al suelo, lo que le ocasionó graves heridas en las piernas, que no curaron del todo hasta transcurrir diez años. Hay otra anécdota que le sucedió filmando Al otro lado del mundo, donde interpretaba a un capitán de barco. El realizador de esta cinta, sabedor de que Rusell dominaba el violín, incluyó en una de las escenas la secuencia del actor con ese instrumento del que conseguía extraer brillantes notas de una composición de Mozart. Lamentablemente para Crowe el director, llegado el montaje de la película, argumentó que un capitán marinero no era muy creíble tocando un violín. Y prescindió de esas imágenes.

En muchas ocasiones los espectadores ignoran la verdadera personalidad de un afamado actor. Por sus papeles pueden dará la impresión de que albergan muchas virtudes personales. Russell Crowe destacó en la pantalla por ser un varón forzudo, musculoso, y también por sus buenas acciones. Varias han sido las ocasiones que ha mostrado su lado violento, como cuando la emprendió a golpes con el empleado de un hotel por no facilitarle un teléfono, gritándole porque necesitaba comunicarse con su esposa. Lo demandaron y antes de ir a juicio resolvió indemnizar al conserje, al que había herido. El incidente se dio a conocer en los medios informativos. Se da la circunstancia que el segundo nombre del actor es Ira, lo que sabiendo esos detalles de su idiosincrasia no deja de ser algo chusco.

También en algunos rodajes se sabe que Russell ha armado algún follón al no estar de acuerdo con el contenido de algunos guiones, lo que no se comprende bien si de antemano él ha aceptado un contrato. Con Ridley Scott tuvo sus más y sus menos rodando Gladiator. Queda probado que en ocasiones resulta conflictivo.

Esa soberbia que exhibe es el lado negro de su gran categoría como actor. Se le presumen otros romances, por ejemplo aquel con la mujer de uno de sus mejores amigos, un cazador de cocodrilos: a poco de fallecer éste Russell, sin ningún miramiento, se encamó con su viuda. Más adelante se supo en 2022 que había conocido a la actriz Britney Theriot, treinta años menor que él, con quien se unió sentimentalmente, sin boda de por medio. Con ella continúa. Poco se ha sabido últimamente de él. Ahora, ya empezamos contándoles que había decidido rasurarse su luenga y habitual barba, cosa que sólo había consentido una vez por exigencias de la película en que intervino, Los miserables. Entre sus más inmediatos proyectos está en convertirse en Hermann Göring, uno de los crueles secuaces de Hitler, papel que le han propuesto para la inmediata película titulada Nüremberg. Ya saben: la ciudad donde nada más terminar la II Guerra Mundial, las cuatro potencias vencedoras celebraron un sumarísimo juicio contra los principales gerifaltes nazis, entre ellos el malvado Göring. Los cinéfilos ya saben que se ha filmado varias películas con el mismo argumento, desde aquella, la mejor, cuyo máximo juez lo interpretó magistralmente Spencer Tracy.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro