Menú

Rafael Amargo relaciona su detención con la sauna gay del padre de Begoña Gómez

El bailaor abandonó la cárcel de Soto del Real el pasado viernes a la espera de la sentencia.

El bailaor abandonó la cárcel de Soto del Real el pasado viernes a la espera de la sentencia.

Rafael Amargo fue puesto en libertad provisional sin medidas cautelares el pasado viernes una vez concluido el juicio contra él por un presunto delito contra la salud pública por haber supuestamente traficado con drogas en su piso de Malasaña. Aunque todavía queda por conocer la sentencia, Amargo abandonó triunfante el centro penitenciario de Soto del Real, donde llevaba desde el 3 de noviembre por quebrantar reiteradamente la obligación de firmar semanalmente en los juzgados y por riesgo de fuga.

Muy emocionado, el artista agradeció el apoyo de los medios de comunicación y, reiterando su inocencia de las acusaciones, confesó que el hombre que entró en prisión hace cinco meses no es el mismo de ahora. Durante la charla con los reporteros que esperaban a las puertas de prisión, Amargo insinuó que detrás de su detención hay motivación política. "Entre la mujer de uno y la mujer de otro... ¿Qué está pasando en los gobiernos?", se preguntó, a lo que los periodistas pidieron que se explicara. "¿Qué creo que pasa? Pues que el poder es muy malo porque es muy fácil abusar de él y creerte que eres el rey del mambo", añadió.

Aunque intentó no decir más de la cuenta, cuando una reportera le recordó que la Fiscalía pide nueve años de prisión para él y si se ve optimista ante una posible absolución, Amargo contestó tajante: "Entre otras cosas también, resulta que el chico que vivía en nuestra casa era un escort que trabajaba en la sauna de prostitución masculina del padre de la señora del presidente del Gobierno [Begoña Gómez]". Sin embargo, no quiso aclarar cuál es exactamente la relación entre ambas cosas, por lo que cortó la charla con un "vamos a tomar el sol que se está muy a gusto en la playa".

Lo primero que hizo Rafael tras salir de prisión fue dirigirse con su mujer, Luciana Bongianino, a una conocida cadena de hamburgueserías. Un empleado le reconoció y le pidió una foto y Amargo, demostrando su cercanía, no dudó en salir del coche para posar con su admirador. La sentencia se hará pública en aproximadamente diez días.

Han sido juzgados el bailaor, el productor Eduardo de los Santos y un socio del artista, Manuel Ángel Batista León, acusados de integrar un grupo que traficaba con droga, fundamentalmente metanfetamina, que presuntamente vendían desde el piso de Amargo. El juez que instruyó el caso apreció que el bailarín era el supuesto cabecilla del grupo, utilizando "mulas" que llevaban la droga a los compradores. La sentencia se hará pública en aproximadamente diez días.

Temas

En Chic

    0
    comentarios